EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

¿Por qué los coches nuevos se diseñan y prueban pensando sólo en cuerpos masculinos?

Los maniquíes de las pruebas se basan en el varón "medio" de los años 70.
Los maniquíes de las pruebas se basan en el varón "medio" de los años 70. Derechos de autor Canva
Derechos de autor Canva
Por Geraldine Mouquet
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Las mujeres tienen muchas más probabilidades de sufrir lesiones graves o morir en un choque frontal que los hombres. La forma en que probamos la seguridad de los coches puede tener algo que ver.

PUBLICIDAD

Los coches son ahora mucho más seguros para todos; gracias a las modernas pruebas de choque y a la investigación, esperamos que nuestros coches nos protejan tanto en los viajes familiares por carretera como en los desplazamientos diarios.

Durante décadas, científicos e ingenieros han utilizado maniquíes de pruebas de choque para comprender las múltiples formas en que las colisiones afectan a los ocupantes de los coches.

Atados a los asientos del coche y propulsados a gran velocidad, están diseñados para medir el efecto y el impacto de situaciones de colisión reales y poner de relieve posibles lesiones.

Para los compradores de coches, estas pruebas ofrecen una información inestimable sobre la seguridad del vehículo para el conductor y los pasajeros, ya que el Programa Europeo de Evaluación de Vehículos Nuevos (EuroNCAP) otorga calificaciones de seguridad a todos los coches nuevos.

Pero, ¿se aplican esas calificaciones a todos los ocupantes por igual?

El maniquí de pruebas de choque más utilizado tiene las mismas dimensiones y masa que un hombre adulto medio de los años setenta. Entonces, ¿qué importancia tiene? ,¿seguro que la estructura de los cuerpos masculino y femenino es lo suficientemente similar como para no afectar al resultado de las pruebas de seguridad?

Las mujeres no son hombres a escala y tienen características físicas diferentes, como la altura, el peso, la densidad ósea y la masa muscular. Dado que los coches se diseñan y se prueban con modelos que representan al "hombre medio", los resultados de estas pruebas no predicen con exactitud los riesgos para la seguridad de las ocupantes femeninas en caso de accidente.

Los estudios demuestran que las mujeres tienen un 73% más de probabilidades de sufrir lesiones graves o morir en una colisión frontal que los hombres, y tres veces más de sufrir lesiones por latigazo cervical.

La posición del asiento puede aumentar el riesgo de lesiones. Como las mujeres tienden a ser más bajas, suelen sentarse más cerca del volante, lo que las hace más vulnerables a lesiones en la parte inferior del cuerpo que afectan a las piernas, la columna vertebral y el abdomen.

A pesar de que, por término medio, las mujeres utilizan más el cinturón de seguridad que los hombres en las colisiones mortales, tienen un índice de masa corporal medio más bajo y conducen coches más nuevos, las mujeres corren claramente más riesgo que los hombres en las colisiones de vehículos.

Las calificaciones de seguridad de EuroNCAP se determinan a partir de una serie de pruebas de vehículos diseñadas para representar importantes situaciones de colisión en la vida real que podrían causar lesiones o la muerte a los ocupantes de un vehículo o a otros usuarios de la carretera.

Para representar a los conductores se utilizan diferentes maniquíes de pruebas de choque, todos ellos basados en el tamaño y la estatura de un varón adulto medio, excepto el maniquí Hybrid III, que representa a una ocupante adulta de pequeño tamaño.

Maniquí masculino de los años 70

Sin embargo, este maniquí, que solo se utiliza desde 2015, es esencialmente una versión modificada del maniquí masculino, que se utiliza desde la década de 1970.

De hecho, no captura la geometría femenina, como la forma del torso, la fuerza muscular, la alineación de la columna vertebral o la distribución de la masa de las diferentes partes del cuerpo. Por lo tanto, no refleja muchas de las diferencias fisiológicas entre hombres y mujeres que potencialmente cambian el impacto que ciertos escenarios de choque imponen a las mujeres.

Las pruebas de choque realizadas por EuroNCAP no sólo ponen a disposición de los consumidores información independiente sobre la seguridad de un coche, sino que los resultados también influyen en la forma en que los fabricantes diseñan sus vehículos.

PUBLICIDAD

Aunque en las pruebas de seguridad de los automóviles no se utiliza una representación actualizada de la mujer media, las mujeres se perderán la mayor protección que podrían obtener si se modificara el diseño general del vehículo.

Y no sólo las mujeres salen perdiendo. Los conductores ancianos y obesos tienen altos índices de mortalidad por kilómetro conducido y las investigaciones han demostrado que las mujeres ancianas y los hombres obesos sufren más lesiones en colisiones de igual gravedad que el hombre "estándar".

Cambios en el horizonte

Pero las cosas están cambiando. La ingeniera sueca Astrid Linder y su equipo del Instituto Nacional de Investigación de Carreteras y Transportes de Suecia (VTI) están trabajando para solucionar esta disparidad desarrollando el primer prototipo de maniquí para pruebas de choque modelado a partir de una mujer de estatura media.

Su maniquí mide 162 cm y pesa unos 62 kg, y refleja las diferencias geométricas entre hombres y mujeres, como una menor rigidez entre las articulaciones y menos musculatura.

PUBLICIDAD

Los fabricantes de automóviles no pueden proteger a toda la población sin modelos que representen a la parte femenina de la misma, ya que actualmente los ingenieros simplemente no disponen de datos suficientes para diseñar la seguridad óptima en los vehículos.

Existen lagunas en el conocimiento actual de los riesgos que presenta cada grupo de ocupantes. Está previsto que EuroNCAP adopte un maniquí femenino de pruebas más avanzado y detallado, el THOR-5F, que contribuirá en gran medida a ofrecer una imagen más completa de la seguridad de los vehículos y a aumentar el nivel de protección de todos los pasajeros.

Para comprender los riesgos que se presentan a cada grupo, las pruebas de seguridad deben reflejar todos los tipos de usuarios de automóviles, desde los ancianos hasta los jóvenes.

El hombre medio no puede ser el predeterminado para todos los usuarios de coches, por lo que se necesitan maniquíes de pruebas de choque más diversos para garantizar que las clasificaciones por estrellas identifiquen qué coches ofrecen la mejor protección a toda la población usuaria de coches.

PUBLICIDAD
Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Fuertes nevadas con cortes eléctricos en Polonia y accidentes de tráfico en República Checa

Un coche chino sin conductor atropella a un peatón que se saltó un semáforo

Los coches sin conductor suelen ser más seguros que los conducidos por humanos, según un estudio