EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

Lucha contra el peligro de los residuos de productos farmacéuticos en aguas residuales de la UE

En colaboración con The European Commission
Lucha contra el peligro de los residuos de productos farmacéuticos en aguas residuales de la UE
Derechos de autor euronews
Derechos de autor euronews
Por Euronews
Publicado Ultima actualización
Compartir esta noticia
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Junto a nutrientes, fósforo y materia orgánica, las aguas residuales contienen, residuos de medicamentos contra la depresión, la inflamación, la ansiedad o la hipertensión, entre otras cosas. Se están probando tecnologías complejas, para identificar métodos de eliminación rentables.

En Uppsala, Suecia, una instalación industrial trata, cada año, unos 20 millones de metros cúbicos de aguas residuales.

Junto a nutrientes, fósforo y materia orgánica, las aguas residuales contienen, aquí, poderosos enemigos: residuos de medicamentos contra la depresión, la inflamación, la ansiedad o la hipertensión, entre otras cosas.

"Estamos hablando de nanogramos por litro. Por tanto, es un nivel muy bajo. Pero... algunas de nuestras sustancias prioritarias podrían tener, ya, un efecto negativo en el medio acuático, a esos niveles tan bajos", declara Anna Maria Sundin, ingeniera de desarrollo de Uppsala Vatten.

Los órganos internos y los ciclos reproductivos de peces y anfibios pueden verse gravemente afectados por los residuos farmacéuticos. Actualmente, los ingenieros trabajan en un proyecto ‘piloto’ para intentar eliminar, al menos, el 80 % de cinco de esas sustancias nocivas.

Se están probando tecnologías complejas, como el carbón activado y el intercambio aniónico, para identificar métodos de eliminación rentables. Los retos son enormes.

"Los distintos compuestos de las diferentes sustancias tienen propiedades químicas y físicas diversas. Y, eso, afecta a la eficacia de la eliminación", añade Anna Maria Sundin.

El proyecto piloto finalizará en 2024. La modernización de las tecnologías de eliminación es urgente aquí, como en todas partes.

Nuestro medioambiente, especialmente, nuestros ecosistemas acuáticos, se ven cada vez, más acosados por residuos farmacéuticos procedentes, principalmente, de los hogares, la fabricación de medicamentos, la agricultura intensiva o los hospitales.

En todo el mundo se administran unos 4 000 principios activos en medicamentos. Hasta el 90 % de las dosis orales pueden ser excretadas por nuestro organismo, como sustancias activas. El 10 % de los productos farmacéuticos representan un riesgo potencial para el medioambiente.

Esta es una situación compleja, señalan los investigadores de la Agencia Sueca de Productos Médicos. Un gran problema es que, estas sustancias, han sido diseñadas para ser muy estables dentro de nuestro cuerpo.

Una vez en el medioambiente, se convierten, de manera instantánea, en ‘materias peligrosas’ difíciles de degradar.

"Uno de los problemas es que son muy resistentes a descomponerse en el cuerpo. Porque, por ejemplo, hay que conseguir efectos en el cuerpo, y no queremos que se disuelvan en el estómago. Tienes que contar con una especie de fármaco perdurable. Eso también significa que, si pasan por el organismo, y salen, llegarán al medioambiente como una sustancia bastante resistente", afirma Stefan Berggren, director del Centro Sueco de Conocimientos sobre Productos Farmacéuticos en el Medioambiente.

Por eso, junto con las tecnologías mejoradas de tratamiento de aguas residuales, también son cruciales los enfoques basados en la fuente de mitigación. La reforma del sector farmacéutico de la Comisión Europea ha propuesto reforzar, aún más, la evaluación del riesgo medioambiental, que ya es obligatoria para todas las empresas farmacéuticas que comercializan sus medicamentos en los mercados de la Unión Europea.

El Ejecutivo comunitario también quiere introducir la posibilidad de denegar una autorización de comercialización, cuando las empresas no presenten evaluaciones completas, o suficientemente fundamentadas.

Los productos ya comercializados, también podrían someterse a evaluaciones, si son potencialmente nocivos para el medioambiente, ha propuesto la Comisión Europea.

Las asociaciones ecologistas coinciden en que es hora de emprender acciones contundentes. Aquí, los expertos piden más medidas para disminuir el uso de antibióticos en la agricultura, y aumentar la ‘eliminación sostenible’ de productos farmacéuticos.

Además, quieren promover un consumo racional y asequible de medicamentos más ecológicos.

"Tenemos que intentar que el sector sanitario sea más ecológico. Ahora, la industria farmacéutica está desarrollando fármacos más ecológicos, son más biológicos, se pueden degradar con más facilidad. Pero, también, son más caros. Esa es una parte: hacer que los productos farmacéuticos sean más biodegradables. También podría funcionar de otras maneras, como es el caso de las medidas preventivas, para que la gente no enferme tanto, y no necesite tantos productos farmacéuticos", señala Elin Engdahl, responsable principal de política de productos químicos de la Sociedad Sueca para la Conservación de la Naturaleza (SSNC).

En su propuesta de directiva sobre el tratamiento de las aguas residuales urbanas, la Comisión Europea trabaja, al mismo tiempo, para reducir el impacto ambiental de los medicamentos, ampliando un régimen de responsabilidad, que también se aplica a los fabricantes de productos farmacéuticos.

Compartir esta noticia