This content is not available in your region

La economía británica crece un 0,6% en septiembre tras un verano flojo - ONS

La economía británica crece un 0,6% en septiembre tras un verano flojo - ONS
La economía británica crece un 0,6% en septiembre tras un verano flojo - ONS   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por William Schomberg y Andy Bruce

LONDRES, 11 nov – La economía británica creció un 0,6% en septiembre, pero las estimaciones de los meses anteriores se revisaron a la baja, lo que deja el PIB un 0,6% inferior al de febrero de 2020, poco antes de que el país entrara en su primer confinamiento por COVID-19.

Los datos mostraron la imagen de una economía que perdió impulso tras la relajación de las restricciones debido a los problemas de la cadena de suministro mundial y a la actitud precavida de las empresas.

Los economistas encuestados por Reuters habían previsto un crecimiento mensual del producto interior bruto británico del 0,4% para septiembre.

La Oficina Nacional de Estadística de Reino Unido dijo que el PIB en julio cayó un 0,2%, una caída mayor que la estimada anteriormente del 0,1%, mientras que la producción en agosto mostró un aumento de sólo el 0,2%, lo que es más débil que el 0,4% reportado originalmente.

“Aunque la producción mensual repuntó durante el trimestre tras la contracción de julio, es más probable que refleje un impulso pasajero por la relajación de las restricciones que una mejora significativa”, dijo Suren Thiru, jefe de economía de la Cámara de Comercio Británica.

El crecimiento de septiembre se vio favorecido por el aumento de la producción en el sector de la salud, ya que la población volvió a acudir a las consultas médicas tras una reducción de visitas durante la pandemia, lo que llevó a un aumento del 0,7% en el sector de los servicios con respecto a agosto.

Sin embargo, la producción industrial cayó un 0,4%, ya que la distribución de gas se redujo por cuarto mes consecutivo.

En el conjunto del tercer trimestre, el PIB creció un 1,3%, el crecimiento más débil en tres meses desde que Reino Unido se encontraba confinado a principios de 2021. El Banco de Inglaterra y el sondeo de Reuters entre economistas habían previsto una expansión del 1,5%.

La quinta economía más grande del mundo se contrajo casi un 10% en 2020, pero el Fondo Monetario Internacional ha pronosticado que está en camino de tener la expansión más rápida de cualquier país del Grupo de los Siete en 2021, cuando se esperaba que creciera un 6,8%.

Sin embargo, el rápido repunte desde el fin de los confinamientos que se registró en la primavera dio paso a un crecimiento más lento durante el verano debido a una combinación de aumento de los casos de COVID-19, los problemas de la cadena de suministro global y la escasez de algunos trabajadores después del Brexit.

El Banco de Inglaterra dijo la semana pasada, al anunciar el mantenimiento sin cambios de los tipos de interés, que el crecimiento económico reciente fue más débil de lo que esperaba y que vigilará de cerca el estado del mercado laboral, después del fin del plan de protección del empleo del Gobierno británico el 1 de octubre.

Otros datos mostraron que el déficit de la balanza comercial británica aumentó en 9.000 millones de libras en el tercer trimestre, hasta los 42.300 millones de libras, debido al aumento de las importaciones procedentes de países de la Unión Europea y de fuera de ella, mientras que las exportaciones cayeron, sobre todo a países no pertenecientes al bloque.