EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Microchips | La UE quiere cuadriplicar la producción para reducir su dependencia de Asia

La Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, visitó el viernes por la mañana el Centro Interuniversitario de Microelectrónica (IMEC), con sede en Lovaina (Bélgica).
La Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, visitó el viernes por la mañana el Centro Interuniversitario de Microelectrónica (IMEC), con sede en Lovaina (Bélgica). Derechos de autor European Union, 2023.
Derechos de autor European Union, 2023.
Por Jorge LiboreiroMéabh Mc Mahon
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Ursula von der Leyen visitó un centro de investigación de microchips, pero no hizo ningún comentario sobre las últimas restricciones chinas al galio y el germanio.

PUBLICIDAD

La gira de la presidenta de la Comisión Europea quiere promover la Ley Europea de Chips, una nueva iniciativa legislativa para aumentar drásticamente la producción nacional de semiconductores y alcanzar el 20% de la cuota de mercado mundial en 2030.

La ley, que entrará en vigor en otoño, pretende movilizar más de 43.000 millones de euros en inversiones antes del final de la década, la mayoría de los cuales se espera que procedan del sector privado. "Los chips son esenciales para nuestras transiciones ecológica y digital, y para nuestras economías. Nuestra economía no funcionaría sin chips", ha dicho von der Leyen el viernes, en una rueda de prensa al primer ministro belga Alexander De Croo.

La visita de la presidenta llega en un momento incómodo para el bloque: hace apenas cuatro días, China tomó por sorpresa a Bruselas al anunciar restricciones comerciales a las exportaciones de galio y germanio, dos metales de tierras raras utilizados en la fabricación de semiconductores, microelectrónica y teléfonos inteligentes, así como paneles solares.

Se calcula que China controla el 80% de la producción mundial de galio y el 60% de la de germanio. La Comisión Europea ha señalado que ambos materiales tienen una importancia "estratégica" y "crítica" para la transición ecológica y digital de la UE.

Según el Ministerio de Comercio de China, las empresas nacionales que pretendan exportar artículos que contengan galio y germanio tendrán que obtener primero una licencia de exportación, que el Gobierno central podría negarse a expedir, imponiendo de hecho una prohibición. Las normas se aplicarán a partir del 1 de agosto, según el Ministerio.

Von der Leyen, que no ha aceptado preguntas de la prensa durante su visita al IMEC, ha evitado por completo el tema durante sus declaraciones públicas y ha hablado en cambio del "contexto geopolítico" de forma más general.

"Tenemos que reducir nuestra dependencia de un número demasiado reducido de proveedores de Asia Oriental. Y tenemos que reducir activamente el riesgo en  nuestras cadenas de suministro de chips: es vital", ha dicho la jefa de la Comisión, refiriéndose a la estrategia de la que ha sido pionera.

"Tenemos que fomentar el diseño, las pruebas y la producción aquí en Europa. Para eso, la Ley de Chips es un cambio de juego", ha apuntado.

A principios de esta semana, la Comisión Europea ha dicho que estaba analizando la decisión china, sus repercusiones económicas y su posible incompatibilidad con las normas establecidas por la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El Ejecutivo comunitario ha puesto en duda el razonamiento de Pekín para justificar la medida, que se basaba en la protección de los "intereses de seguridad nacional", un concepto poco definido que los países de todo el mundo utilizan con frecuencia para defender diversos cambios de política.

"A la Comisión le preocupa que estas restricciones a la exportación no estén relacionadas con la necesidad de proteger la paz mundial y también la estabilidad y el cumplimiento de las obligaciones de China en materia de no proliferación derivadas de los tratados internacionales", ha declarado un portavoz este martes.

El recurso a los "intereses de seguridad nacional" refuerza la impresión de que las prohibiciones comerciales se han impuesto en un afán de venganza, ya que se anunciaron pocos días después de que Países Bajos ampliara sus propias restricciones a la venta de tecnología avanzada de microchips destinada al mercado chino.

También sugiere que Pekín se está mostrando abiertamente dispuesto a explotar su dominio del mercado de tierras raras para tomar represalias contra las restricciones tecnológicas que los aliados occidentales están introduciendo a un ritmo cada vez mayor.

Pero las materias primas no pueden equipararse a los bienes de alta tecnología, ha afirmado Jacob Kirkegaard, investigador del German Marshall Fund, porque estos últimos son mucho más sofisticados y difíciles de sustituir que las primeras.

"La razón por la que China es tan dominante en estos minerales concretos no es porque sólo se encuentren en China, sino porque China siempre ha subvencionado en gran medida su extracción y producción. Así que simplemente han subvalorado al resto del mercado", ha explicado Kirkegaard a Euronews.

"Así que lo que ocurrirá es que los precios subirán, pero luego llegará la oferta, en otros lugares, y entonces, probablemente, los precios volverán a bajar", ha añadido. "Es claramente una declaración política de China, pero también es miope porque les costará cuota de mercado a medio plazo".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Bruselas busca poner freno a la venta de tecnología avanzada a países como China

Bruselas destinará 8.000 millones de euros a chips Made In Europe

Orbán vuelve a visitar Alemania sin que tampoco le rindan honores militares