This content is not available in your region

Madres subrogadas, bebés y embriones congelados en Ucrania mientras los padres observan horrorizados

Access to the comments Comentarios
Por Natalie Huet  & Naira Davlashyan
Una mujer sostiene a su hijo recién nacido en el sótano de una maternidad convertida en sala médica y utilizada como refugio antibombas, Kiev, Ucrania
Una mujer sostiene a su hijo recién nacido en el sótano de una maternidad convertida en sala médica y utilizada como refugio antibombas, Kiev, Ucrania   -   Derechos de autor  AP Photo/Efrem Lukatsky

Ali, un bebé de tres semanas, nunca ha conocido a sus padres biológicos y espera en un refugio antibombas de Kiev a que alguien venga a recogerlo.

Nacido de una madre de alquiler en Ucrania, es uno de las docenas de bebés que se encuentran varados en la capital mientras los incesantes ataques de las fuerzas rusas ponen en peligro un controvertido negocio en el que las mujeres que dan vida a parejas infértiles intentan ahora escapar de la muerte.

La maternidad subrogada de pago es legal en Ucrania; de hecho, el país ha sido durante años uno de los destinos más asequibles y sin complicaciones para esta práctica.

Sólo las parejas heterosexuales que no pueden quedarse embarazadas por razones médicas pueden optar a ella legalmente, aunque la falta de supervisión y la corrupción han atraído también a las parejas del mismo sexo.

Pero la invasión de Rusia a finales de febrero ha hecho entrar en pánico al sector transfronterizo y ha puesto de manifiesto los intereses contrapuestos de las madres de alquiler, las parejas cuyo bebé llevan y las agencias que las conectan.

"Enviar a las familias a una zona de guerra para que se unan a los niños, es muy, muy difícil.
Sam Everingham
Fundador, Growing Families

"Nunca hemos visto nada peor. Es una crisis absoluta", dijo a Euronews Next Sam Everingham, cuya asociación sin fines de lucro Growing Families apoya a los padres que optan por la gestación subrogada.

Su asociación tiene más de 10 años de experiencia trabajando con el gobierno y las agencias durante las crisis; desde un golpe militar en Tailandia hasta terremotos en Nepal y cierres del espacio aéreo durante la pandemia del COVID-19.

Ahora está ayudando a un centenar de familias que intentaron tener un bebé mediante gestación subrogada en Ucrania y que ahora están desesperadas por sacar a sus recién nacidos -y sus embriones- del país de forma segura.

"Cada uno de estos casos es angustioso", dijo Everingham. "Podemos llevar a la gente a través de las fronteras, pero esto es un nivel completamente distinto. Enviar a las familias a una zona de guerra para que se reúnan con sus hijos es muy, muy difícil".

Emilio Morenatti/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved
Soldados ucranianos ayudan a una familia a huir cruzando el río Irpin en las afueras de Kiev, Ucrania, el sábado 5 de marzo de 2022Emilio Morenatti/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved

100 bebés en un refugio antiaéreo

Los padres biológicos de Ali viven en Toronto (Canadá), donde intentaron durante más de 10 años tener un bebé, pero fracasaron a pesar de los múltiples intentos de fecundación in vitro (FIV).

Hace tres años, el matrimonio decidió recurrir a la gestación subrogada en Ucrania, donde por unos 40.000 a 60.000 euros -la mitad de lo que cuesta en Estados Unidos- las parejas pueden elegir a una madre dispuesta a llevar su embrión en el vientre y tener el bebé por ellos.

A la quinta transferencia de embriones, Farooq* y su mujer pudieron por fin celebrar un embarazo por subrogación. La cesárea estaba programada para el 20 de febrero, pero Ali se adelantó, el 18 de febrero.

Mientras pasaba sus primeros días en cuidados neonatales, sus nuevos padres volaron desde Toronto con escala en Estambul.

BioTexCom ha publicado un vídeo en el que presenta el refugio antibombas en el que intenta mantener a salvo a los recién nacidos

Pero el 24 de febrero, Rusia invadió Ucrania. Las compañías aéreas interrumpieron todos los vuelos al país y, de repente, la pareja no pudo llegar a Kiev.

La clínica que organizó la gestación subrogada, BioTexCom, se comprometió a cuidar de Ali en un refugio antibombas que aseguró para mantenerlo a salvo a él y a otros recién nacidos.

"Nuestro bebé está en un búnker en Kiev. Está en un búnker y no tenemos forma de llegar a él", dijo Farooq. "¿Cómo puedo llegar a ese lugar? No hablo ucraniano, no conozco el país".

La pareja pidió a BioTexCom que llevara a su hijo a Lviv -una ciudad del oeste de Ucrania que por ahora se considera relativamente segura- para poder recogerlo allí en su lugar.

"Pero dijeron que es demasiado peligroso viajar por carretera hasta allí y que es demasiado peligroso venir, los trenes están atascados y no es seguro viajar", dijo Farooq, añadiendo: "No tenemos ni idea de qué hacer ahora".

Efrem Lukatsky/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
En esta foto tomada el 14 de mayo de 2020, las enfermeras atienden a decenas de bebés subrogados y separados de sus futuros padres debido a las restricciones por COVID-19Efrem Lukatsky/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved

BioTexCom ha confirmado que recomienda a los padres que esperen a un momento más seguro para recoger a sus bebés, ya que los ataques aéreos, el racionamiento de combustible y la escasez de alimentos hacen que sea demasiado peligroso desplazarse con un recién nacido en un país extranjero devastado por la guerra.

No es la primera vez que BioTexCom tiene que ocuparse de recién nacidos desamparados. En mayo de 2020, en el punto álgido de la pandemia de COVID-19, cuando prácticamente se paralizaron los viajes en todo el mundo, la clínica publicó imágenes de hileras de bebés en cunas en un hotel de Kiev para llamar la atención sobre el problema.

La clínica cuida ahora de unos 30 bebés en su refugio antibombas y espera tener más de 100 en sus manos a finales de mes, dijo el asesor legal de BioTexCom, Denis Herman, a Euronews Next.

"Cada día tenemos uno, dos o tres nuevos bebés", dijo.

BioTexCom
Una captura de pantalla del vídeo de BioTexCom en el que se presenta su refugio antibombas en Kiev.BioTexCom

Embarazada de nueve meses y huyendo de la guerra

Oksana, una madre de alquiler ucraniana de 32 años, está embarazada de 39 semanas de una niña que está gestando para una pareja de Bulgaria.

Se encontraba con su marido y su hija de 9 años en un apartamento de Kiev cerca de la clínica de BioTexCom cuando Rusia invadió Ucrania.

"Lo más importante para nosotros en este momento es tener el bebé y sobrevivir
Oksana
madre de alquiler ucraniana de 32 años

La familia pasó dos días refugiándose en una de las estaciones de metro de la ciudad antes de huir al norte, a Chernígov.

Cuando esa ciudad también fue bombardeada, huyeron a su pueblo natal, cerca de la ciudad nororiental de Sumy.

"Aquí está más tranquilo, todavía no nos han tocado, gracias a Dios", dijo Oksana a Euronews Next.

"Lo más importante para nosotros en este momento es tener el bebé y sobrevivir", dijo, añadiendo que la familia no tenía planes de mudarse de nuevo, por ahora.

Como la mayoría de los hombres ucranianos de entre 18 y 60 años, su marido tiene prohibido salir del país porque puede ser reclutado para luchar.

"No nos vamos solos, no voy a dejar a mi familia. Estamos unidos, somos una familia y tenemos que estar juntos hasta el final", dijo.

"No moralmente correcto"

Everingham, de la red Growing Families, dijo que algunas parejas habían estado presionando a las madres de alquiler para que huyeran a zonas más seguras de Ucrania, o incluso para que abandonaran el país hacia Georgia, donde la maternidad subrogada también es legal.

"Eso no es moralmente correcto", dijo. "Estas mujeres no son mercancías. Hay que darles el derecho a tomar sus propias decisiones, no se les puede obligar a desplazarse. Y los padres y las agencias tienen que entenderlo".

"No nos vamos a ir solos, no voy a dejar a mi familia. Estamos unidos, somos una familia y tenemos que estar juntos hasta el final.
Oksana
Madre subrogada ucraniana de 32 años

Algunas clínicas, como BioTexCom, también afirman que es demasiado peligroso llevar a las madres de alquiler y a sus recién nacidos a la frontera con Polonia. Advierten de que si acaban en un país donde la maternidad subrogada está prohibida -como ocurre en la mayor parte de Europa-, la madre subrogada sería la única reconocida como madre legal del bebé.

Oksana está esperando en el este de Ucrania. Podría ponerse de parto en cualquier momento, ya que los combates se intensifican en todo el país.

"Con suerte, los enfrentamientos se calmarán y podré llevar al niño a la clínica y entregarlo con los documentos oficiales", dijo.

"No es mi bebé, es su bebé. Debería estar con ellos".

Oksana dijo que recurrió a la maternidad subrogada para pagar una costosa operación a su padre. Ahora, con la guerra, eso también está en el aire. Sin embargo, a pesar del angustioso contexto, dijo que no se arrepentía de haberse convertido en madre de alquiler.

"No me he arrepentido ni una sola vez porque la gente será feliz cuando tenga un bebé", dijo.

Francesco Malavolta/AP
Los cochecitos de los refugiados y sus bebés que huyen del conflicto de la vecina Ucrania se dejan en la estación de tren de Przemysl, Polonia, 2/3/2022Francesco Malavolta/AP

Hospital de maternidad bombardeado

Fuera de Ucrania, las personas que esperan tener por fin a su bebé están muy preocupadas, viendo con horror los estragos de los ataques de Rusia en el país.

El bombardeo de un hospital infantil y una maternidad en la ciudad sureña de Mariúpol, con imágenes de mujeres embarazadas ensangrentadas emergiendo de los escombros, tocó un nervio particularmente crudo.

"Cada vez que recibo un correo electrónico, temo que sea una mala noticia", dijo Farooq, y añadió que su esposa había caído en la depresión.

Dijo que había recurrido a la Cruz Roja y a otras ONG para que ayudaran a conseguir un pasaje seguro para su hijo, mientras que la embajada canadiense está tramitando un pasaporte para él.

"Pero el pasaporte no sirve de nada si no tienes al bebé", dijo.

Evgeniy Maloletka/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved
Empleados y voluntarios de emergencias ucranianos llevan a una mujer embarazada herida desde un hospital de maternidad dañado por los bombardeos en Mariupol, Ucrania, 9/3/2022Evgeniy Maloletka/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved

Embriones congelados en el limbo

BioTexCom envía a los padres biológicos fotos de sus bebés para intentar tranquilizarlos.

La clínica de gestación subrogada también busca ayuda para trasladar los miles de embriones, ovocitos y muestras de esperma congelados que pertenecen a sus clientes a un lugar seguro, posiblemente en otro país.

"Hay más de 3.000 parejas en todo el mundo que han puesto embriones en Ucrania, embriones que esperaban que un día fueran sus hijos, a menudo su único hijo.
Sam Everingham
Fundador Growing Families

"Hay más de 3.000 parejas en todo el mundo que han puesto embriones en Ucrania, embriones que esperaban que un día fueran sus hijos, a menudo su único hijo", dijo Everingham.

"Estas familias están destrozadas. ¿Volverán a ver esos embriones alguna vez?".

Farooq y su mujer también tienen embriones entre los 6.000 que BioTexCom almacena en Kiev. Pero en este momento, lo único que les preocupa es su hijo recién nacido, y cómo llegarán a él.

"Esperamos y rezamos por un alto el fuego o que le pase algo a Putin. Espero que se muera o algo así. Disculpen mi lenguaje. Pero ya sabes, eso es lo que esperamos".

¿Georgia es el nuevo punto de subrogación?

La rapidez con la que Kiev ha pasado de ser un destino privilegiado para la gestación subrogada a la peor pesadilla de estos padres ha cogido desprevenidos incluso a los agentes más experimentados del mercado.

"Durante muchos meses, las agencias de gestación subrogada de Ucrania decían que no fueran ridículas, que Rusia nunca las invadiría", explica Everingham.

Como resultado, "casi todas las agencias nunca pusieron en marcha ninguna medida de contingencia", dijo.

La guerra que se libra en Ucrania está rediseñando el mapa de los lugares de gestación subrogada en Europa, y están surgiendo escenarios catastróficos en las negociaciones sobre la letra pequeña de los contratos.

"Ya estamos recibiendo muchos padres que están estudiando la posibilidad de contratar en países como Georgia y que nos dicen: '¿podríais poner cláusulas en el contrato para decirnos qué pasaría si Rusia invadiera Georgia?' '¿Tendríamos acceso a los fondos que pagamos?' '¿Nos devolverían el dinero?' '¿Qué protección podríamos tener?'". añadió Everingham.

Describió estas preocupaciones como legítimas: "Incluso, digamos, si hubiera una guerra civil en EE.UU., ¿sabemos qué pasaría con un contrato de gestación subrogada?".

"Estas son cuestiones que la gente que hace acuerdos transfronterizos debe considerar porque estamos viviendo en un momento de gran incertidumbre".

Efrem Lukatsky/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
en esta foto de archivo tomada el 14 de mayo de 2020, una enfermera en un hotel de Kiev atiende a los bebés subgorados a través de la clínica de fertilidad BioTexComEfrem Lukatsky/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved

Gestación subrogada no regulada

Grecia, donde la gestación subrogada también es legal, está resultando ser otro país alternativo en Europa.

Pero, al igual que Georgia, es un país pequeño y puede tener dificultades para hacer frente a la enorme demanda de parejas que se alejan de Ucrania, dijo Everingham, quien predijo una creciente presión sobre los países de la "zona gris", como Chipre y Albania, donde la maternidad subrogada no está regulada por la ley.

Las clínicas de gestación subrogada y los gobiernos que hacen la vista gorda ante este negocio global tienen que hacer un examen de conciencia en esta crisis, advirtió Everingham.

"Uno de los problemas que hemos observado durante la última década en la que he estado involucrado en este ámbito es que si un país cierra, los proveedores se trasladan", dijo.

"Encuentran un nicho. Porque se dan cuenta de que el deseo de las parejas infértiles de tener familia es enorme. Es difícil de parar".

*Euronews Next no utiliza el nombre real de Farooq, a petición suya.