This content is not available in your region

"Marchitarse y morir": ola de calor en noroeste de EEUU arrasa cultivos de trigo y frutales

"Marchitarse y morir": ola de calor en noroeste de EEUU arrasa cultivos de trigo y frutales
"Marchitarse y morir": ola de calor en noroeste de EEUU arrasa cultivos de trigo y frutales   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Por Julie Ingwersen

CHICAGO, 12 jul – Una ola de calor sin precedentes y una sequía en la región noroeste del Pacífico en Estados Unidos están dañando el trigo blanco, codiciado por los compradores asiáticos, y ha obligado a trabajadores a cosechar en medio de la noche para salvar cultivos y evitar los mortales sofocos durante el día.

El clima extremo representa otro golpe para los agricultores de la zona que han estado batallando por la escasez de mano de obra y los mayores costos de transporte durante la pandemia, lo que podría impulsar aún más la inflación global de los alimentos.

Cordell Kress, que cultiva en el sureste de Idaho, cree que su trigo blanco de invierno producirá cerca de la mitad de bushels por acre que en un año normal cuando comience a cosechar la próxima semana, y ya ha destruido parte de sus plantaciones de canola y semillas oleaginosas que se marchitaron.

El noroeste del Pacífico es la única región de Estados Unidos que cultiva el trigo blanco blando que se utiliza para hacer bizcochos y fideos, y los agricultores esperaban sacar provecho de los altos precios de los cereales.

Otros países, incluidos Australia y Canadá, cultivan trigo blanco, pero la variedad estadounidense es especialmente apreciada por los compradores asiáticos.

“El estado de ánimo general entre los agricultores de mi área es más terrible que nunca”, dijo Kress. “Una sequía como esta te golpea. Ves que tu sangre, sudor y lágrimas se marchitan lentamente y mueren”.

Las exportaciones estadounidenses de trigo blanco en la campaña comercial que terminó el 31 de mayo alcanzaron un máximo en 40 años de 265 millones de bushels, impulsadas por una demanda sin precedentes de China.

Pero es posible que los agricultores no tengan tanto para vender este año.

“La cosecha de trigo de Washington está en muy mal estado en este momento”, dijo Clark Neely, agrónomo de la Universidad Estatal de Washington.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos calificó esta semana el 68% del trigo de primavera del estado y el 36% de su trigo de invierno en malas o muy malas condiciones. Hace un año, solo el 2% del trigo de invierno del estado y el 6% de su trigo de primavera se calificaron de pobre a muy pobre.

Además de las pérdidas de rendimiento previstas, los compradores de cereales se preocupan por la calidad. Los molinos recurren al trigo blanco blando del noroeste del Pacífico por su bajo contenido de proteínas, que es muy adecuado para pasteles y galletas saladas.

Pero la sequía está marchitando los granos de trigo y elevando los niveles de proteínas, lo que hace que parte de la cosecha sea menos valiosa. “La proteína es tan alta que no se puede usar para nada más que alimento para el ganado”, dijo Kress.

Los trigos “blandos” bajos en proteínas tienen un contenido de gluten más bajo que los trigos “duros” utilizados para el pan, lo que produce una masa menos elástica para pasteles y galletas delicadas.

El Departamento de Agricultura del Estado de Washington dijo que aún era demasiado pronto para estimar la pérdida de ingresos por daños a las cosechas.

El calor alcanzó su punto máximo a finales de junio, en plena cosecha de cerezas. Las temperaturas alcanzaron los 48 grados centígrados el 28 de junio en The Dalles, Oregon, a lo largo de la frontera con Washington, cerca del corazón de la tierra de las cerezas.

COSECHANOCTURNA DE CEREZAS

En los días más calurosos de junio, los trabajadores normalmente comienzan a recolectar cerezas a las 04.00 hora local. Este año iniciaron faenas a las 01.00 horas, equipados con faros y lámparas para eludir el calor del día que amenazaba su seguridad y hacía que la fruta fuera demasiado blanda para recoger.

La región aún debería producir una cosecha de cerezas cercana al promedio, pero el volumen no será abundante como se esperaba inicialmente, dijo BJ Thurlby, presidente de Northwest Cherry Growers, un grupo comercial financiado por agricultores que representa al principal productor de cerezas de Washington y otros estados occidentales.

“Creemos que probablemente perdimos alrededor del 20% de la cosecha”, dijo Thurlby, y agregó que los productores simplemente tuvieron que abandonar una porción de las cerezas dañadas por el calor en sus terrenos.

Y la situación de las manzanas, el producto agrícola más valioso del estado de Washington, es incierta, cuando faltan seis semanas para iniciar la cosecha del sector valorizado en 2.000 millones de dólares al año.

Los productores de manzanas están acostumbrados a las noches de insomnio ya que responden a las heladas primaverales, pero tienen poca experiencia con el calor sofocante por periodos más largos.

“Realmente no sabemos cuáles son los efectos. Simplemente tenemos que aguantarlo”, dijo Todd Fryhover, presidente de la Comisión de Manzanas de Washington.