EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

'Pollos malvados' o 'Perros de dos colas': Los seis partidos más extraños de las elecciones de la UE

Los votantes de la UE acuden a las urnas en junio
Los votantes de la UE acuden a las urnas en junio Derechos de autor AP Photo
Derechos de autor AP Photo
Por Jack Schickler
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Muchos partidos políticos están haciendo todo lo posible por ganarse tu voto en junio; otros, no tanto.

PUBLICIDAD

En junio se celebran las elecciones europeas, y muchos de los partidos establecidos luchan por ganar su voto para elegir a los 720 eurodiputados que determinarán el curso de la legislación de la UE en los próximos cinco años.

Sin embargo, muchos de ellos no lucharán con la misma intensidad, y también hay multitud de opciones más especializadas, cuando no francamente extravagantes.

A medida que avanza la cuenta atrás para la apertura de las urnas el 6 de junio, hemos examinado las listas electorales para encontrar las opciones más extrañas a las que podrían enfrentarse los europeos en las urnas.

1. Hablar en esperanto

En Francia, los votantes pueden poner su X junto al partido Democracia Europea Esperanto, una campaña unipersonal que pretende añadir esta lengua artificial, inventada en 1887, a la lista de 24 lenguas oficiales del bloque.

"Los órganos de la UE funcionan casi exclusivamente en inglés", dicen los documentos de la página web del partido. "La población europea está aislada de sus dirigentes".

¿Es realmente la falta de esperanto la razón por la que los votantes se sienten separados de Bruselas? En 2019, 18.587 miembros del electorado francés pensaban que sí, situando al partido en el 0,08% del total nacional.

Se convirtió en uno de los 28 partidos que se presentaron en Francia pero no obtuvieron ningún eurodiputado, incluidos los grupos que promueven los derechos de los animales, el comunismo revolucionario y la salida de Francia de la UE.

Aun así, no podemos evitar desear "bonŝancon" a la funcionaria jubilada Laure Patas d'Illiers, que encabeza la lista esperanto este año.

2. Un partido para "millennials"

En toda Europa, los estrategas de los partidos intentan averiguar qué argumentos resonarán entre los jóvenes o los mayores.

Ahora hay un partido para los millennials: no la generación de votantes nacida en torno al cambio de milenio, sino para los que esperan que llegue el próximo, en el año 3.000.

Junto a partidos mayoritarios como los democristianos y los socialistas, los votantes alemanes pueden elegir entre una serie de opciones dedicadas al vegetarianismo, el humanismo y los derechos de los animales.

O pueden decantarse por un partido con intereses aún más especiales, dedicado a la investigación biomédica del rejuvenecimiento o a detener por completo el proceso de envejecimiento.

El sitio web del Partei für schulmedizinische Verjüngungsforschung dice que invertirá 40.000 millones de euros anuales de la UE para ofrecer una "vida sana ilimitada para todos", prometiendo a los europeos la posibilidad de vivir miles de años.

¿Quién quiere vivir eternamente? Supongo que lo sabremos en junio.

3. No votar como reclamo

Si no te apetece votar para convertirte en Matusalén, puedes... no votar. Ése es más o menos el lema de una de las opciones más oscuras de la UE.

En Chequia, hay un partido llamado "No votes por nosotros" - y su mensaje puede resultar tristemente popular.

Las últimas elecciones a la UE de 2019 registraron una participación récord, atribuida a un aumento del interés entre los votantes más jóvenes. Pero casi la mitad del electorado optó por quedarse en casa, lo que sugiere un menor entusiasmo por las cuestiones de la UE en comparación con las encuestas nacionales.

El nombre completo de la checa "Nechceme Vase Hlasy" dirige a los usuarios hacia un sitio web que proclama los beneficios del "anarcocapitalismo", una teoría política libertaria que aboga por hacer retroceder la regulación estatal para ayudar a la libertad.

PUBLICIDAD

4. Votar a un pollo malvado...

El antipartido checo no es el único que se presenta a las elecciones que no se toma del todo en serio salir elegido.

El sueco "Ond Kyckling Partiet", o Partido del Pollo Malvado, es uno de los 114 grupos que compiten por los 21 escaños del Parlamento Europeo.

"Al principio, lo del pollo malvado era una especie de broma interna", explica a 'Euronews' Svante Strokirk, fundador del partido y cabeza de lista. "No recuerdo exactamente por qué, pero se fue transformando".

Aunque el partido tiene algunas ideas políticas, desde la reforma de los derechos de autor a las normas electorales, Strokirk parece más interesado en probar lo fácil que era registrarse formalmente como candidato. (En Suecia es bastante fácil, según parece).

Espera conseguir más de 100 votos, lo que supondría un aumento significativo respecto a los 39 que obtuvieron los Pollos en las recientes elecciones nacionales. Según nuestros cálculos, eso no bastaría para elegirle eurodiputado, y no le preocupa restar atención a otros actores más serios.

PUBLICIDAD

"Si alguien quiere votar al Partido del Pollo Malvado, creo que probablemente no habría votado de todos modos, o no le importa mucho a quién vota", afirma.

Dice que no está muy seguro de querer convertirse en eurodiputado, aunque reconoce que "sería guay".

"No he llegado a mirar los precios de la vivienda en Bruselas", añade.

5. ... o un perro de dos colas

A veces, en política, lo que empieza con humor puede acabar mortalmente serio.

Un sondeo reciente de 'Euronews' pronostica que el Movimiento Cinco Estrellas, fundado por el escritor satírico Beppe Grillo, ganará 16 de los 76 escaños italianos en junio.

PUBLICIDAD

El Partido del Perro de Dos Colas, fundado en Szeged (Hungría) hace casi veinte años, se propuso burlarse de la política tradicional mediante acrobacias humorísticas basadas en el arte, pero ahora dice que es mucho más que una broma.

Marietta Le, candidata principal del partido, explica a Euronews que los Perros de Dos Colas "llaman la atención sobre los problemas de la vida pública y la política" a través de un "pensamiento comunitario a largo plazo".

Le citó problemas que van desde las aceras rotas a la corrupción: y ciertamente hay muchos problemas sobre los que llamar la atención. El líder derechista Viktor Orbán, en el poder desde 2010, ha sido condenado por caer en la autocracia, y los eurodiputados citan su preocupación por la independencia judicial y la libertad de los medios de comunicación.

Aumentan las esperanzas en alternativas como Péter Magyar, un antiguo colaborador de Orbán que ha presentado 12 candidaturas al Parlamento Europeo y está subiendo en las encuestas.

Pero Le confía en que su partido consiga al menos un legislador europeo, y está en conversaciones para unirse al grupo de los Verdes del Parlamento si lo logran.

PUBLICIDAD

"No necesitamos mesías, necesitamos miles de personas que se dejen la piel para hacer de este país un lugar mejor", dijo. "Somos un partido divertido - y los otros partidos son chistes".

6. El partido de la fiesta

Quizá el partido de protesta más famoso -y, según la mayoría de las mediciones, con más éxito- sea el alemán Die Partei.

Este mes de junio, el cómico y fundador Martin Sonneborn aspira a conseguir un tercer mandato en el Parlamento Europeo, con un manifiesto que incluye la promesa de reconstruir el Muro de Berlín y limitar los precios de la cerveza y los kebabs.

Según la página web del Parlamento Europeo, durante sus diez años como eurodiputado, Sonneborn no ha redactado ni un solo informe, la herramienta clave que utilizan los legisladores para modificar la legislación de la UE o pedir cambios políticos.

Sonneborn dijo a 'Euronews' que está levantando el velo sobre las opacas instituciones de la UE - y también cita intervenciones sobre temas más serios, como la forma en que la Comisión Europea negoció los contratos de la vacuna Covid con Pfizer, y las problemáticas relaciones del bloque con Azerbaiyán.

PUBLICIDAD

"A los millones de ciudadanos que siguen mis discursos en Internet parecen gustarles hasta ahora", dijo Sonneborn a 'Euronews' en una declaración enviada por correo electrónico. "Es crucial que no volvamos a elegir a los partidos que han llevado a Europa a la guerra y la crisis".

¿Por qué hay tantos partidos?

Para Sophia Russack, del Centro de Estudios Políticos Europeos, no es de extrañar que haya tanta diversidad en junio.

"Las elecciones al Parlamento Europeo son siempre un campo de pruebas muy atractivo para los nuevos partidos", explica Russack, investigadora del think tank con sede en Bruselas.

En países como Alemania, no existe un umbral mínimo para que un partido consiga representación en la UE, por lo que son un buen precalentamiento antes de presentarse a las elecciones nacionales, que tienen un umbral mínimo mucho más duro del 5%.

"Los partidos satíricos aportan frescura... No creo que la existencia de este tipo de partidos sea necesariamente perjudicial para la democracia", afirma Russack.

PUBLICIDAD

Sin embargo, añadió, las normas del Parlamento Europeo perjudican a los iconoclastas que no encajan en ninguna de las grandes familias políticas de la cámara, que en la actualidad son siete.

"El poder y la influencia se distribuyen por grupos y por afiliación a grupos", explica la eurodiputada. "Sin un grupo, no eres nada".

Aunque los de fuera pueden ofrecer una perspectiva nueva y honesta, la broma puede cansar, advierte.

"Si además suelen quedarse mandato tras mandato, entonces ya no cumple el mismo propósito", afirma. "También están ocupando el espacio de alguien que quizá quiera hacer un trabajo adecuado".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

¿Qué resultado quieren las empresas de las elecciones europeas?

Elecciones europeas: ¿Qué quieren hacer los partidos en materia de inmigración y asilo?

Elecciones europeas: ¿A qué fuerza política votarán los ciudadanos de la UE?