This content is not available in your region

Agricultores argentinos apuestan por maíz tardío para enfrentar a La Niña

Agricultores argentinos apuestan fuerte por maíz tardío frente a verano bajo La Niña
Agricultores argentinos apuestan fuerte por maíz tardío frente a verano bajo La Niña   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Por Reuters

Por Hugh Bronstein y Maximilian Heath

BUENOSAIRES, 9 dic -Los agricultores de Argentina apostarán fuerte por el maíz sembrado de forma tardía para evitar posibles sequías durante un verano austral atravesado por el fenómeno climático La Niña, en una campaña en la que se aguarda una cosecha récord del cereal en el país.

La Niña provoca en Argentina, el segundo exportador mundial de maíz, una disminución de los niveles habituales de lluvia en su principal región agropecuaria. Si bien hasta el momento las precipitaciones han acompañado al ciclo 2021/22, los productores temen al comportamiento del clima durante el verano.

Por eso es que a solo semanas del inicio de la estación más cálida y seca en Argentina, Alberto Morelli, el titular de cámara de la cadena del maíz en Argentina Maizar, dijo que espera entre el 55% y 60% del total del cereal en el país sean lotes sembrados de manera tardía, desde el 52% del ciclo previo.

Esa estrategia, que permite a esos cultivos iniciar sus etapa clave de desarrollo al final del verano, probablemente lleve a las exportaciones argentinas de maíz a un nivel récord en momentos de una fuerte demanda global del grano, dijo a Reuters Morelli.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires el jueves informó que aún resta sembrarse el 60,5% de los 7,3 millones de hectáreas que prevé que se sembrarán con maíz 2021/22. A la misma fecha de la campaña pasada esa cifra era del 53%.

La semana pasada la Bolsa elevó su previsión de cosecha del maíz 2021/22 a un nuevo récord de 57 millones de toneladas.

“Es probable que haya unas exportaciones que sean récord”, dijo Morelli. “Los maíces de primera están teniendo un buen desarrollo. El mayor porcentaje de maíz de segunda es por las perspectivas de poder esquivar la falta de agua del verano para cuando la floración llegue”, agregó.

El maíz temprano se siembra a partir de septiembre y se cosecha desde marzo en Argentina. Los productores locales ya están implantando lotes tardíos, los cuales recolectarán a partir de mayo.

Hasta fines de noviembre, exportadores compraron un total de 10,8 millones de toneladas de maíz 2021/22, desde los 10,2 millones que la campaña previa registró a la misma fecha. Para la Bolsa, la producción más grande del país hasta la fecha es del ciclo 2020/21, de 52,5 millones de toneladas.

Los principales compradores de maíz de Argentina el año pasado fueron Vietnam, Egipto y Argelia.

Brasil, vecino y competidor internacional de Argentina, ha visto su campaña de maíz 2021/22 afectada por una sequía, que golpeó principalmente a los estados del sur entre noviembre y diciembre.

‘BOOM’ DE MAÍZPOSPANDÉMICO

Impulsado por una intensa demanda internacional en un año marcado por la gradual normalización de las sociedades tras las fuertes restricciones del 2020 por la pandemia, el maíz en mayo alcanzó su valor más alto en ocho años en el influyente mercado de Chicago y aún está muy por encima de lo histórico.

La tendencia tiene lugar pese a que se prevé que la producción mundial del cereal alcance un récord en la actual campaña.

Los productores argentinos ya están sembrando sus lotes reservados para el maíz de segunda etapa.

Germán Heinzenknecht, un meteorólogo de la Consultora de Climatología Aplicada (CCA), dijo que hay más agricultores sembrando maíz avanzada la temporada “como un mecanismo de defensa contra las condiciones del verano”, que comienza el 21 de diciembre en el hemisferio sur.

“Este año la preocupación está justificada”, señalo Heinzenknecht. “Algunas zonas ya están muy secas y podrían empeorar”.

En la temporada que comenzó en septiembre, se espera que se implanten 7,3 millones de hectáreas con maíz, según la Bolsa.

“Yo sembré temprano en lugares como Rojas y Trenque Lauquen (en la provincia de Buenos Aires), donde había llovido. Retrasé siembras en el sur de Córdoba, donde está siendo sembrado de forma tardía debido al clima seco”, dijo el agricultor argentino Francisco Santillán.