¿Cuál es la posición de los países de la UE en el caso de genocidio de Sudáfrica contra Israel?

Un niño palestino observa las tumbas de las personas muertas en el bombardeo israelí de la Franja de Gaza y enterradas en el recinto del hospital Shifa de la ciudad de Gaza, 31 de diciembre de 2023.
Un niño palestino observa las tumbas de las personas muertas en el bombardeo israelí de la Franja de Gaza y enterradas en el recinto del hospital Shifa de la ciudad de Gaza, 31 de diciembre de 2023. Derechos de autor Mohammed Hajjar/Copyright 2023 The AP. All rights reserved.
Por Mared Gwyn Jones
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

La primera vista de una demanda histórica contra Israel entra en su segundo día el viernes en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con sede en La Haya.

PUBLICIDAD

La demanda de 84 páginas presentada por Pretoria el 29 de diciembre afirma que el asedio israelí a Gaza constituye un genocidio e incumple la Convención sobre el Genocidio de 1948, nacida tras el Holocausto.

La Convención otorga a los países parte, entre los que se encuentran Israel y Sudáfrica, el derecho colectivo a prevenir y detener los crímenes de genocidio. Estos crímenes se definen como actos "cometidos con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso".

Esta batalla legal supone la primera vez que Israel defiende su campaña bélica en la Franja de Gaza ante un tribunal desde que estalló el conflicto el 7 de octubre. La acusación penal es también muy simbólica para un país que se creó para proporcionar seguridad a los supervivientes judíos del Holocausto, el mayor genocidio de la historia.

Como los casos de la CIJ suelen tardar años en resolverse, Sudáfrica ha pedido a la Corte que solicite provisionalmente un alto el fuego para apaciguar el sufrimiento en la asediada Franja de Gaza, donde, según el Ministerio de Sanidad dirigido por Hamás, han muerto más de 23.000 personas desde octubre.

Israel ha anunciado que impugnará el caso, que califica de "libelo de sangre", y sus aliados occidentales, el Reino Unido y Estados Unidos, también han respondido con vehementes críticas.

En cambio, otros países como Bolivia, Jordania, Malasia, Maldivas, Turquía, Venezuela y la Organización de Países Islámicos (OCI), integrada por 57 países, han apoyado formalmente la medida.

¿Cuál es la posición de la Unión Europea?

"No le corresponde a la UE opinar"

La UE, cuyos esfuerzos por mediar en la guerra entre Israel y Hamás han estado plagados de posiciones incoherentes de sus 27 Estados miembros, ha guardado silencio sobre el caso.

Un portavoz de la Comisión Europea reafirmó el martes el apoyo del bloque a la CIJ, pero se abstuvo de respaldar el caso de genocidio contra Israel. "En lo que respecta a este caso concreto, los países tienen derecho a presentar casos o demandas. La Unión Europea no forma parte de esta demanda", declaró Peter Stano, portavoz de Exteriores de la Comisión Europea. "No nos corresponde a nosotros hacer ningún comentario al respecto".

La hermética respuesta de la UE sigue a sus esfuerzos por mantener una línea neutral en el conflicto, respaldando el derecho de Israel a la autodefensa y pidiendo al mismo tiempo la protección de la vida civil en Gaza y el suministro sin trabas de ayuda humanitaria.

Pero Bruselas se ha abstenido hasta ahora de pedir colectivamente un alto el fuego en Gaza, optando más bien por instar a "pausas humanitarias" para garantizar que la ayuda crítica llegue a los civiles necesitados.

La mayoría de los países de la UE respaldaron en diciembre una resolución de la Asamblea General de la ONU que pedía el cese de las hostilidades, lo que indica que el bloque está gravitando lentamente hacia un llamamiento más claro a la moderación israelí. Países como Alemania, considerado un firme aliado de Israel, también han condenado recientemente los llamamientos de ministros israelíes de extrema derecha a reasentar a los palestinos fuera de Gaza.

Alemania, Austria y la República Checa, considerados aliados incondicionales de Israel, han expresado su escepticismo sobre el caso.

El vicecanciller alemán, Robert Habeck, declaró el jueves desde Israel, mientras se celebraba la vista en La Haya que "se puede criticar al ejército israelí por actuar con demasiada dureza en la franja de Gaza, **pero eso no es genocidio". "**Quienes cometerían o querrían cometer un genocidio, si pudieran, son Hamás", añadió Habeck. "Su agenda es acabar con el Estado de Israel".

En una declaración conjunta emitida el jueves, el Canciller austriaco y el Primer Ministro checo expresaron dudas similares. "Nos oponemos a cualquier intento de politizar la CIJ", afirmaron los líderes en una declaración conjunta.

Hungría es el único país que ha condenado explícitamente el caso de Sudáfrica ante la CIJ, con su ministro de Asuntos Exteriores, Péter Szijjártó, condenando el "ataque legal lanzado contra Israel" en la red social Facebook.

"Acusar de genocidio a un país que ha sufrido un atentado terrorista es obviamente un disparate", declaró Szijjártó. "Creemos que redunda en interés de todo el mundo que las actuales operaciones antiterroristas concluyan con éxito para evitar que un atentado terrorista tan brutal vuelva a repetirse en cualquier parte del mundo".

Respaldo aislado de la UE

Las voces de la UE que respaldan la demanda de Sudáfrica son hasta ahora escasas y aisladas.

PUBLICIDAD

La viceprimera ministra belga, Petra de Sutter, cuyo Gobierno es considerado el más favorable a los palestinos en Europa, declaró el martes que **instaría a Bélgica a respaldar formalmente el caso de Sudáfrica.**El Gobierno belga, una compleja coalición de siete partidos, aún no ha respaldado el llamamiento de de Sutter, pero ha comprometido 5 millones de euros en financiación adicional para que la Corte Penal Internacional (CPI) -otro tribunal internacional con sede en La Haya que a menudo se confunde con la CIJ- investigue posibles crímenes de guerra en el conflicto entre Israel y Hamás.

El Taoiseach irlandés Leo Varadkar, cuyo Gobierno ha sido aclamado como uno de los más favorables a la creación de un Estado palestino en toda Europa, ha descartado cualquier posibilidad de que Irlanda se sume al caso, a pesar de las presiones de los legisladores irlandeses. "Realmente creo que se trata de un área en la que debemos ser muy cuidadosos", declaró Varadkar a RTÉ Radio durante el fin de semana.

"Hamás entró en Israel (el 7 de octubre), mató a 1.400 personas (...) esencialmente porque eran israelíes, porque eran judíos, porque vivían en Israel. ¿No fue eso también un genocidio?", cuestionó Varadkar.

España, que también critica abiertamente la campaña bélica de Israel en Gaza, también se ha abstenido de hacer comentarios a pesar de que 250 juristas presentaron el miércoles una petición pidiendo el respaldo del Gobierno.

En declaraciones a Euronews, Philippe Dam, director para la UE de Human Rights Watch, afirmó que el caso ante la CIJ es una oportunidad para que la UE "reafirme su compromiso con la justicia y la rendición de cuentas" en el contexto del conflicto de Gaza.

PUBLICIDAD

"Es esencial que la Unión Europea y sus Estados miembros dejen realmente claro que apoyan el poder judicial y los procesos judiciales a nivel internacional", afirmó.

"Deben respaldar urgentemente la iniciativa del tribunal", añadió Dam, "pero también asegurarse de que no escatimarán esfuerzos para garantizar que las medidas provisionales del tribunal -que esperamos que salgan a la luz en unas semanas- sean cumplidas por Israel".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El Tribunal de La Haya quiere investigar los crímenes de guerra en Israel y Gaza, ¿cuál es la posición de Europa?

¿Puede Europa ayudar a los bielorrusos prodemocráticos mientras Lukashenko se aferra al poder?

Exclusiva: La Oficina de Propiedad Intelectual de la UE se enfrenta a denuncias por irregularidades en la preselección, nepotismo y corrupción