EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

La demanda de electricidad de la UE caerá a su nivel más bajo en veinte años según la Agencia Internacional de la Energía

Postes eléctricos cerca de Wernigerode, Sajonia-Anhalt, Alemania
Postes eléctricos cerca de Wernigerode, Sajonia-Anhalt, Alemania Derechos de autor Matthias Schrader/Copyright 2019 The AP. All rights reserved
Derechos de autor Matthias Schrader/Copyright 2019 The AP. All rights reserved
Por Mared Gwyn Jones
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en inglés

La demanda de electricidad en la Unión Europea caerá un 3% en 2023, hasta su nivel más bajo en veinte años, según las nuevas estimaciones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

PUBLICIDAD

El aumento de los precios de la energía y la ralentización de las economías europeas son los principales responsables del descenso de la demanda.

En el primer semestre de 2023 se registró una caída récord del 6% en el consumo de electricidad de la UE durante dos años, lo que demuestra el duro golpe que supuso para los consumidores y las industrias europeas la crisis energética tras la invasión rusa de Ucrania.

La ralentización industrial fue responsable de dos tercios de la reducción neta de la demanda de electricidad de la UE en 2022.

Según el informe de la AIE, esto pone bajo presión la competitividad industrial en Europa, ya que la producción de la industria sigue rezagada a pesar de que los precios han bajado desde los máximos históricos del año pasado. El informe señala que las subvenciones extranjeras, como la Ley de Reducción de la Inflación (IRA) de EE.UU. y la Ley de Transformación Verde de Japón, "están influyendo en la reducción de la producción, el cierre de plantas y la pausa y el desvío de la inversión".

Mientras tanto, la demanda mundial de electricidad va a aumentar, impulsada por la descarbonización de los sistemas energéticos, el creciente uso de la refrigeración en interiores a medida que suben las temperaturas mundiales y el crecimiento de las economías emergentes y en desarrollo. Se prevé que la demanda de electricidad aumente en China e India, y que China registre un crecimiento anual del 5,2% en los próximos dos años.

Estos países emergentes siguen dependiendo de los combustibles fósiles, y tanto China como la India aumentarán la generación de electricidad con carbón en el primer semestre de 2023 debido a los recortes de la energía hidroeléctrica provocados por la sequía.

La AIE prevé un repunte de la demanda mundial de electricidad en 2024 a medida que mejoren las perspectivas económicas, y afirma que 2024 podría convertirse en el primer año en el que se genere más electricidad en todo el mundo a partir de energías renovables que a partir de carbón.

La Comisión de Industria del Parlamento Europeo ha respaldado los planes de reforma del mercado de la electricidad de la UE, basados en un acuerdo alcanzado por los principales partidos políticos europeos a principios de mes.

La reforma, presentada por primera vez por la Comisión Europea en marzo, pretende proteger a los consumidores de la escalada de precios, impulsar el uso de energías renovables y mantener la ventaja competitiva de las empresas europeas en un escenario mundial cada vez más competitivo.

El Parlamento respaldó el derecho de los consumidores a contratos más estables y a largo plazo, prohibiendo a los proveedores modificar unilateralmente las condiciones de un contrato y cortar el suministro eléctrico a clientes vulnerables.

También apoyó los llamados "contratos por diferencia" (CFD, por sus siglas en inglés), en los que las autoridades públicas pueden compensar a los productores de energía si los precios del mercado caen demasiado, pero pueden cobrarles si los precios son demasiado altos.

"Esta reforma pretende dar estabilidad al mercado europeo de la electricidad, para que nunca más tengamos que experimentar los precios de esta crisis", ha dicho el ponente del Parlamento sobre el expediente, Nicolás González Casares.

Pero la posición adoptada por el Parlamento no incluye un límite a los ingresos extraordinarios de las compañías energéticas en una futura crisis energética, una medida apoyada inicialmente por Casares. La UE introdujo un impuesto temporal a las compañías energéticas en 2022 para ayudar a amortiguar las facturas de los consumidores durante la crisis energética.

"No todos los grupos políticos lo vieron de la misma manera", ha apuntado González Casares.

El PPE, de centro-derecha, y los grupos industriales se habían opuesto al tope de ingresos como elemento disuasorio para las inversiones en nuevas tecnologías.

La reforma prevista fue respaldada por 55 eurodiputados, mientras que 15 votaron en contra y 2 se abstuvieron. La comisión también votó a favor de iniciar las negociaciones con el Consejo, una decisión que deberá ser aprobada en el próximo pleno.

Pero los ministros de la UE no han logrado hasta ahora una posición común debido a las dificultades para alcanzar un acuerdo que satisfaga a 27 países con economías y combinaciones energéticas muy diferentes. Se espera que España, que ejerce la presidencia rotatoria de la UE, desempeñe un papel fundamental en la búsqueda de un compromiso.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Reforma eléctrica: ¿Qué son los contratos por diferencia?

La extrema izquierda francesa insta al Gobierno a reconocer el Estado de Palestina

Aviones polacos patrullan el espacio aéreo tras ataques rusos en Ucrania