EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Cinco claves del discurso sobre el Estado de la Unión de Ursula von der Leyen

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. Derechos de autor Virginia Mayo/Copyright 2022 The AP. All rights reserved
Derechos de autor Virginia Mayo/Copyright 2022 The AP. All rights reserved
Por Vincenzo GenoveseJorge Liboreiro
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, pronuncia el discurso anual sobre el Estado de la Unión, en el que hace balance de sus cuatro años en el cargo antes de las elecciones europeas del próximo año.

PUBLICIDAD

El discurso, de una hora de duración, es el último de este tipo antes de las próximas elecciones europeas, previstas entre el 6 y el 9 de junio.

Consciente de ello, la presidenta de la Comisión Europea ha aprovechado la ocasión en Estrasburgo para ofrecer una detallada retrospectiva de las principales hazañas políticas logradas por su ejecutivo a lo largo de la sucesión de crisis que han afectado al bloque en los últimos años.

También ha mirado al futuro y ha hecho varios anuncios importantes que sugieren que sus políticas aún no han llegado a su fin. 

"Es el momento de demostrarles que podemos construir un continente en el que puedas ser quien eres, amar a quien quieras y apuntar tan alto como quieras", ha dicho Von der Leyen a los eurodiputados.

"Una vez más, es el momento de que Europa responda a la llamada de la historia".

Estas son las principales conclusiones del Estado de la Unión Europea de este año.

Es la economía, estúpido

La salud de la economía europea ha ocupado la mayor parte del discurso y ha impregnado prácticamente todos los temas que ha tocado la presidenta. El diagnóstico de Von der Leyen ha sido sin duda mixto.

Por un lado, ha descrito la economía como innovadora, resistente y adecuada para alcanzar la neutralidad climática. Pero, por otro lado, ha advertido de varios obstáculos que amenazan con dificultar la prosperidad del bloque y su capacidad para hacer frente a sus competidores en la escena mundial.

Von der Leyen ha mencionado tres grandes retos: la escasez generalizada de trabajadores, los precios persistentemente altos y la carga administrativa a la que se enfrentan las pequeñas empresas. "Los hospitales están posponiendo tratamientos por falta de enfermeras. Y dos tercios de las empresas europeas buscan especialistas en informática", ha dicho von der Leyen.

"Ocho millones de jóvenes no tienen ni empleo, ni educación, ni formación. Sus sueños están en suspenso, sus vidas en standby", ha añadido. "Esto no es sólo la causa de tanta angustia personal. También es uno de los cuellos de botella más importantes para nuestra competitividad".

Von der Leyen ha dicho entonces que nombraría a un enviado de la UE para las pequeñas y medianas empresas (PYME) bajo su mando directo, con el fin de comprender mejor los "retos cotidianos" de las empresas europeas. También ha prometido reducir las obligaciones de información de las PYME en al menos un 25% y facilitar el acceso a la financiación de tecnologías punteras.

De forma sorprendente, Von der Leyen ha encargado a Mario Draghi, ex presidente del Banco Central Europeo y ex primer ministro de Italia, la redacción de un informe sobre el futuro de la competitividad europea en el contexto de la transición ecológica.

Europa hará "lo que sea necesario" para mantener su ventaja competitiva", ha afirmado vVon der Leyen, haciéndose eco de la memorable frase de Draghi en el momento álgido de la crisis de la deuda europea.

China bajo la lupa

En el momento más llamativo de todo el discurso, Ursula von der Leyen ha anunciado una investigación oficial contra las subvenciones a los coches eléctricos de bajo coste procedentes de China.

El flujo de estos productos ha sido increíblemente rápido: Bruselas calcula que las marcas chinas de vehículos eléctricos disfrutan de una diferencia de precio del 20% respecto a las europeas y han amasado una cuota del 8% del mercado europeo, que podría dispararse al 15% en 2025.

"La competencia sólo es verdadera mientras es leal", ha dicho von der Leyen. "Con demasiada frecuencia, nuestras empresas se ven excluidas de los mercados extranjeros o son víctimas de prácticas depredadoras. A menudo son subcotizadas por competidores que se benefician de enormes subvenciones estatales".

La presidenta, que ha asegurado que debe usarse la estrategia del "des-riesgo" para hacer frente a Pekín, ha recordado a los eurodiputados cómo la industria solar europea pasó de líder mundial a ser de segunda categoría debido a la presión ejercida por sus "competidores chinos, fuertemente subvencionados".

El mismo destino, ha advertido, podría correr la industria automovilística europea al "inundarse" el mercado con coches eléctricos fabricados en China cuyo "precio se mantiene artificialmente bajo".

PUBLICIDAD

"Y como no aceptamos esto desde dentro, tampoco lo aceptamos desde fuera", ha dicho von der Leyen, provocando los aplausos de los eurodiputados.

"Europa está abierta a la competencia, pero no a una carrera a la baja. Debemos defendernos de las prácticas desleales".

La investigación podría desembocar en la imposición de aranceles para compensar los efectos de las ayudas chinas, que adoptan la forma de subvenciones, impuestos preferenciales y baja fiscalidad.

Neutralidad climática, pero sin olvidar a los agricultores

Como en todos sus discursos anteriores sobre el Estado de la Unión, von der Leyen ha hablado largo y tendido de su política estrella, el Pacto Verde Europeo, y de la misión a largo plazo del bloque de alcanzar la neutralidad climática en 2050.

"Hace cuatro años, el Pacto Verde Europeo fue nuestra respuesta a la llamada de la historia. Y este verano, el más caluroso jamás registrado en Europa, nos lo ha recordado con crudeza", ha afirmado

PUBLICIDAD

Von der Leyen ha celebrado las numerosas leyes climáticas aprobadas desde su llegada a Bruselas y ha alabado la "diversidad biológica única" de Europa, compuesta por miles de especies animales, bosques, páramos y humedales.

"La pérdida de naturaleza no sólo destruye los cimientos de nuestra vida, sino también nuestro sentimiento de hogar", ha afirmado von der Leyen.

Sus apasionados comentarios, pronunciados en alemán, han parecido evocar la Ley de Restauración de la Naturaleza, que esta primavera se ha convertido en el blanco de la implacable oposición de los partidos de derechas y ha sobrevivido por los pelos a una votación  en el Parlamento Europeo. Los conservadores habían argumentado que la propuesta de ley reduciría la producción de alimentos y pondría en peligro el sustento de los agricultores europeos, temores ampliamente compartidos en las redes sociales y desmentidos por científicos, ONG y el sector privado.

Von der Leyen no ha mencionado la ley por su nombre, pero ha elogiado la contribución del sector agrícola.

"La seguridad alimentaria, en armonía con la naturaleza, sigue siendo una tarea esencial", ha afirmado. "Me gustaría aprovechar esta oportunidad para expresar mi reconocimiento a nuestros agricultores, para darles las gracias por proporcionarnos alimentos día tras día".

PUBLICIDAD

Y ha añadido: "Necesitamos más diálogo y menos polarización".

Una Unión más fuerte y más grande

Junto a la economía y la crisis climática, la guerra de Rusia contra Ucrania ha sido el otro tema dominante a lo largo del discurso. Una vez más, Von der Leyen ha prometido mantener el apoyo financiero y militar a Ucrania "todo el tiempo que haga falta".

En particular, ha evitado nuevas promesas de sanciones contra el Kremlin o el uso de activos inmovilizados para pagar la reconstrucción de la nación devastada por la guerra. En su lugar, sus palabras han servido de introducción a una reflexión más amplia sobre la ampliación y la capacidad del bloque para acoger a nuevos Estados miembros, como Ucrania, Moldavia y los Balcanes Occidentales.

"En un mundo en el que algunos intentan eliminar países uno a uno, no podemos permitirnos dejar atrás a nuestros conciudadanos europeos", ha afirmado. "En un mundo donde el tamaño y el peso importan, completar nuestra Unión redunda claramente en interés estratégico y de seguridad de Europa".

El objetivo final debe ser una unión de 500 millones de personas que vivan en libertad, democracia y prosperidad, ha añadido, pero llegar hasta ahí no será un "camino fácil".

PUBLICIDAD

La presidenta ha insistido en que el proceso de ampliación está y seguirá estando "basado en el mérito", impulsado por "el trabajo duro y el liderazgo", y se ha negado a comprometerse con ningún plazo fijo, como hizo el mes pasado Charles Michel, presidente del Consejo Europeo.

"Tenemos que dejar atrás los viejos debates binarios sobre la ampliación. No se trata de profundizar en la integración o ampliar la Unión", ha dicho. "Podemos y debemos hacer ambas cosas".

Von der Leyen ha dicho que estaba abierta a reformar los Tratados de la UE, como han pedido algunos líderes, pero que el paso no era indispensable para garantizar la ampliación. Como alternativa, ha apuntado que la Comisión pondría en marcha un proceso de revisión para determinar los ámbitos políticos que habría que adaptar en una unión más amplia.

"La buena noticia es que con cada ampliación se ha demostrado que quienes decían que nos haría menos eficientes estaban equivocados", ha afirmado

Controlar la IA

Von der Leyen no se ha andado con rodeos al hablar de los riesgos que plantea una de las tecnologías más perturbadoras de la historia de la humanidad: la inteligencia artificial (IA).

PUBLICIDAD

La IA "avanza más rápido de lo que preveían incluso sus desarrolladores. Así que tenemos una ventana de oportunidad cada vez más estrecha para guiar esta tecnología de forma responsable", ha advertido, señalando la "vasta gama" de usos que pueden darse a estos sistemas, "tanto civiles como militares".

A continuación, la presidenta ha propuesto un triple enfoque para gestionar y contener las amenazas de la IA: "guardarraíles, gobernanza y guiar la innovación".

En cuanto a los guardarraíles, ha invocado la Ley de IA, la innovadora legislación que la Comisión propuso en abril de 2021 y que actualmente está siendo negociada entre los eurodiputados y los Estados miembros. La ley, que impone normas de mercado a los sistemas impulsados por IA en función de sus riesgos potenciales para la sociedad, es "ya un anteproyecto para todo el mundo".

En cuanto a la gobernanza, von der Leyen dijo que el mundo necesita poner en marcha un organismo internacional similar al IPCC, el panel de Naciones Unidas que vigila el cambio climático y asesora a los gobiernos, para desarrollar una "respuesta rápida y coordinada a nivel mundial" contra la vertiginosa evolución de la IA.

En cuanto al tercer punto, orientar la innovación, von der Leyen ha abogado por un "diálogo abierto" entre los responsables políticos y los desarrolladores de IA para que el sector privado se comprometa voluntariamente con un conjunto básico de normas antes de que la Ley de IA entre plenamente en vigor.

PUBLICIDAD

"Deberíamos aunar todo este trabajo en torno a unas normas mínimas mundiales para el uso seguro y ético de la IA", ha afirmado.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Los productores de leche exigen en Bruselas "ingresos justos" (y se basan en una ley española)

¿Podría el nuevo partido de extrema izquierda alemán frenar a la ultraderecha en las elecciones de la UE?

Macron realiza una histórica visita oficial a Alemania para estrechar lazos políticos