This content is not available in your region

FMI prevé que inflación disminuirá en 2022, riesgos para suministros pueden mantenerla elevada

FMI prevé que inflación disminuirá en 2022, riesgos para suministros pueden mantenerla elevada
FMI prevé que inflación disminuirá en 2022, riesgos para suministros pueden mantenerla elevada   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por David Lawder

WASHINGTON, 6 oct – El Fondo Monetario Internacional dijo el miércoles que la inflación general de los precios al consumidor debería tocar máximos este otoño boreal y volver a los niveles previos a la pandemia para mediados de 2022, pero persiste el riesgo de que se mantengan los picos de inflación impulsados por la escasez.

Las previsiones del FMI para las economías avanzadas muestran una aceleración de la inflación general a un máximo de 3,6% en el otoño boreal de 2021 y un declive a 2% a mediados de 2022. Las economías de mercados emergentes y en desarrollo verán una reducción de la inflación al 4% el próximo año después de alcanzar un máximo del 6,8% este otoño boreal.

El análisis se publicó como un capítulo analítico de Perspectivas de la Economía Mundial titulado “Inflation Scares”.

“El fuerte aumento de los precios de la vivienda y la prolongada escasez de suministro de insumos en las economías avanzadas y en desarrollo y las continuas presiones de los precios de los alimentos y las depreciaciones de la moneda en los mercados emergentes podrían mantener la inflación elevada por más tiempo”, dijo el FMI en el informe.

El personal del Fondo realizó simulaciones para incluir interrupciones prolongadas del suministro en ciertos sectores y grandes oscilaciones en los precios de las materias primas que podrían mantener la inflación general “significativamente más alta que la línea de base”. Añadiendo un desanclaje temporal de las expectativas de inflación, esta simulación muestra “una inflación aún más alta, más persistente y volátil”.

El FMI dijo que la inflación general ha sido impulsada recientemente por la demanda reprimida y los ahorros acumulados impulsados por estímulos fiscales y monetarios; precios de las materias primas en rápido aumento; y escasez de insumos e interrupciones de la cadena de suministro.

Un aumento del 40% en los precios mundiales de los alimentos desde el inicio de la pandemia ha afectado duramente a los países de bajos ingresos.

Los salarios han aumentado notablemente en los sectores más afectados por la pandemia de COVID-19, como el ocio, la hostelería y el comercio minorista en algunas economías avanzadas, incluido Estados Unidos.

Pero el capítulo señala que el crecimiento salarial ha ido acompañado de una disminución en las horas, y ha habido pocos signos de aceleración salarial en toda la economía hasta mediados de 2021.

Las expectativas de inflación tienden a estar bien ancladas en países con bancos centrales independientes que tienen políticas monetarias creíbles y bien comunicadas, dijo el FMI.

Las aceleraciones de la inflación, especialmente en los mercados emergentes, a menudo se asocian con fuertes depreciaciones del tipo de cambio. En las economías avanzadas, a menudo van precedidas de grandes déficits fiscales, según el capítulo.

La sección sostiene que el ancla de las expectativas de inflación “se ha mantenido relativamente estable hasta ahora durante la pandemia de COVID-19″.