La Luna se encoge y sufre terremotos, lo que acarrea consecuencias para las exploraciones

A medida que su interior se enfría, la Luna se encoge progresivamente.
A medida que su interior se enfría, la Luna se encoge progresivamente. Derechos de autor Canva
Por David Walsh
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Los llamados "terremotos lunares" se producen a medida que la Luna se hace más pequeña, lo que pone en peligro la posibilidad de futuras misiones tripuladas y la creación de puestos avanzados.

PUBLICIDAD

Un posible emplazamiento destinado a la futura misión tripulada de la NASA a la Luna -una zona que se cree que tiene depósitos de agua que podrían sustentar la vida- podría no ser tan adecuado para los seres humanos como se pensaba en un principio. Según un nuevo estudio, la zona cercana al polo sur lunar se ha visto afectada por una importante actividad sísmica, un efecto de la reducción del tamaño de la Luna.

La región se ha convertido en el centro de una carrera espacial internacional después de que el histórico módulo de aterrizaje indio Chandrayaan-3 aterrizara con éxito en agosto.

Uno de los principales objetivos de la misión india es localizar una fuente de agua; los científicos creen que podría encontrarse hielo en los enormes cráteres de la región polar sur, que están permanentemente a la sombra. La NASA también ha seleccionado una zona de la región conocida como de Gerlache Rim II como lugar de aterrizaje candidato para su misión Artemis 3, que ahora está prevista para finales de 2026 como muy pronto.

Amenaza de "terremotos lunares

Utilizando datos de la sonda Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) de la NASA, lanzada en 2009 para cartografiar la superficie de la Luna, los autores del estudio han podido demostrar que la zona cercana al lugar de aterrizaje propuesto sufrió el impacto de uno de los sismos más fuertes registrados por los sismómetros dejados por los anteriores astronautas del Apolo hace más de medio siglo.

Los resultados se publicaron el mes pasado en la revista Planetary Science Journal. Los expertos creen que estos temblores -conocidos como "terremotos lunares"- podrían suponer una amenaza potencial para el personal de futuras misiones tripuladas o para los habitantes de nuevos asentamientos, al provocar corrimientos de tierras o abrir nuevas fallas geológicas.

"Nuestro modelo sugiere que los terremotos lunares poco profundos capaces de producir fuertes sacudidas del suelo en la región polar sur son posibles a partir de eventos de deslizamiento en fallas existentes o la formación de nuevas fallas de empuje", dijo en un comunicado Thomas R Watters, científico emérito del Centro de Estudios Planetarios y de la Tierra del Museo Nacional del Aire y del Espacio y autor principal del estudio.

"La distribución global de las fallas de empuje jóvenes, su potencial para estar activas y el potencial para formar nuevas fallas de empuje a partir de la contracción global en curso deben tenerse en cuenta a la hora de planificar la ubicación y la estabilidad de los puestos de avanzada permanentes en la Luna", añadió Watters.

¿Por qué se encoge la Luna?

El interior de la Luna aún está caliente y fundido en su núcleo, lo que hace que el satélite de la Tierra sea propenso a la actividad sísmica. Al enfriarse, la Luna se contrae y reduce su tamaño. La circunferencia del cuerpo celeste ha disminuido unos 50 m en los últimos cientos de millones de años, en parte debido a las fuerzas de marea ejercidas por la Tierra. El enfriamiento de la Luna provoca la aparición de fallas en su frágil superficie, que a su vez causan terremotos lunares.

Las fallas de empuje se producen cuando una sección de la corteza más antigua empuja hacia arriba sobre la parte superior de su vecina más joven, provocando la formación de una "escarpa", o un pequeño escalón similar a un acantilado, en el paisaje lunar.

"Nuestro análisis proporciona la primera evidencia de que estas fallas todavía están activas y es probable que produzcan terremotos lunares hoy en día, ya que la Luna continúa enfriándose y encogiéndose gradualmente", escribió Watters en un estudio de 2019 publicado en la revista Nature Geoscience.

Añadió que "algunos de estos sismos pueden ser bastante fuertes, alrededor de cinco en la escala de Richter". El estudio de 2019 utilizó modelos analíticos y datos de los sismómetros del Apolo para localizar los epicentros de ocho terremotos lunares y concluir que la Luna era tectónicamente activa.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

La Nasa y Space X lanzan el módulo lunar Odiseo

Alemania pone a prueba la semana laboral de cuatro días

Éstas son las 10 herramientas de IA más utilizadas y las personas que más las usan