EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Una nave china aterriza en la cara oculta de la Luna: Se retoma la carrera espacial

Sala de control china
Sala de control china Derechos de autor Jin Liwang/Xinhua via AP
Derechos de autor Jin Liwang/Xinhua via AP
Por Euronews con AP
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La nave china se encuentra ahora en la cuenca del Polo Sur-Aitken y tratará de recolectar dos kilos de roca lunar y escombros para traerlos de vuelta a la Tierra.

PUBLICIDAD

Una nave espacial china ha aterrizado en la cara oculta de la Luna en medio de una creciente rivalidad con Estados Unidos, que sigue siendo el líder en la exploración espacial, y otros, incluidos Japón, India y Europa en su conjunto.

La misión es la sexta del programa de exploración lunar Chang'e, que lleva el nombre de una diosa lunar china.

Es el segundo diseñado para traer muestras, después del Chang'e 5, que lo hizo desde el lado cercano en 2020.

¿Cuáles son los objetivos de China con esta visita a la Luna?

La nave espacial china recogerá muestras de suelo y rocas, lo que podría proporcionar información sobre las diferencias entre la región menos explorada y la cara cercana más conocida de la Luna.

En la misión actual, el módulo de aterrizaje utilizará un brazo mecánico y un taladro para recolectar hasta dos kilogramos de material superficial y subterráneo durante unos dos días.

Una parte de la nave ascenderá desde la parte superior del módulo de aterrizaje y llevará las muestras en un recipiente de vacío de metal a otro módulo que esté orbitando la Luna. El contenedor será transferido a una cápsula de reentrada que regresará a la Tierra en los desiertos de la región china de Mongolia Interior alrededor del 25 de junio.

Las misiones a la cara oculta de la Luna son significativamente más difíciles porque no está orientada hacia la Tierra, lo que requiere un satélite de retransmisión para mantener las comunicaciones. El terreno también es más accidentado, con menos áreas planas para aterrizar.

La nave china aterrizó en la cuenca del Polo Sur-Aitken, un cráter de impacto creado hace más de 4.000 millones de años y tiene 13 kilómetros de profundidad y un diámetro de 2.500 kilómetros.

Es el más antiguo y más grande de estos cráteres en la Luna, por lo que puede proporcionar la información más temprana sobre él, dijo la agencia de noticias china Xinhua, y agregó que el enorme impacto del aterrizaje puede haber expulsado materiales desde las profundidades de la superficie.

Carrera espacial global

China también tiene como objetivo poner a una persona en la Luna antes de 2030. Si tiene éxito, se convertiría en la segunda nación en hacerlo después del histórico aterrizaje de Estados Unidos en 1969.

Y ahora Estados Unidos planea volver a aterrizar astronautas en la Luna, aunque la NASA retrasó la fecha objetivo hasta 2026 a principios de este año.

Si bien hay un valor científico limitado en poner personas en la Luna (los robots pueden recolectar muestras con la misma facilidad que los humanos), hay mucho orgullo nacional al hacerlo.

Europa también está aumentando su presencia en el espacio. A principios de esta semana, se puso en órbita un satélite de investigación climática lanzado conjuntamente por Europa y Japón.

Diseñada para estudiar el equilibrio de temperatura de la Tierra, la nave de SpaceX, conocida como el satélite EarthCARE, despegó de la Base de la Fuerza Espacial Vandenberg en California el martes. El nombre EarthCARE es la abreviatura de Earth Cloud Aerosol and Radiation Explorer.

El satélite está equipado con cuatro instrumentos para estudiar el papel de las nubes y los aerosoles -partículas suspendidas en la atmósfera- en la reflexión de la radiación solar hacia el espacio y en la captura de la radiación infrarroja emitida desde la superficie terrestre.

La investigación es un proyecto de cooperación entre la Agencia Espacial Europea y la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón.

Después de la separación de etapas, el propulsor reutilizable de la primera etapa del Falcon 9aterrizó de nuevo en Vandenberg, completando su séptimo vuelo.

Por el contrario, los esfuerzos de Estados Unidos para utilizar cohetes del sector privado para lanzar naves espaciales se han retrasado repetidamente. Problemas informáticos de última hora impidieron el lanzamiento previsto del primer vuelo de astronautas de Boeing el sábado.

PUBLICIDAD

Un multimillonario japonés canceló su plan de orbitar la Luna debido a la incertidumbre sobre el desarrollo de un mega cohete de SpaceX. La NASA planea usar el cohete para enviar a sus astronautas a la Luna.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Las empresas privadas que aspiran a llegar a la Luna inician una nueva era de exploración espacial

Sensaciones de astronauta hasta la Luna sin despegar de la Tierra

Un gran paso adelante: ¿Por qué es tan difícil aterrizar con éxito en la Luna?