This content is not available in your region

Domando los tuk tuk: Egipto toma medidas para regular los populares vehículos de tres ruedas

Domando los tuk tuk: Egipto toma medidas para regular los populares vehículos de tres ruedas
Domando los tuk tuk: Egipto toma medidas para regular los populares vehículos de tres ruedas   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Por Malaika Tapper

EL CAIRO, 8 jul – Para algunos son una molestia, ya que se mueven entre el tráfico de las caóticas calles de la ciudad egipcia o se deslizan por estrechos callejones. Para otros, son una forma barata de ir de un lugar a otro en una fracción del tiempo que se tarda en el transporte público.

Ahora, el gobierno quiere regular los tuk tuk (autorickshaws o mototaxis de tres ruedas) introduciendo un sistema nacional de licencias e instando a los conductores a cambiar a minibuses de gas natural.

Las autoridades calculan que puede haber hasta 4 millones de tuk tuk en Egipto, pero no tienen licencia o la tienen según un mosaico de normas locales.

A menudo engalanados con luces fluorescentes y potentes sistemas de sonido, sus conductores, en su mayoría jóvenes, se aventuran sin miedo en las autopistas, se cuelan por los improbables huecos del tráfico y dan volantazos entre los automóviles que se aproximan.

El gobierno afirma que la concesión de licencias ayudará a localizar a los responsables de accidentes o delitos, a prevenir la conducción de menores y a proporcionar a los conductores un seguro y una pensión.

Tarek Awad, portavoz de la iniciativa, dijo que esperaba que la mitad de los conductores decidieran cambiar sus autorickshaws por furgonetas, lo que calificó de medio de transporte “seguro y civilizado”.

Algunos conductores acogieron con satisfacción el plan de concesión de licencias, pero se opusieron a cambiar sus tuk tuk por furgonetas. Conductores y pasajeros dicen que no son fáciles de sustituir.

“Una anciana con cinco o seis bolsas y dos niños, ¿va a pedir un taxi por 30 libras (2 dólares)? ¿O va a tomar el tuk tuk por cinco?”, se pregunta el conductor Hany Khamis Abd al-Qadr, de 39 años.

Los autobuses públicos rara vez entran en los densos barrios residenciales, por lo que la gente tiene que buscarse el camino a casa desde las calles principales.

Los conductores dicen que ni siquiera las furgonetas podrán bajar a las calles más estrechas para dejar a la gente en sus puertas.

En las estrechas calles del mercado del barrio cairota de Mokattam, los tuk tuk son los únicos vehículos que circulan.

“Los automóviles no pueden entrar”, dice el conductor Hossam Abdelmajid, de 35 años.

Para Umm Kareem, de 56 años y residente en Mokattam, los tuk tuk son una bendición.

“El conductor te lleva al lugar exacto al que quieres ir”, dijo. “Es una consideración para las personas que están enfermas o con problemas”.