Las empresas privadas que aspiran a llegar a la Luna inician una nueva era de exploración espacial

XXX
XXX Derechos de autor Canva
Derechos de autor Canva
Por Anna Desmarais
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

La exitosa misión lunar de Intuitive Machines el mes pasado fue subvencionada en parte por la NASA, y es sólo el principio.

PUBLICIDAD

El exitoso pero breve alunizaje de Intuitive Machines el mes pasado será el primero de una serie de intentos de empresas privadas en Estados Unidos hasta el fin de la década. Esa es la lección que los expertos en la materia quieren que el público en general saque de una aventura histórica truncada.

La misión se desvaneció a los cinco días debido a una pérdida de potencia del módulo de aterrizaje lunar Odysseus cuando el Sol se alejó del último panel solar iluminado de su parte trasera.

"Joel Kearns, administrador adjunto de exploración de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, declaró en una rueda de prensa a los pocos días de iniciarse la misión: "Puede considerarse una prueba de vuelo".

Esto se debe a que la misión de Intuitive Machines obtuvo parte de su financiación de un programa relativamente nuevo y poco conocido de la NASA denominado iniciativa de Servicios Comerciales de Carga Útil Lunar (CLPS). Su objetivo: poner por primera vez en manos de empresas privadas la responsabilidad y los aspectos técnicos de un alunizaje.

Los profesionales del sector afirman que esta nueva iniciativa de la agencia espacial estadounidense está iniciando una cadena de frecuentes lanzamientos a la Luna que definirá la presencia de Estados Unidos en el espacio durante la próxima década, mientras el país se prepara para otro alunizaje humano.

Nicholas Peter, presidente de la Universidad Internacional del Espacio (ISU) de Francia, califica este nuevo programa de la NASA como el comienzo de la "nueva carrera a la Luna" de Estados Unidos, que intenta competir con los recientes alunizajes con éxito de India, Japón y China.

"[CLPS] está ofreciendo más oportunidades de ir a la Luna para desarrollar misiones científicas, ahora que no está restringido a los organismos gubernamentales", declaró Peter a 'Euronews Next'.

La nueva misión de la NASA

El 3 de mayo de 2018, la NASA lanzó un nuevo y audaz comunicado: que la exploración de la superficie lunar continuaría en el futuro, pero tendría un aspecto diferente.

Al mismo tiempo, la NASA anunció su inversión de 2.600 millones de dólares (2.400 millones de euros) hasta 2028 en contratos indefinidos, licitados por un selecto número de empresas privadas, para "acelerar" el regreso estadounidense a la Luna.

"Aprovecharemos los intereses y capacidades de la industria estadounidense y de los socios internacionales para que la innovación estadounidense lleve a los astronautas de vuelta a la Luna y a destinos más lejanos en el sistema solar, incluido Marte", declaró entonces el administrador de la NASA, Jim Bridenstine, en un comunicado de prensa.

La misión de febrero de Intuitive Machines es la más reciente de una serie de misiones "entregables" previstas para antes de 2026. La misión es también la segunda del programa CLPS en llegar al lanzamiento.

En enero, Astrobotic Technology, con sede en Pittsburg, lanzó la primera y fracasó debido a una fuga de propulsante que hizo imposible su aterrizaje. Otras empresas financiadas por la NASA, como Draper y Firefly Aerospace, están trabajando en próximas misiones.

A finales de este año, la NASA espera la misión VIPER de Astrobotic al polo sur lunar, una entrega de tecnología de Firefly Aerospace a una llanura basáltica en la Luna, y otra misión de Intuitive Machines a Reiner Gamma, un remolino lunar en la cara de la Luna.

La NASA declinó una entrevista con 'Euronews Next'.

"Ya no se trata de poner una bandera"

Chris Boger, director de Vuelo Espacial Humano y Exploración de Draper, dijo que antes del nuevo programa CLPS de la NASA, era raro encontrar una misión espacial completa de una empresa privada que contara con el apoyo del Gobierno.

En su lugar, la agencia espacial encomendaba a las empresas privadas la tarea de desarrollar una parte del cableado de la nave espacial. En el caso de Draper, su primer contrato con la NASA se produjo en 1959 para desarrollar el sistema de navegación del famoso aterrizaje del Apolo.

Recientemente, según Boger, se ha producido una renovada "explosión" en cuanto al interés comercial por llegar a la Luna. Por tanto, prosigue, eso da a la NASA más incentivos para "arrancar" más misiones y, por extensión, crear un espacio más sano para las startups espaciales.

"Hay empresas [financiadas por la NASA] que apenas existían, que estaban en su infancia y que se han convertido en empresas maduras que pueden prestar este servicio", dijo Boger.

PUBLICIDAD

Hay otras razones para querer volver a la Luna, según Peter, de la Universidad Internacional del Espacio. Una son las nuevas tecnologías, como el almacenamiento de datos en el espacio profundo.

Otra es la nueva frontera para la extracción de recursos. La Luna tiene recursos, como agua e hidrógeno, que, según Peter, serán cada vez más importantes en la Tierra. "Ya no se trata de plantar una bandera", dijo Peter, haciendo referencia a los objetivos del alunizaje de 1969.

Carrera de relevos

La misión de Draper en 2025 es a la cuenca de Schrodinger, una parte de la Luna poco común que muestra actividad volcánica reciente Boger, que no quiso especificar cuántos fondos de la NASA se destinan a su misión, se mostró "eufórico" por sus colegas de Intuitive Machines al conocer la noticia del éxito de su alunizaje. 

Sostiene que esta carrera espacial moderna es menos una carrera de velocidad y más un relevo con mucha colaboración entre todas las empresas que lideran los lanzamientos. "Todas estas misiones aportan enormes lecciones a los que aún no han lanzado", afirma Boger. "Es una comunidad muy unida, hay mucha transparencia y se comparte información que podemos tener en cuenta en los objetivos de la misión".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Un gran paso adelante: ¿Por qué es tan difícil aterrizar con éxito en la Luna?

La Luna se encoge y sufre terremotos, lo que acarrea consecuencias para las exploraciones

SpaceX lanza con éxito un cohete Falcon 9 y pone en órbita 22 satélites Starlink