España planea frenar los beneficios extraordinarios fijando precios de nuclear e hidráulica

España quiere fijar los precios de la nuclear e hidráulica y frenar los beneficios extraordinarios
España quiere fijar los precios de la nuclear e hidráulica y frenar los beneficios extraordinarios   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023
Por Reuters

MADRID, 10 ene -España quiere que la Unión Europea le permita fijar los precios de la nuclear y la hidroeléctrica, ya que pretende desvincular el coste de producción de electricidad del gas y contener los beneficios extraordinarios, según fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica.

El mecanismo europeo actual para establecer los precios de la electricidad lo fija la central eléctrica, normalmente un generador de gas, que produce al mayor coste necesario para satisfacer la demanda.

La reforma del mercado energético propuesta por España pretende evitar que las fuentes de energía con menores costes de producción se beneficien de los altos precios.

La base de la propuesta es impulsar los contratos por diferencias (conocidos por las siglas inglesas CFD) para la nuclear, la hidráulica y las renovables y contar con un mercado dual, uno marginal al contado similar al actual y otro a largo plazo.

“Tenemos suficiente experiencia sobre lo que funciona y las limitaciones del modelo actual que no está preparado para las situaciones de estrés”, dijo el martes en rueda de prensa la ministra para la Transición Energética, Teresa Ribera, al explicar parte de la propuesta de reforma.

La Comisión Europea tiene previsto proponer en marzo una reforma más amplia del mercado de la electricidad de la UE, una medida destinada a reducir el impacto de los precios del gas en las facturas de electricidad de empresas y hogares.

Ribera dijo que la propuesta de España no tendría un impacto inmediato en los precios, pero “desplazaría poco a poco la situación actual”, reduciría la volatilidad y ayudaría a asegurar el suministro mediante contratos a plazo.

La subida de los precios del gas provocada por la invasión rusa de Ucrania en febrero benefició a los generadores que utilizaban fuentes distintas del gas, los que pudieron vender a precios más altos aunque no hubieran tenido que hacer frente a un aumento de los costes del combustible.

La coalición de izquierdas que gobierna España aprobó un gravamen temporal del 1,2% sobre las ventas de las empresas eléctricas en 2023 y 2024, para ayudar a aliviar las presiones sobre el coste de la vida de la ciudadanía.

El Gobierno español quiere acabar definitivamente con el actual sistema de fijación de precios, pero aún debe obtener la aprobación de la autoridad europea de competencia, que impide intervenir en la fijación de precios de la energía hidráulica y nuclear, aunque es posible una regulación en la fijación de precios de las renovables.

España también quiere que la Comisión Europea amplíe la duración de la limitación del precio del gas en la península ibérica hasta 2024, ya que es probable que una reforma a escala de todo el bloque lleve algún tiempo, dijo Ribera.

La propuesta española también aboga por la creación de un mercado de capacidad que garantice el suministro energético a largo plazo mediante incentivos para que las empresas inviertan en sistemas de almacenamiento de energía, con el objetivo específico de impulsar las renovables en el nuevo mercado eléctrico.