EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
Un guarda de fronteras libio echa agua a un migrante subsahariano sin salir del coche.

Video. Agentes tunecinos abandonan a decenas de migrantes en el desierto

Con una botella pequeña de agua, la llamada guardia fronteriza libia trata de hidratar a algunos de los migrantes que fueron abandonados sin agua ni comida en el desierto a unos 150 kilómetros al suroeste de Trípoli y a cerca de 15 kilómetros de la frontera entre Libia y Túnez por agentes de este último.

Con una botella pequeña de agua, la llamada guardia fronteriza libia trata de hidratar a algunos de los migrantes que fueron abandonados sin agua ni comida en el desierto a unos 150 kilómetros al suroeste de Trípoli y a cerca de 15 kilómetros de la frontera entre Libia y Túnez por agentes de este último.

"Decían que querían tirarnos en Libia" y "matarme porque soy negro" relata un migrante subsahariano mientras afirma haber sido golpeado y tiroteado por guardias tunecinos.

Asegura que su grupo, en el que había mujeres y niños, fue abandonado por agentes tunecinos en una zona deshabitada cerca de la ciudad fronteriza libia de Al-Assah, donde más tarde fueron recogidos por guardias fronterizos libios.

Uno de los supervivientes, Musa Khalid, dijo que las autoridades tunecinas les quitaron todas sus pertenencias y los abandonaron a él y a los demás en medio del desierto.

Asegura que fueron golpeados por la policía tunecina, que le causó una herida en la cabeza y una muñeca rota. Ahora hace un llamamiento a las autoridades libias para que les proporcionen un lugar donde refugiarse.

Los guardias fronterizos libios dijeron que en los últimos días habían encontrado al menos seis hombres y un grupo de mujeres y niños varados bajo el sol y a temperaturas superiores a 40 grados centígrados.

El comandante de las patrullas de la Guardia de Fronteras del Desierto del sector de seguridad de Al Assah, mayor Ayman Al-Qadri, habló de un acto de crueldad. Sin embargo, numerosas organizaciones no gubernamentales han acusado repetidamente a los agentes libios de violar sistemáticamente los derechos humanos.

Tras una pelea entre residentes tunecinos y migrantes subsaharianos en la que murió un ciudadano tunecino el 3 de julio, cientos de migrantes africanos fueron expulsados de Sfax, la segunda ciudad más grande de Túnez y principal punto de partida de la migración ilegal hacia Europa.

Últimos vídeos