Alivio medidas COVID en China afectará crecimiento a inicios del 2023 antes de comienzo recuperación

Alivio medidas COVID en China afectará crecimiento a inicios del 2023 antes de comienzo recuperación
Alivio medidas COVID en China afectará crecimiento a inicios del 2023 antes de comienzo recuperación Derechos de autor Thomson Reuters 2022
Por Reuters
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por Ellen Zhang, Liangping Gao y Carolina Mandl

PEKÍN/NUEVA YORK, 8 dic - El cambio de China desde las duras políticas para enfrentar el COVID, con su promesa de impulsar una recuperación económica el 2023, probablemente deprimirá el crecimiento en los próximos meses a medida que aumenten las infecciones, lo que traerá un repunte solo más adelante en el año, dijeron economistas.

Ya hay señales de reactivación de la demanda de viajes y otros servicios, pero el frágil sistema de salud chino y las bajas tasas de vacunación lo han dejado mal preparado para una gran ola de infecciones, lo que podría provocar escasez de mano de obra y hacer que los cautelosos consumidores se vuelvan aún más nerviosos.

Algunos economistas han reducido las previsiones de crecimiento para principios del próximo año para la segunda economía más grande del mundo, continuando con las sombrías cifras de expansión de este año que se encontraban entre las peores del último medio siglo.

Y aunque la confianza a largo plazo sobre la recuperación permanece inquebrantable, la reapertura de la economía también podría desencadenar la inflación, que hasta ahora se ha mantenido relativamente moderada en China a pesar del aumento de los precios en otras economías importantes.

"En comparación con otros países desarrollados, los recursos médicos en China son algo insuficientes", dijo Nie Wen, economista de Hwabao Trust con sede en Shanghái, quien redujo su pronóstico de crecimiento de China para el primer trimestre a 3,5%-4% desde el 5% previo.

Citó un riesgo particular de brotes de COVID cuando China celebre el feriado del Año Nuevo Lunar en enero, un momento popular para viajar entre los 1.400 millones de habitantes del país.

La economía de China creció solo un 3% en los primeros tres trimestres de este año, pero una reunión anual de los máximos responsables de política monetaria la próxima semana apuntaría más alto: asesores gubernamentales dijeron a Reuters el mes pasado que recomendarían metas de expansión para 2023 que oscilan entre 4,5%-5,5%, aunque un asesor del banco central dijo el mes pasado se debería establecer un objetivo no menor al 5%.

El deprimido crecimiento de este año, aunque se debe en parte a la caída del mercado inmobiliario nacional y la desaceleración económica mundial, también se ha atribuido ampliamente a las duras restricciones de China relacionadas con el COVID.

Los confinamientos y las cuarentenas han interrumpido las cadenas de suministro y deprimido el gasto de los consumidores y, finalmente, desencadenaron protestas generalizadas que impulsaron el reciente cambio de política.

AUMENTO DE INFLACIÓN

Dado que es probable que China se enfrente a oleadas de infecciones por COVID después de las relajaciones de las medidas, se espera que los beneficios de la reapertura lleguen con un retraso significativo.

"Dado el cronograma de reapertura acelerada, creemos que el crecimiento puede permanecer por debajo del promedio a corto plazo", dijo Morgan Stanley después del anuncio de las últimas medidas.

Los analistas del banco esperan que el crecimiento mejore modestamente, pero se mantenga por debajo de lo normal en la primavera boreal, con "un repunte más significativo" en el segundo semestre y un crecimiento del 5% para todo el año.

HSBC dijo en una nota de investigación que esperaba un crecimiento superior al 5% en 2023, citando el relajo de las medidas anti-COVID y las políticas fiscales y monetarias de apoyo.

Economistas y analistas confiaban en que, en general, la reapertura fuera más positiva para el crecimiento.

"Los confinamientos significan que la gente no puede viajar, no puede consumir, no puede trabajar", dijo Rich Nuzum, estratega jefe global de inversiones de Mercer. "No es humano decirlo de esa manera, pero el impacto de los confinamientos en el PIB es mucho mayor que el impacto en el PIB de dejar que el virus se propague".

Sin embargo, entre las perspectivas de la reapertura de China se esconde un posible aumento de la inflación, que podría afectar tanto a la economía mundial como al propio país.

"La posible reapertura podría traer desafíos inflacionarios a China, con un aumento de la demanda, especialmente la aceleración del consumo de los hogares, y la interrupción a corto plazo de la oferta laboral, la producción y las cadenas de suministro en un contexto de una inevitable ola de nuevos casos", dijo Bruce Pang, economista jefe de Jones Lang Lasalle.

Un informe de Eastspring Investments advirtió que esto también podría tener implicaciones para la batalla contra la inflación de la Reserva Federal de Estados Unidos y otros bancos centrales importantes.

"Una reapertura desordenada y un aumento de la inflación a medida que la economía se recupera serían riesgos clave para China", dijo. "Mientras, los altos precios de la energía, que han sido otro impulsor de la inflación, probablemente enfrentarán una mayor presión alcista, especialmente a medida que China comience a reabrir, y esto podría prolongar la batalla de los bancos centrales contra la inflación".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

OpenAI afirma que The New York Times "pirateó" ChatGPT para reunir pruebas de una demanda judicial

Famosos como Dolph Lundgren y Lindsay Lohan "reclutados sin saberlo" para una campaña de desinformación contra la presidenta de Moldavia

MWC 2024: Microsoft abrirá el acceso a sus modelos de IA para que los países construyan sus propias economías de IA