Todo lo que sabemos sobre la investigación de la UE sobre los coches eléctricos chinos

La Comisión Europea va a investigar los efectos de los coches eléctricos chinos de bajo coste en el mercado europeo.
La Comisión Europea va a investigar los efectos de los coches eléctricos chinos de bajo coste en el mercado europeo. Derechos de autor Matthias Schrader/Copyright 2019 The AP. All rights reserved
Por Jorge Liboreiro
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Fue la gran sorpresa del discurso sobre el Estado de la Unión: la Unión Europea inicia una investigación comercial sobre los vehículos eléctricos chinos.

PUBLICIDAD

"La competencia sólo es verdadera mientras sea leal", dijo Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea. "Tenemos que ser claros sobre los riesgos a los que nos enfrentamos", dijo la presidenta este miércoles en Estrasburgo, Francia.

Así fue el inesperado anuncio de la presidenta de la Comisión Europea sobre el inicio de una investigación formal antisubvenciones sobre los coches eléctricos fabricados en China que llegan al mercado europeo. Tras sus palabras llegaron los aplausos de los eurodiputados en el hemiciclo.

"Los mercados mundiales están ahora inundados de coches eléctricos chinos más baratos. Y su precio se mantiene artificialmente bajo gracias a enormes subvenciones estatales. Esto está distorsionando nuestro mercado", dijo. "Y como no aceptamos esta distorsión desde dentro en nuestro mercado, tampoco la aceptamos desde fuera".

Pero, ¿qué significa esto exactamente?

Dinero público

Como poder ejecutivo, la Comisión Europea tiene competencia exclusiva para fijar la política comercial común de la UE y periódicamente pone en marcha investigaciones sobre aquellas importaciones extranjeras que podrían perjudicar al mercado único.

Una investigación antisubvenciones se pone en marcha cuando se sospecha que un país extranjero subvenciona a una empresa o grupo de empresas para fabricar un determinado producto y esta subvención causa un "perjuicio" a la industria europea.

Gracias a esta generosa ayuda estatal, los costes de fabricación se compensan considerablemente y, por tanto, la empresa puede vender su producto a un precio inferior.

La rebaja coloca a las empresas europeas que venden un producto similar en una situación de gran desventaja, ya que no reciben el mismo nivel de apoyo de sus gobiernos nacionales y se ven abocadas a dos opciones: vender sus productos a un precio inferior pero arriesgándose a perder dinero o vender sus productos a un precio superior pero arriesgándose a perder clientes.

Esto es lo que parece estar ocurriendo con los coches eléctricos chinos.

Los países occidentales llevan tiempo acusando a Pekín de inyectar una cantidad excesiva de dinero público en su industria nacional. La ayuda es difícil de rastrear y puede adoptar muchas formas, como préstamos preferenciales, impuestos ventajosos y transferencias directas de fondos.

Al inyectar subvenciones, China se asegura de que sus empresas nacionales cumplan los objetivos fijados en sus planes económicos quinquenales. El plan actual (2021-2025) menciona explícitamente los "vehículos de nueva energía" como uno de los pilares del sistema industrial.

Según la Comisión Europea, el continuo derroche ha dado lugar a una diferencia de precio media del 20% entre los coches eléctricos fabricados en China y sus equivalentes fabricados en la UE, lo que significa que los consumidores pueden detectar inmediatamente un precio mucho más bajo en las marcas chinas cuando van a comprar un vehículo limpio.

China tiene la ventaja adicional de ocupar una posición dominante en las materias primas necesarias para fabricar baterías, como el litio, el cobalto, el níquel y el manganeso, lo que crea un entorno global en el que China controla prácticamente todos los aspectos de la cadena de suministro. El resultado inevitable ha sido un espectacular aumento del ensamblaje de coches eléctricos fabricados en China y una oleada de exportaciones a todo el mundo.

El mercado de la UE se considera especialmente atractivo por su prohibición gradual del motor de combustión y su arancel del 10% sobre todos los coches importados. En comparación, Estados Unidos aplica un tipo del 27,5% e India un arancel del 70%, es decir, básicamente una prohibición.

La Comisión calcula que marcas chinas como BYD, Nio y Xpeng ya han captado el 8% del mercado europeo de coches eléctricos, frente al 4% en 2021, y podrían llegar al 15% en 2025 si la tendencia se mantiene sin interrupción.

La proyección podría ser conservadora. La semana pasada, los fabricantes de automóviles chinos acapararon la atención con sus modelos de bajo coste en un gran salón del automóvil celebrado en Múnich, dejando a sus rivales alemanes como iconos de una época pasada.

"China tiene la mirada puesta en el mercado europeo, con el potencial de cambiar radicalmente la fisonomía de la industria europea tal y como la conocemos", ha afirmado Sigrid de Vries, directora general de la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA), en un blog publicado el mes pasado: "Parece que la decisión estratégica de China de invertir pronto y a lo largo de toda la cadena de valor está dando sus frutos".

Subvenciones frente a aranceles

Ante una avalancha aún mayor de coches chinos baratos que podría diezmar a las empresas europeas, que están luchando para hacer frente a la plétora de problemas económicos desatados por la guerra de Rusia contra Ucrania, Bruselas está tomando medidas preventivas.

PUBLICIDAD

"Europa está abierta a la competencia, pero no a una carrera a la baja. Debemos defendernos de las prácticas desleales", declaró von der Leyen.

Como muestra de la gravedad de la amenaza, la Comisión ha iniciado la investigación por iniciativa propia (de oficio) en lugar de esperar a que un Estado miembro presente una denuncia formal, como suele ocurrir en este tipo de casos comerciales.

Una vez notificada la investigación en el Diario Oficial de la UE, empieza a correr el reloj: la Comisión tendrá un plazo máximo de 13 meses para decidir si impone los llamados "derechos compensatorios" (en otras palabras, aranceles comerciales) a los coches eléctricos chinos o cierra la investigación sin dar más pasos.

Los aranceles se sumarían al actual derecho de importación del 10% para compensar la ventaja desleal que suponen las subvenciones. Su alcance dependería de las pruebas recabadas por el Ejecutivo y de las reacciones de las empresas europeas.

Si finalmente se aprueban, los aranceles se aplicarían a todos los vehículos eléctricos de batería (BEV) fabricados en China. Esto significa que los fabricantes de automóviles europeos y estadounidenses que tienen fábricas en China, como Volkswagen, BMW, Mercedes-Benz y Tesla, podrían verse afectados por los aranceles si se benefician de ayudas estatales chinas.

PUBLICIDAD

Los Estados miembros tendrían la posibilidad de bloquear la imposición de aranceles, pero sólo si consiguen una mayoría cualificada (15 países que representen al menos el 65% de la población de la UE).

Jean-Francois Badias/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.
Ursula von der Leyen announced the investigation during her State of the Union speech in Strasbourg.Jean-Francois Badias/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.

Independientemente del resultado final, la apertura de la investigación marca una escalada significativa en las relaciones UE-China, tensas desde la pandemia del COVID-19 y el estallido de la guerra en Ucrania. También representa una de las primeras consecuencias tangibles del "de-risking" o reducción de riesgos, la estrategia empleada por von der Leyen para gestionar el comportamiento cada vez más asertivo de Pekín sin romper los lazos.

Para Simone Tagliapietra, investigador de Bruegel, la decisión de la Comisión indica la voluntad de utilizar su arsenal de instrumentos comerciales "de forma más proactiva" para defender la industria nacional y evitar errores del pasado, en referencia a cómo la industria solar europea se vio superada por la competencia china.

"Este es el comienzo de un largo viaje", ha dicho Tagliapietra en un comunicado. "Al final podría funcionar, pero esto debe ir en paralelo con una política industrial activa para que la industria de la UE desarrolle rápidamente su competitividad".

VDA, la Asociación Alemana de la Industria del Automóvil, ha ofrecido una valoración más cauta y ha pedido un marco más amplio para estimular las inversiones y ayudar a las empresas a hacer frente a los elevados costes energéticos, los impuestos, los gravámenes y la excesiva burocracia.

PUBLICIDAD

"Hay que medir causalmente los daños y tener en cuenta el interés común. También deben considerarse las posibles reacciones de China", ha declarado un portavoz.

Por su parte, la Cámara de Comercio China ante la UE (CCCEU) expresó su enérgica condena, afirmando que la "sustancial ventaja industrial" de los vehículos chinos no era el resultado de las subvenciones, sino de la "innovación" y las "asociaciones de cooperación".

"Animamos encarecidamente a la UE a abordar el progreso de la industria china de vehículos eléctricos con objetividad en lugar de recurrir a medidas económicas y comerciales unilaterales", ha declarado la CCCEU, advirtiendo de que los aranceles podrían ir en contra de la Organización Mundial del Comercio.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Cinco claves del discurso sobre el Estado de la Unión de Ursula von der Leyen

Ursula von der Leyen anuncia una investigación antisubvención contra los coches chinos

Una "bomba de relojería": Cómo las armas de guerra abandonadas están envenenando el mar Báltico