Los países de la UE acuerdan mantener el comercio sin aranceles con Ucrania

Ucrania es uno de los grandes productores de grano de Europa.
Ucrania es uno de los grandes productores de grano de Europa. Derechos de autor Andrew Kravchenko/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Derechos de autor Andrew Kravchenko/Copyright 2023 The AP. All rights reserved
Por Jorge Liboreiro
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

La entrada de grano ucraniano libre de aranceles ha provocado la furia de los agricultores de Polonia, Hungría, Eslovaquia, Rumanía y Bulgaria.

PUBLICIDAD

Los países de la Unión Europea han dado este viernes el primer paso para prorrogar un año más la actual suspensión de aranceles y derechos sobre el grano ucraniano que llega al mercado único. La suspensión, que se aplica a una amplia gama de productos agrícolas, pretende ayudar a Kiev a sostener su maltrecha economía y posibilitar vías para hacer llegar sus cereales a los países en desarrollo, un esfuerzo que se ha visto seriamente complicado por el férreo control ruso sobre la ruta del Mar Negro.

El texto legal se enviará ahora al Parlamento Europeo y después volverá a los Estados miembros para su aprobación final, que se supone que se producirá antes de que expire el régimen actual, el 5 de junio. "Acogemos con satisfacción esta primera aprobación, pero no es el final del proceso", ha asegurado un portavoz de la Comisión Europea en reacción al acuerdo.

La decisión positiva de los embajadores contrasta con las amplicas prohibiciones que Polonia, Hungría, Eslovaquia y Bulgaria han impuesto al grano y otros alimentos ucranianos. Una polémica que ha acaparado titulares internacionales y sembrado dudas sobre la solidaridad del bloque con la nación devastada por la guerra.

Los cuatro países de Europa del Este, junto con Rumanía, llevan semanas quejándose de que el exceso de oferta de grano ucraniano libre de aranceles estaba llenando los almacenes, haciendo caer los precios para los agricultores locales y fomentando la competencia desleal.

Las quejas aumentaron drásticamente hace dos semanas, cuando Polonia y Hungría anunciaron prohibiciones unilaterales de una serie de productos agrícolas ucranianos, entre ellos el trigo y el maíz. Eslovaquia y Bulgaria no tardaron en seguir su ejemplo con sus propias prohibiciones, mientras que Rumanía hizo pública una medida similar.

La medida cogió por sorpresa a Bruselas y obligó a la Comisión Europea a reprenderles públicamente, recordando a los Estados miembros que la política comercial es competencia exclusiva del ejecutivo. Desde entonces, la Comisión ha mantenido conversaciones entre bastidores con el grupo de Europa del Este para encontrar una solución común y negociada. Las conversaciones siguen en curso y aún no se ha llegado a un acuerdo.

Bruselas ha propuesto una serie de medidas "excepcionales" que permitirían el tránsito de cuatro productos ucranianos -trigo, maíz, colza y semillas de girasol- a través de los cinco países, pero sin que se adquieran para consumo interno ni se almacenen en sus territorios. En la práctica, esto equivaldría a legalizar las prohibiciones bajo el barniz de un marco a escala de la UE.

La Comisión también ha presentado un paquete de 100 millones de euros para ayudar a los agricultores afectados, pero su desembolso se considera supeditado al levantamiento de las prohibiciones unilaterales.

Los cinco países de Europa del Este quieren que el Ejecutivo amplíe aún más la lista de productos ucranianos que quedarán sujetos al régimen de tránsito único para incluir posiblemente huevos, productos lácteos, carne y productos agrícolas similares. Pero Bruselas insiste en que cualquier inclusión adicional deberá basarse en datos que demuestren un impacto perjudicial para los agricultores locales.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Bulgaria prohíbe las exportaciones de grano y alimentos de Ucrania

La Eurocámara pide embargar los cientos de miles de millones de activos congelados de Rusia

Control y conflicto de intereses de los 'lobbys' en Bruselas