Los dirigentes monetarios cuestionan el papel del clima en su lucha contra la inflación

Los dirigentes monetarios cuestionan el papel del clima en su lucha contra la inflación
Los dirigentes monetarios cuestionan el papel del clima en su lucha contra la inflación   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023
Por Reuters

Por Francesco Canepa y Lindsay Dunsmuir

ESTOCOLMO, 10 ene – Algunos de los responsables de los principales bancos centrales del mundo expresaron el martes su preocupación por tener que abordar el cambio climático en su lucha por controlar la inflación, con el jefe de la Reserva Federal, Jerome Powell, afirmando que el banco central estadounidense debe mantenerse al margen de la política.

“Deberíamos ceñirnos a lo nuestro y no divagar en pos de supuestos beneficios sociales que no están estrechamente vinculados a nuestros objetivos estatutarios y autoridades”, dijo Powell, en una conferencia de banqueros centrales organizada por el Banco de Suecia en Estocolmo.

“No somos, ni seremos, responsables de la política climática”, dijo Powell, en un momento en que el equilibrio de la Reserva Federal es aún más delicado desde que el partido Republicano se hizo con el control de la Cámara de Representantes de EEUU.

El impulso a la acción frente el cambio climático ha decaído desde las conversaciones mundiales de 2021, ya que los dirigentes políticos han pasado a centrarse en los efectos de la guerra en Ucrania, la crisis del coste de la vida y la crisis energética, que han provocado nuevas inversiones en combustibles fósiles.

El aumento de los costes de los préstamos para enfriar la inflación también estaba reduciendo las posibilidades de financiar la transición ecológica mediante el tipo de planes de préstamos y compras de activos que los bancos centrales desplegaron en la década pasada, cuando los precios eran demasiado bajos.

Mervyn King, exgobernador del Banco de Inglaterra, se hizo eco de los comentarios de Powell.

“Hay muchas otras personas que pueden tomar medidas para combatir el cambio climático y me preocupa que la gente, en su gran entusiasmo por hacer el bien, esté en realidad poniendo en riesgo la independencia de los bancos centrales”, dijo King.

Powell y King estaban en minoría en una conferencia repleta de banqueros centrales que desde hace tiempo aceptan que tienen algún deber con el medio ambiente y, en muchos casos, ya están tomando algunas medidas.

Entre ellas, pruebas de resistencia para comprobar si los bancos están preparados para gestionar los riesgos relacionados con el clima, planes de préstamo específicos y compras de bonos orientados hacia sectores menos contaminantes.

CHIVOESPIATORIO

Aunque la reticencia del banco central más poderoso del mundo puede envalentonar a la oposición a las iniciativas climáticas, Isabel Schnabel, miembro del Banco Central Europeo, afirmó que el BCE debería redoblar sus esfuerzos para que su política monetaria sea más respetuosa con el clima, posiblemente aprovechando su reserva de bonos por valor de varios billones de euros.

“Sería engañoso utilizar unas condiciones de financiación más estrictas como chivo expiatorio de nuevos retrasos en la transición ecológica”, afirmó Schnabel.

Esta afirmación suscitó la inmediata oposición de Pierre Wunsch, otro responsable de política monetaria del BCE, quien afirmó que la lucha contra el cambio climático es tarea de los Estados y que el banco central de la zona del euro no debería corregir la inacción de otros.

“Al decir que tenemos un papel que desempeñar ayudando a financiar la transición verde (…) estamos aumentando este malentendido sobre cuál es nuestro papel”, afirmó Wunsch, gobernador del banco central de Bélgica.

Casi 200 países acordaron en la cumbre COP26 de 2021 mejorar sus compromisos de reducción de emisiones a tiempo para la COP27, pero sólo dos docenas de países lo habían hecho el pasado noviembre.

Incluso el Banco de Japón, que el año pasado puso en marcha un plan de financiación destinado a actividades de lucha contra el cambio climático, adoptó un tono prudente, y su gobernador, Haruhiko Kuroda, subrayó que los banqueros centrales deben tener cuidado de no excederse.

Por su parte, Ravi Menon, de Singapur, afirmó que los banqueros centrales deberían hacer mucho más para ayudar a la economía a reducir sus emisiones que limitarse a centrarse en los riesgos.

“Tenemos que ser mucho más imaginativos y creativos si queremos asegurarnos de que lo que hacemos es coherente con el objetivo global de llegar a las cero emisiones netas”, declaró Menon, director gerente de la Autoridad Monetaria de Singapur.