This content is not available in your region

La Fed podría apuntar a un alza de tipos de interés contra la inflación en marzo

La Fed podría apuntar a un alza de tipos de interés contra la inflación en marzo
La Fed podría apuntar a un alza de tipos de interés contra la inflación en marzo   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Howard Schneider

WASHINGTON, 26 ene – Los analistas prevén que la Reserva Federal anticipe el miércoles sus planes de subir los tipos de interés en marzo, al tiempo que se centra en la lucha contra la inflación y deja de lado, al menos por ahora, los riesgos económicos que plantean la pandemia de coronavirus en curso, un brote de volatilidad en los mercados y los temores occidentales a una invasión rusa de Ucrania.

La decisión estratégica, que se dará a conocer a las 2 p.m. EST (1900 GMT) después de una reunión de dos días, no comprometerá al banco central estadounidense a tomar un rumbo determinado cuando su comité de fijación de tipos vuelva a reunirse dentro de siete semanas.

Sin embargo, en ausencia de un cambio marcado en el curso de la economía, es probable que en su reunión de marzo la Fed comience a retirar su apoyo vinculado a la pandemia, apostando por que una combinación de tipos de interés más altos y una menor presencia del banco central en los mercados financieros ayude a frenar el ritmo de aumento de los precios.

Las reuniones previas a este tipo de medidas de política monetaria suelen servir para presagiar lo que se avecina.

Con una inflación estadounidense “muy alta” y una tasa de desempleo de apenas el 3,9%, el presidente de la Fed, Jerome Powell, y sus colegas “hablarán de la economía sin ponerse apocalípticos en cuanto a la inflación y prepararán el terreno para una subida de los tipos de interés en marzo”, escribió el economista de Cornerstone Macro Roberto Perli en una nota antes de la decisión.

Es probable que también sigan debatiendo cómo y cuándo reducir las enormes tenencias de bonos del Tesoro y valores respaldados por hipotecas del banco central como una forma más de endurecer la política monetaria.

Powell tiene previsto iniciar una conferencia de prensa media hora después de la publicación del comunicado. Los responsables de la Fed no ofrecerán proyecciones económicas y de tipos de interés actualizadas el miércoles, por lo que será Powell quien explique con detalle cómo se alinean los puntos de vista del banco central con los de los inversores, que esperan una mayor lucha contra la inflación y que, como consecuencia, han vendido las acciones estadounidenses y han comenzado a subir los tipos de interés del mercado a largo plazo este mes.

Se espera que la Fed mantenga el miércoles su tipo de interés de referencia a un día sin cambios en el nivel cercano a cero.

YA NO ES TRANSITORIO

La negociación en Wall Street esta semana ha sido notablemente volátil, y el índice S&P 500 ha perdido cerca de un 8% este año. Eso, junto con el aumento de algunos tipos de mercado, por ejemplo en las hipotecas de las viviendas, obligará a Powell a moverse entre el deseo de mantener la recuperación económica en el camino y afirmar que el control de la inflación es actualmente la primera prioridad de la Fed.

“No se mostrará nervioso por el hecho de que la inflación siga siendo alta durante mucho tiempo”, escribió Perli, pero dejará abierta la posibilidad de subir los tipos más rápido de lo previsto, o incluso en más del incremento habitual de un cuarto de punto, “como seguro contra los riesgos de la inflación, que son obviamente sustanciales”.

Esos riesgos se han ido acentuando en los últimos cinco meses. En agosto, Powell utilizó un discurso elaborado para explicar por qué pensaba que la alta inflación sería “transitoria”, pero desde entonces los datos económicos han demostrado lo contrario.

Con un aumento de la inflación al consumo del 7% anual, el ritmo más rápido desde principios de la década de 1980, la cuestión ha sido señalada por la Casa Blanca como un riesgo económico clave y, para el Partido Demócrata del presidente Joe Biden, un riesgo político.

Los nuevos datos que se publicarán a finales de esta semana mostrarán probablemente que la reaparición de la pandemia redujo el ritmo de crecimiento económico a finales de 2021 y mantuvo las medidas de inflación más vigiladas por la Fed muy por encima de su objetivo del 2%.

Hay poco respiro a la vista. Si acaso, los acontecimientos internacionales encierran el riesgo de que se produzca un empeoramiento del panorama. Las estrictas políticas de China contra el coronavirus significan que las cadenas de suministro mundiales pueden tardar más en volver a la normalidad, y un conflicto militar entre Rusia y Ucrania podría añadirse también a la inflación.

“Las consecuencias para el mercado energético (…) probablemente serían un nuevo aumento de los precios del petróleo y del gas natural y, por tanto, de los costes de la energía en general para muchos países del mundo”, dijo el martes Gita Gopinath, primera subdirectora gerente del Fondo Monetario Internacional, después de que el FMI rebajara sus previsiones de crecimiento económico para 2022 para las economías estadounidense, china y mundial..

“Así que en términos de cifras de inflación general, ciertamente podría mantener la inflación general mucho más elevada durante más tiempo”, dijo.