EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Los países ricos deben pagar una "parte justa" de la ayuda humanitaria ante el aumento de las necesidades: comisario europeo

Janez Lenarčič, Comisario de Ayuda Humanitaria de la UE, visita el aeropuerto de Ostende para el embarque de un cargamento humanitario con destino a Gaza.
Janez Lenarčič, Comisario de Ayuda Humanitaria de la UE, visita el aeropuerto de Ostende para el embarque de un cargamento humanitario con destino a Gaza. Derechos de autor Nicolas Landemard/EU/Nicolas Landemard
Derechos de autor Nicolas Landemard/EU/Nicolas Landemard
Por Mared Gwyn Jones
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied
Este artículo se publicó originalmente en inglés

La responsabilidad de la financiación de la ayuda humanitaria "no se reparte equitativamente" entre las economías de todo el mundo, declaró el lunes Janez Lenarčič, Comisario europeo de Ayuda Humanitaria, al tiempo que hacía un llamamiento a las naciones ricas para que paguen.

PUBLICIDAD

En declaraciones a la prensa en Bruselas, Lenarčič afirmó que, aunque las necesidades humanitarias están aumentando debido a los conflictos, el cambio climático y otras crisis, la ayuda mundial no está a la altura de la demanda.

"La Unión Europea, como principal donante, ha estado luchando para hacer frente a estas crecientes necesidades", reconoció Lenarčič. "El hecho es que la responsabilidad de la financiación humanitaria no se está compartiendo equitativamente".

"Los tres principales donantes humanitarios del mundo -que son Estados Unidos, Alemania y la Comisión Europea- representan casi dos tercios de toda la financiación humanitaria. Esto no es sostenible y no es justo", añadió.

En mayo de este año, el Consejo de la UE estableció un objetivo voluntario para que los 27 Estados miembros del bloque destinaran el 0,7% de su renta nacional bruta (RNB) a ayuda oficial al desarrollo (AOD), y al menos el 10% de esta asignación -que equivale al 0,07% de la RNB- a ayuda humanitaria.

"Si todos los países de la UE y del mundo desarrollado destinaran ese tipo de fondos a la ayuda humanitaria, probablemente no habría déficit de financiación, lo que significa que hay algunos dentro y fuera de la UE que no están haciendo lo que les corresponde", afirmó Lenarčič.

Pero los datos indican que muchos Estados miembros de la UE y las principales economías mundiales no alcanzan el objetivo del 0,7% de ayuda oficial al desarrollo. Solo cuatro de los 32 miembros del comité de ayuda al desarrollo de la OCDE, que reúne a los mayores donantes de ayuda del mundo, cumplieron el objetivo en 2022.

Según Lenarčič, el bloque debe hacer sus propios deberes presionando a los rezagados en gasto humanitario para que paguen, antes de "tender la mano" a otras economías mundiales que eluden su responsabilidad.

"Me refiero concretamente a los Estados miembros de la OCDE, el llamado club de los países ricos desarrollados. En este grupo hay países que tienen capacidad y no todos contribuyen de acuerdo con esa capacidad a la ayuda humanitaria", dijo.

"Algunos lo hacen, debo decir, por ejemplo, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos", añadió, "pero hay muchos otros que podrían hacer más. Y trabajaremos con nuestros Estados miembros para llegar a ellos, también mostrando nuestro propio ejemplo. Es importante que nosotros mismos hagamos nuestros deberes antes de motivar a otros".

También nombró a los países del G20 como otros posibles culpables, afirmando que la ambición del G20 de influir en los asuntos mundiales también debería ir acompañada de la responsabilidad de asumir una "parte equitativa y justa" de la ayuda humanitaria.

El Reino Unido, antaño considerado un pilar del gasto mundial en ayuda, recortó polémicamente su gasto en ayuda al desarrollo del 0,7% al 0,5% de la RNB en noviembre de 2022, como "medida temporal" en respuesta a la pandemia del Covid-19.

Otros países que "se aferran al estatus de país en desarrollo" a pesar del importante crecimiento económico reciente, también deben asumir sus responsabilidades, explicó.

Persisten los cuellos de botella en Gaza

En un momento en el que la tregua ampliada en la franja de Gaza entra en sus últimas 48 horas, Lenarčič dijo a los periodistas que los persistentes cuellos de botella siguen frenando el flujo de ayuda.

La Comisión Europea ha cuadruplicado su ayuda humanitaria a los territorios palestinos hasta alcanzar los 100 millones de euros este año desde que comenzó la guerra entre Israel y Hamás el 7 de octubre, y ha enviado al menos 20 vuelos con casi 900 toneladas de suministros al paso fronterizo de Rafah entre Egipto y Gaza.

Pero según Lenarčič, la inspección israelí de los camiones antes de que entren en la asediada Franja de Gaza supone un importante revés.

PUBLICIDAD

El control se realiza actualmente en el paso fronterizo de Nitzana, que une Egipto con Israel. A continuación, los camiones deben recorrer el trayecto de ida y vuelta de tres horas hasta el paso fronterizo de Rafah, un desvío que provoca retrasos.

"El cuello de botella son en realidad los procedimientos de inspección, sobre todo el control. Y hemos pedido que se aumente la capacidad de inspección", explicó.

Las inspecciones están diseñadas para garantizar que Hamás no pueda abusar de la carga humanitaria que entra en Gaza. Israel también ha limitado severamente la cantidad de donaciones de combustible para evitar que se desvíe hacia fines militares.

"Aunque Israel ha permitido recientemente la entrada de mayores cantidades de combustible en el territorio, estas cantidades siguen siendo insuficientes para todas las necesidades", dijo Lenarčič, añadiendo que ambulancias, hospitales, estaciones de agua, plantas desalinizadoras, bombas de agua y panaderías dependen de las donaciones de combustible.

PUBLICIDAD

El comisario también reconoció que es "difícil" argumentar que se está respetando el derecho internacional humanitario en el conflicto, refiriéndose tanto a la masacre de Hamás en comunidades israelíes el 7 de octubre como a la matanza de más de 15.000 civiles palestinos inocentes en unos 50 días.

"Me resultaría difícil argumentar que se están respetando los criterios de protección y proporcionalidad", afirmó, añadiendo que la Corte Penal Internacional (CPI), con sede en La Haya, debe ser quien juzgue si se ha infringido el derecho internacional.

Estados Unidos y Reino Unido se han abstenido hasta ahora de apoyar un posible mandato de la CPI para investigar los crímenes de guerra cometidos en el conflicto entre Israel y Hamás, pero Lenarčič sugirió que la UE adoptaría una postura diferente.

"Lo que puedo decir es que la UE ha apoyado sistemáticamente a la CPI y el trabajo de la fiscalía", afirmó.

PUBLICIDAD
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Borrell pide que la tregua en Gaza se convierta en un alto el fuego

La UE pide un "aumento" de la ayuda a Gaza tras cuatro días de tregua

El 'deporte nacional' francés está en pie de guerra en un barrio de París