This content is not available in your region

Criptoverso: ¿Recuerdan cuando el bitcóin era "anónimo"?

Criptoverso: ¿Recuerdan cuando el bitcóin era "anónimo"?
Criptoverso: ¿Recuerdan cuando el bitcóin era "anónimo"?   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022
Por Reuters

Por Lisa Pauline Mattackal y Bansari Mayur Kamdar

22 mar – El bitcóin no es lo suficientemente anónimo para un conjunto cada vez mayor de usuarios de criptomonedas que buscan un mayor nivel de confidencialidad.

Una clase volátil de criptografía conocida como monedas de privacidad, creada con el objetivo principal de enmascarar la identidad de los usuarios y los detalles de las transacciones, ha ido ganando terreno discretamente este mes a medida que el bitcóin madura y se acerca a las finanzas convencionales.

Monero y Zcash, entre las más populares, han ganado respectivamente un 7,6% y un 46% desde el 1 de marzo, según datos de CoinMarketCap, incluso cuando el bitcóin ha perdido cerca de un 5%.

El par ha ganado un 4,7% y un 16% en la última semana. Un índice que rastrea las monedas de privacidad de forma más amplia, compilado por la firma de investigación Macro Hive, ha subido un 4%.

Esto podría suponer un punto de inflexión en la desenfrenada carrera de las monedas de privacidad, que ocultan más información sobre los importes de las transacciones y las partes a través de las diferencias en sus blockchains subyacentes.

En los últimos cinco años, la capitalización de mercado de Monero —el valor total de todas las monedas que existen— ha pasado de 100 millones de dólares a 6.800 millones de dólares a 3.400 millones de dólares en la actualidad, según datos de CoinMarketCap.

Sin embargo, el interés por la privacidad de las criptomonedas coincide con la disminución de la función del bitcóin como moneda anónima. También se produce en un contexto de guerra en Europa, de endurecimiento de la red de sanciones y de intensas críticas de los responsables políticos de Estados Unidos, la UE y Japón a la regulación del mercado de las criptomonedas.

Aidan Arasasingham y Gerard DiPippo, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, con sede en Washington, señalan que el bitcóin no es realmente anónimo, sino más bien pseudoanónimo, ya que las monedas pueden guardarse en carteras abiertas con nombres alternativos o falsos.

“Si una cartera puede vincularse a una entidad o persona, el participante puede ser identificado”, escribieron en un informe en el contexto de la posibilidad de que las criptomonedas se utilicen en Rusia y Ucrania para mover fondos. “Sus transacciones y carteras pueden ser rastreadas”.

Sin embargo, dejando de lado la volatilidad, hay varios obstáculos que impiden que las monedas de privacidad sean una altcoin de primer nivel, o una alternativa al bitcóin, que tiene una capitalización de mercado de unos 776.000 millones de dólares.

Algunas de las principales bolsas de criptomonedas no admiten las monedas de privacidad debido a su potencial para la actividad ilícita, por ejemplo. Los volúmenes diarios de negociación de Monero han sido en su mayoría inferiores a 250 millones de dólares este mes, mientras que la altcoin Ripple hace cambiar de manos más de 1.500 millones de dólares cada día.

“Las monedas de privacidad probablemente crecerán. El reto es que hay que hacer un montón de cosas para que sean anónimas, lo que hace que la experiencia del usuario sea horrible y añade grandes costes de transacción”, dijo Dave Siemer, director general de la empresa de gestión de activos Wave Financial en Los Ángeles, que posee algunas monedas de Monero.

RASTREANDO EL ÚLTIMOSATOSHI

Las monedas de privacidad han evolucionado en los últimos años a medida que la capacidad de las autoridades para rastrear la actividad de la cadena de bloques de bitcóin y otras criptodivisas importantes se ha vuelto más avanzada.

“Las monedas pueden, con cierto esfuerzo, ser rastreadas hasta el último ‘satoshi’, la unidad más pequeña de bitcóin”, dijo Teunis Brosens, economista jefe de finanzas digitales y regulación de ING, en una nota.

“Las noticias recientes sobre la recuperación del dinero secuestrado por ransomware y los arrestos efectuados por hackeos realizados a criptointercambios hace años, dan fe de este progreso”.

Los grandes reguladores tienen el mercado de las criptomonedas en el punto de mira, con una intensificación de los esfuerzos por la preocupación de que los oligarcas rusos y otras personas sancionadas puedan utilizar el bitcóin para mover dinero de forma clandestina.

Los senadores estadounidenses han presentado un proyecto de ley que podría dar al presidente el poder de sancionar a las empresas de criptodivisas extranjeras. La Unión Europea también ha votado a favor de una amplia legislación sobre activos digitales. La Agencia de Servicios Financieros de Japón ha dicho que castigará a quienes realicen pagos no autorizados a los destinatarios de las sanciones.

¿CÓMO SE MUEVE EL BITCÓIN?

Los movimientos de bitcóin han sido limitados en parte por el conflicto de Ucrania y la agresividad de la Reserva Federal.

El rey de las criptomonedas ha estado atrapado entre 35.000 y 45.000 dólares desde mediados de enero, sin poder alcanzar el nivel de 50.000 dólares que tenía a finales de 2021. El ratio de posiciones largas y cortas de bitcóin en Binance está en 1,5, el mismo nivel en el que estaba el 24 de febrero cuando Rusia invadió.

Mientras tanto, los datos de Glassnode muestran un aumento en la proporción de la oferta de bitcóin que está siendo absorbida por entidades con un bajo historial estadístico de gasto.

Marcus Sotiriou, analista del bróker de activos digitales GlobalBlock, con sede en Reino Unido, considera que esto “sugiere una estructura de mercado alcista a medio-largo plazo”.

“El bitcóin se está consolidando por debajo de los 41.000 dólares, ya que el porcentaje de poseedores a largo plazo en el mercado sigue aumentando”, afirma Sotiriou.