EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Desarrollar el proyecto 'I2I' para tratar de terminar con la soledad y el aislamiento en Europa

En colaboración con The European Commission
Desarrollar el proyecto 'I2I' para tratar de terminar con la soledad y el aislamiento en Europa
Derechos de autor euronews
Derechos de autor euronews
Por Aurora VelezEuronews
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticia
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

En diferentes regiones de siete países del norte de Europa, universidades, municipios, empresas y asociaciones han unido sus fuerzas para pasar del aislamiento a la inclusión, en el marco del proyecto europeo 'I2I'.

La soledad y el aislamiento no solamente perjudican la salud física y mental de quienes los padecen, sino también, la cohesión social. En diferentes regiones de siete países del norte de Europa, universidades, municipios, empresas y asociaciones han unido sus fuerzas para pasar del aislamiento a la inclusión, en el marco del proyecto europeo ‘I2I’.

"Sabemos que las personas que se sienten solas y aisladas corren el riesgo de sufrir depresiones. También corren el riesgo de padecer distintas enfermedades. Por lo tanto, para nosotros, era muy importante tratar estos temas para ver cómo podíamos ‘incluir’ a las personas y ayudarlas a tener una mayor calidad de vida", declara Elin Thygesen, coordinadora de ‘I2I’ en la Universidad de Agder, Noruega.

En Arendal, Noruega, el proyecto europeo ‘I2I’ se centra en el transporte como herramienta de inclusión. Bjorg puede reservar un microbús para ir al médico o al centro social. Basta con que utilice la aplicación del proyecto, o llame por teléfono, y el microbús la lleva de puerta a puerta.

"Sí. Nos recogen donde queremos. Podemos salir mucho más de lo que habríamos podido hacerlo si no hubiésemos tenido ese servicio y, además, nos ayudan con las compras para llevarlas hasta la puerta de casa. Son muy amables", afirma Bjørg Eidskard Mørland, beneficiaria del proyecto ‘I2I’.

Siete países del norte de Europa, que son: Dinamarca, Suecia, Bélgica, Países Bajos, Alemania (naciones de la Unión Europea) y Reino Unido y Noruega (naciones no pertenecientes a la UE) han realizado más de 45 actividades en el marco del proyecto ‘I2I’. Algunas de ellas están destinadas a superar el aislamiento entre los jóvenes, otras se dedican a la tercera edad... En Noruega, estas acciones se han concentrado en los mayores.

El programa se centra en la innovación, como escudo contra el aislamiento. Else, que está a punto de cumplir 95 años, vive sola y se beneficia de forma gratuita* de una pantalla incorporada en este proyecto piloto. Su familia puede hablar con ella, y enviarle fotos y mensajes, sin que Else tenga que pulsar ningún botón.

(*En el proyecto noruego, la pantalla KOMP es utilizada de manera gratuita por los usuarios, en calidad de préstamo, durante 6 meses).

"Sí. La utilizo cuando me llaman... A veces, todos los días", afirma señala Else Lindland, beneficiaria del proyecto ‘I2I’.

"Lo bonito de la pantalla es que ella no tiene que contestar, porque no sabe cómo, y no tiene por qué hacerlo. Se trata, únicamente, de una cuenta atrás. Es muy fácil de usar, solamente es necesario que esté en la habitación", explica Selma Hofman Lindland, nieta de Else.

El presupuesto total de ‘I2I’ es de algo más de 3 millones de euros (3 211 096 euros), de los cuales 1,3 millones de euros (1 353 396 euros) proceden de la política de cohesión de la Unión Europea.

Veinticinco organizaciones y empresas del norte de Europa participan en el proyecto. Una de ellas es este centro social gestionado por voluntarios en Arendal, que ofrece comidas y diversas actividades relacionadas con la inclusión social y el bienestar.

"Tenemos una especie de ‘café musical’, en el que tocamos un acordeón. Cantan, y así, al mismo tiempo, ejercitan su capacidad pulmonar... y se ríen mucho", decara Valérie Anne Cantero, directora general del centro de voluntarios de Tyholmen.

Hoy día, más de un tercio de los ciudadanos europeos afirman sentirse solos.

Compartir esta noticia