EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

La Eurocámara critica a la Comisión Europea por firmar un acuerdo con el "cruel dictador" tunecino

La figura del Presidente tunecino Kais Saied fue duramente criticada por los eurodiputados, que lo calificaron de "dictador" y "autócrata".
La figura del Presidente tunecino Kais Saied fue duramente criticada por los eurodiputados, que lo calificaron de "dictador" y "autócrata". Derechos de autor Slim Abid/AP
Derechos de autor Slim Abid/AP
Por Jorge Liboreiro
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Miembros del Parlamento Europeo denunciaron el martes un nuevo memorando de entendimiento firmado con Túnez.

PUBLICIDAD

El texto, que aún debe concretarse, destina al menos 700 millones de euros en fondos de la UE, algunos en forma de préstamos, a cinco pilares temáticos: estabilidad macroeconómica, economía y comercio, transición ecológica, contactos interpersonales y migración.

El acuerdo se cerró el domingo tras una reunión en Túnez entre el presidente de Túnez, Kais Saied, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, a la que se sumaron la primera ministra de Italia, Giorgia Meloni, y el primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte.

Aunque von der Leyen calificó el memorándum de "asociación estratégica y global", los eurodiputados se han mostrado muy críticos al respecto, tachándolo de contradicción entre los valores fundamentales de la Unión Europea y el continuo retroceso democrático de Túnez. También han lamentado la ausencia de transparencia democrática y de responsabilidad financiera.

La figura de Kais Saied ha sido ampliamente censurada por parte de los eurodiputados. El presidente tunecinoha difundido abiertamente narrativas racistas contra los inmigrantes subsaharianos y se ha hecho eco de la teoría de la conspiración de extrema derecha conocida como el "gran reemplazo".

"Está muy claro: se ha hecho un trato con un dictador que es cruel, que no es de fiar", ha lamentado Sophie in 't Veld, eurodiputada neerlandesa del grupo liberal Renovar Europa. "El presidente Saied es un gobernante autoritario, no es un buen socio, (es) un dictador que de hecho ha disparado el número de salidas".

Hablando en nombre de los Socialistas y Demócratas (S&D), Birgit Sippel ha acusado a las autoridades tunecinas de abandonar a los migrantes subsaharianos en el desierto "sin comida, agua ni nada", un patrón de comportamiento que ya ha sido denunciado por medios de comunicación y organizaciones humanitarias.

"¿Por qué debería Túnez cambiar de repente su comportamiento? ¿Y quién controla en qué se gasta el dinero?", ha recriminado Sippel, visiblemente enfadada.

"Ahora estamos financiando de nuevo a un autócrata sin control político y democrático aquí en la cámara. Esto no será una solución. Reforzará a un autócrata en Túnez", ha añadido.

La comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, no ha querido entrar en polémicas y ha defendido con serenidad el Memorándum UE-Túnez, que introduce obligaciones para ambas partes. "Está claro que Túnez está bajo presión. En mi opinión, es una razón para reforzar y profundizar la cooperación e intensificar el apoyo a Túnez", ha dicho Johansson a los eurodiputados.

Según Johansson, en lo que va de año 45.000 solicitantes de asilo han salido de Túnez para intentar cruzar la "ruta mortífera" del Mediterráneo Central. Este "enorme aumento", ha dicho, sugiere un cambio en el papel de Túnez, de país de origen a país de tránsito, dado que "de estos 45.000, sólo 5.000 eran ciudadanos tunecinos".

"Es muy importante que nuestro principal objetivo sea siempre salvar vidas, evitar que la gente emprenda estos viajes que con demasiada frecuencia terminan acabando con sus vidas, esto es una prioridad", ha añadido la comisaria.

El dinero ha sido otra de las fuentes de fricción durante la audiencia del martes.

Los legisladores se han centrado en las dos dotaciones financieras más importantes del acuerdo: 150 millones de euros para apoyo presupuestario y 105 millones para gestión de la migración, que se desembolsarán gradualmente. Algunos eurodiputados han descrito el apoyo presupuestario, que se supone sostendrá la precaria economía del país, como una inyección de dinero imposa las arcas privadas de Saied imposible de rastrear.

"Habéis financiado a un dictador que desprecia los derechos humanos, que pisotea la democracia tunecina que tanto hemos apoyado. No nos mienta", ha acusado Mounir Satouri, de Los Verdes, a Johansson. "Según nuestros análisis, los 150 y 105 millones de euros son una ayuda al Tesoro (tunecino), un ingreso directo en la cuenta bancaria del señor Kais Saied".

Maria Arena, de los socialistas, ha censurado a la Comisión Europea por no añadir disposiciones adicionales que condicionaran los pagos al respeto de los derechos humanos. Fuentes europeas han asegurado que el memorando no contiene garantías adicionales, aparte de las cláusulas tradicionales de otros programas de ayuda exterior.

"Estamos dando un cheque en blanco al Sr. Saied, que actualmente lleva a cabo campañas racistas y xenófobas, apoyado por su policía y su ejército", ha lamentado Arena, en un ataque que ha levantado ampollas.

"¿Cree realmente que Saied, que ha destituido a su Parlamento, que ha encarcelado a jueces, que ha dimitido de la mitad de su jurisdicción, que ahora prohíbe a los blogueros hablar de la cuestión migratoria y que ahora utiliza a su policía y a su ejército para devolver a la gente a la frontera (libia), cree realmente que Saied va a respetar los derechos humanos? Señora Johansson, o es usted ingenua o sólo nos cuenta cuentos".

En sus respuestas, Johansson ha insistido en que los 105 millones de euros destinados a migración se canalizarían "principalmente" a través de organizaciones internacionales que trabajan sobre el terreno y prestan ayuda a los solicitantes de asilo, como la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), aunque ha admitido que algunos fondos se entregarían, de hecho, a los guardias tunecinos en forma de embarcaciones de búsqueda y rescate y radares.

PUBLICIDAD

"Permítanme subrayar: la Comisión Europea, la UE, no estamos implicados en ninguna devolución de nacionales de terceros países a su país de origen. Lo que hacemos es financiar a través de la OIM los retornos voluntarios y la reintegración de nacionales de terceros países", ha defendido Johansson.

"No estoy de acuerdo con la descripción de que Túnez está chantajeando. Creo que mantenemos una buena cooperación con Túnez, pero también es importante reforzar esta cooperación e intensificar el apoyo a Túnez. Y este es el objetivo de este memorando de entendimiento".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Por fin se ha presentado el polémico acuerdo UE-Túnez. Pero, ¿qué contiene exactamente?

Agentes tunecinos abandonan a decenas de migrantes en el desierto sin agua ni provisiones

La UE y Túnez firman un acuerdo para limitar las salidas de inmigrantes