Las críticas de Von der Leyen a China y la erosión de las democracias, en el Estado de la Unión

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, hablando en el Parlamento Europeo
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, hablando en el Parlamento Europeo Derechos de autor Jean-Francois Badias/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Derechos de autor Jean-Francois Badias/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Por Euronews en español
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Pocos días antes de viajar a Pekín junto al presidente de Francia, Emmanuel Macron, la presidenta de la Comisión Europea acusó a China de ser más represiva en el interior y más asertiva en el exterior.

PUBLICIDAD

Cuando eres el invitado de alguien, lo más probable es que lleves de antemano unas bonitas palabras de elogio para tu anfitrión, sólo para asegurarte de que tu visita va bien. Ursula von der Leyen hizo lo contrario.

Pocos días antes de su viaje a China, previsto para la próxima semana, se mostró brutalmente sincera sobre los amos de Pekín. En un discurso mordaz, pocas veces visto en la diplomacia internacional, la presidenta de la Comisión Europea atacó a China por su postura sobre Vladímir Putin y Ucrania, las violaciones de los derechos humanos en su país y sus represalias económicas contra los países que no comparten el punto de vista de Pekín.

También acusó a China de ser más represiva en el interior y más asertiva en el exterior: "El objetivo claro del Partido Comunista Chino es un cambio sistémico del orden internacional, con China en su centro", dijo Von der Leyen. "Lo hemos visto con sus posiciones en los organismos multilaterales, que muestran su determinación de promover una visión alternativa del orden mundial".

Sus declaraciones se produjeron en el contexto de la segunda Cumbre para la Democracia del Presidente de Estados Unidos, Joe Biden. Un acontecimiento mundial virtual con copatrocinadores en cuatro continentes y Países Bajos en representación de Europa. Biden prometió miles de millones de dólares para financiar los esfuerzos en pro de la democracia en todo el mundo, a lo que el Gobierno chino reaccionó con desdén.

Uno de los participantes, el francés Emmanuel Macron, que viajará con Von der Leyen a China, expresó sus dudas de que la actual arquitectura mundial esté a la altura de las tareas que se avecinan.

"Necesitamos instituciones fuertes y legítimas", decía Macron. "Creo fundamentalmente que debemos repensar juntos, colectivamente, democráticamente, nuestras instituciones internacionales, para que puedan hacer frente a los desafíos actuales."

La erosión de las democracias

La lucha por la democracia es mundial, pero empieza en casa. Entonces, ¿ha hecho Europa lo suficiente para ser un faro democrático para el mundo?

Sam van der Staak es director para Europa del Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA), una organización intergubernamental con sede en Estocolmo. Con él hablamos de esta y otras cuestiones. 

Euronews: Esta es la segunda vez que se celebra la Cumbre para la Democracia, ¿qué beneficios aporta un acontecimiento de tal magnitud? ¿Es algo que puede mejorar la vida de la gente corriente?

Sam van der Staak: Supongo que siempre es fácil y tentador ser cínico con las cumbres. Estamos viendo que casi 50 líderes mundiales se reúnen al más alto nivel. Y eso ya fue importante en la primera cumbre, hace año y medio. Pero ahora, entre la primera y la segunda cumbre, ha tenido lugar la guerra en Ucrania, que se ha calificado de ataque global a la democracia. Así que es aún más importante que las democracias se unan y se mantengan unidas. Y eso es lo que está ocurriendo hoy.

Y en segundo lugar, más allá de la cumbre, están ocurriendo muchas cosas entre bastidores. Los países se comprometieron hace año y medio a mejorar la democracia. Y hoy toca comprobar si han cumplido esos compromisos.

Euronews: Hablemos de Europa. Esta semana oí a un manifestante en Tel Aviv que decía: "Israel no debe convertirse en una segunda Polonia". Eso es bastante revelador. ¿Es Polonia su mayor preocupación en Europa en cuanto a retroceso democrático?

Van der Staak: Bueno, sin duda es un caso preocupante, uno de los más preocupantes de Europa. No es el único. Como todos sabemos, hay otros casos. Hungría ha sido realmente un problema en lo que respecta a la democracia durante mucho, mucho tiempo. Y más allá de eso, el 43 por ciento de las democracias en Europa, como muestra la investigación de IDEA Internacional,han sufrido algún tipo de erosión de su democracia. Eso significa que una parte de esa democracia no está a la altura de lo que solía estar. Y algunos de ellos son países grandes. En resumen, casi la mitad de los europeos viven ahora en lo que llamamos una democracia en erosión.

Euronews: No podemos olvidar que todos estos gobiernos populistas en Europa y en otros lugares fueron elegidos, ¿por qué los principios y las normas democráticas han estado tanto a la defensiva?

Van der Staak: Efectivamente, tiene usted mucha razón. La democracia tiene un problema de credibilidad en estos momentos. Mucha gente cree que la democracia no se cumple. La gente tiene que ver a diario que hay una razón para ir a votar y que lo sienten en sus bolsillos. La cuestión es que, por supuesto, los populistas de toda Europa han abusado de ese sentimiento para atacar a las instituciones democráticas y traducirlo en la sensación de que son los elitistas los que dirigen el país. Así que tenemos que distinguir entre los controles y los equilibrios democráticos que necesitamos, para que los sistemas democráticos y la actuación de los gobiernos elegidos democráticamente funcionen.

Carlos III, en Alemania

Una de las democracias más antiguas del mundo es Reino Unido. Su jefe de Estado, el rey Carlos III, realizó esta semana su primer viaje al extranjero como monarca: fue a Alemania, un país que ya ha visitado en numerosas ocasiones y con el que mantiene estrechos lazos familiares.

La pareja real fue recibida por el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, en la Puerta de Brandemburgo de Berlín, con honores militares y un banquete en el castillo de Bellevue.

Al día siguiente, el rey fue el primer monarca británico en dirigirse al Parlamento alemán, en parte en alemán. Carlos elogió el apoyo de Alemania a Ucrania, destacó la cultura común anglo-alemana, y las rivalidades, principalmente en el campo de fútbol.

PUBLICIDAD

Todo el mundo quedó contento, en definitiva, con su primer viaje al extranjero como rey. Excepto, quizás, los franceses, que debían recibir a Carlos antes que los alemanes, antes de que esa visita se cancelara a causa de los disturbios en París. La alegría de un hombre no deja de ser la tristeza de otro.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Conferencia del estado de la Unión: lecciones aprendidas y deberes por hacer

EURONEWS HOY | Las noticias del viernes 31 de marzo de 2023

Frente a EE.UU. y China, los líderes de la UE piden un amplio acuerdo sobre competitividad