EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

"Una casa y un hogar no son lo mismo": Qué les ocurre a los inmigrantes que son expulsados de París

Tiendas de campaña se instalan en estrechos confines en un campamento improvisado para familias sin hogar, cerca de la Porte de La Villette en París, el lunes 26 de agosto de 2019.
Tiendas de campaña se instalan en estrechos confines en un campamento improvisado para familias sin hogar, cerca de la Porte de La Villette en París, el lunes 26 de agosto de 2019. Derechos de autor Kamil Zihnioglu/Copyright 2019 The AP. All rights reserved.
Derechos de autor Kamil Zihnioglu/Copyright 2019 The AP. All rights reserved.
Por Lily Radziemski
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

En mayo, el gobierno francés presentó un nuevo plan para trasladar a los inmigrantes fuera de París. La idea ha suscitado tanto elogios como críticas. La cuestión es qué ocurre en la práctica.

PUBLICIDAD

En el distrito 10 de Marsella, en una callejuela arbolada adyacente a un parque, Yonatan, un eritreo solicitante de asilo, se sienta ante una mesa blanca de plástico en la oficina de un complejo de apartamentos. Durante tres semanas vivirá en uno de estos edificios antes de ser trasladado a otro lugar. A dónde, no está seguro; nadie lo sabe.

En mayo, el Gobierno francés presentó un nuevo plan para trasladar a los inmigrantes de París a otras ciudades del país. Yonatan se acogió voluntariamente a este plan. Se trata de uno de los diez complejos de viviendas que se utilizan entre la capital y las soluciones residenciales a más largo plazo.

La iniciativa ha cosechado tanto elogios como críticas. La dispersión de las solicitudes de la capital, excesivamente concentrada, debería agilizar los plazos de tramitación, lo que podría acelerar la obtención de un estatuto oficial para solicitantes de asilo y refugiados. Además, el coste de la vida suele ser más barato en las ciudades fuera de París. Pero hay quien sostiene que la iniciativa del Ministerio del Interior es política y está motivada por una buena imagen de cara a los Juegos Olímpicos.

No se sabe a ciencia cierta qué consecuencias tendrá a largo plazo.

"Existen buenas políticas migratorias y buenos planteamientos de integración", afirma Nasar Meer, catedrático de Sociología de la Universidad de Edimburgo. "Pero no son políticamente gratificantes para quienes quieren demostrar que son duros con los inmigrantes... requiere cierta madurez y voluntad de perseguir la buena gobernanza... y tristemente, mirando a toda Europa en este momento, eso parece bastante ausente".

'Stalingrado es común... es famoso'

El viaje de Yonatan a Francia comenzó en Sudán, donde era propietario de una barbería en Jartum.

"Sólo me costó 2.500 euros abrir una tienda... cuatro sillas... estaba bien", cuenta.

Cuando el país estalló en guerra civil, pagó 2.000 euros para cruzar la frontera con Libia, dejando atrás el negocio. Desde allí, pagó a un contrabandista otros 2.000 euros para cruzar el Mediterráneo.

"Había demasiada gente en el barco", dice, con las manos ligeramente cruzadas sobre el regazo, sin romper el contacto visual. "Mucha gente murió... algunos, ya lo ves".

Yonatan se considera afortunado de que la travesía sólo durara seis días.

"Tuvimos suerte... hacía buen tiempo cuando crucé", dice. "Éramos 80 personas, un niño".

Yonatan viajó desde Italia hasta Niza y Marsella, y luego se dirigió hacia el norte para llegar finalmente al campamento improvisado de migrantes situado bajo la estación de metro de Stalingrado, en París.

"Stalingrado es común", dijo Yonaton encogiéndose de hombros. "Es famoso".

Salvatore Cavalli/AP
Migrantes esperan desembarcar de un barco en el puerto siciliano de Catania, el 12 de abril de 2023.Salvatore Cavalli/AP

Uno de los ejemplos más visibles de la crisis de la vivienda a la que se enfrentan los inmigrantes en París

Stalingrado se ha convertido en uno de los ejemplos más visibles de la crisis de vivienda a la que se enfrentan los migrantes en París. Cientos de personas viven en tiendas de campaña a la espera de los papeles de residencia y el derecho a vivir y trabajar.

Desde mayo llegan autobuses para sacar a la gente del campamento y llevarla a otras partes de Francia, como parte del nuevo plan.

PUBLICIDAD

Tras llegar a la ciudad de destino, un periodo de alojamiento y evaluación de tres semanas determina a dónde se les enviará después, idealmente a una solución de alojamiento a más largo plazo en algún lugar de esa misma región. El objetivo es repartir parte del trabajo administrativo a regiones con mayor capacidad para procesarlo.

"La gente llega en autobús cada tres semanas... a veces 40, 25... depende del [número de] personas que estén dispuestas a venir, porque uno de los preámbulos y condiciones que establecimos para este proyecto es que la gente venga voluntariamente", explicó a Euronews Nicolas Hue, uno de los directores regionales del programa. "No se les mete en autobuses y se les lleva".

Yonatan decidió subir a un autobús con destino a Marsella.

Copyright 2018 The Associated Press. All rights reserved.
Migrantes de Sudán, y Chad, principalmente, se reúnen en un campamento improvisado bajo el puente de la Porte de la Villette en París, el 11 de enero de 2019.Copyright 2018 The Associated Press. All rights reserved.Francois Mori

Razones por las que la gente va a París en vez de a Marsella

"Estoy contento de estar aquí... Marsella está bien, el tiempo y todo", dice Yonatan. Asiente lentamente, con una leve sonrisa. Lleva dos de las tres semanas en este complejo. "La casa también está bien".

PUBLICIDAD

Por las mañanas coge un autobús a Castellane para comprar alimentos. Yonatan dice que el programa le ha dado vales de comida por valor de cinco euros al día.

Por las tardes, pasea.

"A veces empiezo a caminar desde aquí hasta la Gare Saint-Charles", dice. "Por eso me gusta Marsella, porque lo veo todo... Veo a la gente nadando, disfrutando de la vida... Es bueno... Sólo hago esto".

Preferiría estar trabajando, dice, pero no puede sin papeles.

PUBLICIDAD

Si todo va según lo previsto, Yonatan será trasladado a un centro regional al cabo de las tres semanas. Pero cuando se le pregunta adónde irá, responde que volverá al campo de Stalingrado, ya que hay un problema con sus huellas dactilares.

Hue y Souiouf Abdou, director adjunto de los albergues regionales temporales (SAS), intervinieron rápidamente al oír esto, insistiendo en que habría una excepción, ya que se trataba de una cuestión administrativa, y aseguraron a Yonatan que no tenía nada de qué preocuparse.

Yonatan dijo "de acuerdo", pero un par de minutos después dijo que quizá volvería a París para recoger una maleta que se había dejado. Los participantes en el programa no están obligados a seguirlo hasta el final: Yonatan puede irse cuando quiera.

"Hay razones por las que la gente va a París en vez de a Marsella... puede que tengan familia allí, puede que tengan amigos allí, puede que tengan conexiones previas con ese lugar", dijo a Euronews Nasar Meer, profesor de Sociología de la Universidad de Edimburgo. "Alejar a la gente de conexiones previas que pueden ayudar... No veo cómo eso no puede ser otra cosa que traumatizarles".

PUBLICIDAD

Ya han pasado tres semanas. Cuando se le pidió que comentara la situación, Hue no reveló dónde se encontraba Yonatan, alegando cuestiones de confidencialidad.

Personas libres que acaban encerradas

La reubicación de solicitantes de asilo y refugiados es ifrecuente en todo el continente.

"El Reino Unido, durante mucho tiempo, ha tenido una 'estrategia de dispersión'", dijo Meer. "Por 'dispersión' se entiende trasladar a las personas que llegan al sureste -Londres y alrededores- y llevarlas por todo el país".

"Nada de eso es muy bueno para las personas que buscan asilo... lo que ocurre es que quedan atrapadas en esta horrible burocracia... quedan atrapadas en estos centros de tramitación que son lentos e ineficaces, pero estos lugares son a menudo como cárceles... así que las personas que son libres, que vienen a buscar asilo para tener una vida mejor, acaban efectivamente encerradas".

PUBLICIDAD

Pero hay otros ejemplos en los que esto ha sido un éxito.

"En Italia, durante mucho tiempo, hubo un enfoque muy local en la región de Calabria, donde las ciudades... se unieron y alojaron a personas en lugares que históricamente estaban infrapoblados, o se habían despoblado porque la gente se había trasladado al norte de Italia por razones económicas", explicó Meer. "Se convirtió en un lugar de verdadero reasentamiento".

Copyright 2018 The Associated Press. All rights reserved.
El buque de alojamiento Bibby Stockholm para albergar hasta 500 solicitantes de asilo, en el puerto de Portland en Dorset, Inglaterra, el 21 de julio de 2023.Copyright 2018 The Associated Press. All rights reserved.Francois Mori

'Casa, comida, papeles, trabajo... ese es mi sueño ahora'

El tiempo dirá si esto tendrá éxito en Francia.

"Una casa y un hogar no son lo mismo... la gente forma hogares significativos en comunidades con una experiencia o historia compartida de haber sobrevivido juntos a la migración y al trauma", señala Meer. "Eso bien podría ser lo más importante y valioso que pueden hacer, que es mantener a las personas que pueden compartir sus experiencias de supervivencia... en una proximidad suficiente para poder curarse".

PUBLICIDAD

Yonatan aspira a trabajar en una barbería con el tiempo, pero ha dejado de esperar nada más allá de las necesidades básicas.

"Antes, cuando era joven, quizá tenía sueños y esperanzas... ahora no existen para mí", dice. "Casa, comida, papeles, trabajo... ése es mi sueño ahora".

El texto de la camiseta de Yonatan reza NEVER ENDING HAPPINESS (Nuca se termine la felicidad).

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Armenia se enfrenta a una crisis de refugiados y está a las puertas de otra política

Dentro de la red que deporta a miles de niños ucranianos a Rusia

Generación robada: el incierto destino de los niños ucranianos deportados a Rusia