¿Un "país quemado"? El estrés está detrás del aumento de bajas laborales en Reino Unido

Más de un tercio de los adultos británicos experimentan niveles altos o extremos de presión y estrés.
Más de un tercio de los adultos británicos experimentan niveles altos o extremos de presión y estrés. Derechos de autor Canva
Por Laura Llach
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Los empresarios no disponen de un plan para identificar los signos de estrés crónico y prevenir el agotamiento, según los trabajadores encuestados.

PUBLICIDAD

Rose, de 29 años, se sentía desbordada por tener que cuidar de sus dos hijos mientras estudiaba psicología. Fue entonces cuando se dio cuenta de que era el síndrome "burnout", que significa agotamiento laboral.

"A menudo tengo mucho estrés. He tenido que pedir varias prórrogas para poder entregar los trabajos universitarios. Con el tiempo, esto me ha desgastado y me ha llevado al agotamiento. Me sentía abrumada y agotada a diario", explica.

"Aún peor, el agotamiento ha afectado a mi motivación, lo que me afecta a la hora de completar mis tareas diarias, retrasándome aún más en todo", añade. La mujer británica afirma que su estado de ánimo ha cambiado la relación con sus hijos hasta el punto en el que siente que ya no puede ser la madre divertida que ellos quieren que sea.

Más del 90% de los adultos del Reino Unido han experimentado "niveles altos o extremos de presión o estrés en algún momento del último año", según el último informe de Mental Health UK. El número de trabajadores que se ven obligados a cogerse una baja para cuidar de su salud mental es "preocupante". Uno de cada cinco ha tenido que tomarse un descanso debido a la presión o el estrés que sufre, según la organización benéfica.

"En pocas palabras, este térmometro sobre el bienestar nacional sugiere que el Reino Unido se está convirtiendo rápidamente en una nación agotada, con un preocupante número de personas que cogen una baja laboral debido a lo mucho que les afecta el estrés a su salud mental", aseguró Brian Dow, Director Ejecutivo de Mental Health UK.

Las cifras del informe demuestran cada vez más que el Reino Unido se enfrenta a elevados niveles de absentismo laboral y a los costes asociados para las personas, las empresas y los contribuyentes. La organización benéfica cree que este es un problema que debe abordarse y pide al Gobierno británico que lo reconozca y trabaje para crear lugares de trabajo saludables y apoyar a las personas que luchan contra el estrés y los problemas de salud mental.

La encuesta sugiere que los centros de trabajo pueden estar mal preparados para apoyar a los empleados que experimentan altos niveles de estrés.
La encuesta sugiere que los centros de trabajo pueden estar mal preparados para apoyar a los empleados que experimentan altos niveles de estrés.Canva

El agotamiento es perjudicial para nuestro bienestar

El informe de Mental Health UK se basa en las cifras de una encuesta de YouGov realizada a 2.060 adultos, entre ellos 1.132 trabajadores. Los resultados muestran que los espacios de trabajo pueden estar mal preparados para apoyar a los empleados que experimentan altos niveles de estrés.

Casi la mitad de los trabajadores encuestados afirmaron que su empresa no disponía de un plan para identificar los signos de estrés crónico y prevenir el agotamiento. "Experimentar yo misma el 'burnout' me ha demostrado realmente lo perjudicial que puede ser para nuestro bienestar y por qué los empresarios deben dar prioridad a acciones concretas para prevenirlo", afirmó Deidre Bowen, Directora de Programas Nacionales de Mental Health UK.

Para Bowen, el trabajo era el centro de su vida, y el agotamiento extremo la pilló por sorpresa. En su anterior empresa, tenía la sensación de estar haciendo malabarismos -realizando múltiples funciones a la vez-, trabajando las veinticuatro horas del día mientras lidiaba con la incertidumbre causada por la pandemia.

"Físicamente estaba agotada, siempre nerviosa y con dolores de cabeza. Me dormía rápidamente, pero me despertaba por la noche con pensamientos que me consumían. Me costaba concentrarme y a menudo me distraía", explicó Bowen. "Vivía en un estado de agobio, con las líneas entre el trabajo y la vida fuera del trabajo cada vez más borrosas", añadió.

Cuando por fin se dio cuenta de que sufría burnout, decidió tomarse tres semanas de baja y acudir a terapia, pero tardó más de lo esperado en recuperarse. Dice que tuvo que cambiar su forma de enfrentarse al trabajo. "Ahora muestro abiertamente mi vulnerabilidad, no es una debilidad", explicó.

La encuesta también reveló que, a medida que el aumento de los precios afecta a los bolsillos del país, casi el 38% de los trabajadores ha experimentado estrés como consecuencia de tener que asumir más trabajo debido a la inflación. Sin embargo, aunque los altos niveles de estrés parecen ser la norma, uno de cada cuatro adultos (24%) se siente incapaz de hacer frente al estrés.

"No habrá una única solución que sirva para todos, pero si no comprendemos y abordamos adecuadamente los retos a los que nos enfrentamos, nuestra salud y nuestro éxito como nación se verán amenazados a largo plazo", afirmó Dow.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Un gran incendio quema un edificio de varias plantas en Liverpool

Jornadas maratonianas y sueldos precarios: España investiga a las grandes consultoras

Semana laboral de cuatro días: Las empresas de Reino Unido adoptan la semana laboral permanente tras el mayor ensayo del mundo