EventsEventosPodcasts
Loader
Encuéntranos
PUBLICIDAD

El síndrome de Estocolmo 50 años después: ¿Es real o se inventó para desacreditar a las mujeres?

El síndrome de Estocolmo 50 años después: Los psiquiatras dicen que no es real
El síndrome de Estocolmo 50 años después: Los psiquiatras dicen que no es real Derechos de autor AFP/TT News Agency
Derechos de autor AFP/TT News Agency
Por Roselyne Min con AFP
Publicado
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

Los psiquiatras suecos califican ahora el infame Síndrome de Estocolmo de "concepto construido" utilizado para explicar los fallos del Estado.

PUBLICIDAD

Se cumplen 50 años del dramático suceso que dio al mundo el nombre de "síndrome de Estocolmo", un trastorno psiquiátrico hoy ampliamente conocido por el que los cautivos desarrollan un vínculo emocional con sus captores.

Jan-Erik Olsson, un convicto apodado "Janne", tomó como rehenes a cuatro empleados de banca en la cámara acorazada de un banco del centro de Estocolmo el 23 de agosto de 1973, desencadenando una crisis de seis días y el nacimiento de una psicosis hoy tristemente célebre.

"Pensábamos que iba a ser una situación normal de toma de rehenes, como ocurría en aquella época con los aviones, y que duraría un día y una noche. Tuvimos que aguantar. Fue emocionante, ¡no cabe duda!", dice Bertil Ericsson, de 73 años, antiguo fotógrafo de la mayor agencia de noticias de Suecia, TT.

Cubrió la toma de rehenes en el centro de la capital sueca, con policías y periodistas agolpados en la plaza del Kreditbanken, ahora una tienda de ropa.

"Pensamos que era un poco extraño que se hubieran enamorado de los ladrones", añade Ericsson, refiriéndose al síndrome de Estocolmo.

El término fue acuñado por el psiquiatra Nils Bejerot, que formó parte del equipo negociador en 1973.

Su trabajo consistía en analizar el comportamiento de los atracadores y los rehenes. Medio siglo más tarde, los psiquiatras y expertos contemporáneos han desacreditado la condición como una falacia.

Un concepto construido

"Nada apunta a que tuvieran problemas psiquiátricos ni a que padecieran ningún síndrome como tal. El síndrome de Estocolmo se creó de la nada para dar cabida al hecho de que estas mujeres actuaron racionalmente en esta situación", afirma Cecilia Ase, profesora de estudios de género de la Universidad de Estocolmo.

Ase afirma que las declaraciones de las rehenes fueron interpretadas "en una dimensión muy sexualizada" por las autoridades, y sostiene que el síndrome de Estocolmo es un "concepto construido" que se utiliza para explicar cómo se comportan los rehenes cuando las autoridades y los Estados no los protegen.

Era como si hubieran decidido de antemano cómo eran las cosas. Pero yo no estaba enamorada. Yo era una mujer de 23 años que sobrevivió seis días aterradores en una cámara acorazada de un banco.
Kristin Enmark
Una rehén superviviente

Christoffer Rahm, psiquiatra del Instituto Karolinska de Suecia y autor del artículo científico "Síndrome de Estocolmo: ¿Diagnóstico psiquiátrico o mito urbano?" coincide en que el síndrome de Estocolmo "no es un diagnóstico psiquiátrico".

Rahm considera que el comportamiento de los rehenes es un "mecanismo de defensa que ayuda a la víctima" a hacer frente a una situación traumática, algo que también suele darse en la violencia doméstica u otro tipo de situaciones de maltrato.

En su libro sobre el asedio al Kreditbanken, Kristin Enmark, una de las rehenes, afirma que "no había amor ni atracción física" por su parte hacia sus secuestradores, y añade que ella sólo intentaba sobrevivir.

"Era como si hubieran decidido de antemano cómo eran las cosas. Pero yo no estaba enamorada. Era una mujer de 23 años que sobrevivió a seis días aterradores en la cámara acorazada de un banco", declaró al diario sueco Aftonbladet en una entrevista en 2015.

Enmark llegaría a tener una relación amorosa con Clark Olofsson, un conocido atracador de bancos que se unió a Janne en la cámara acorazada del banco durante el drama de los rehenes después de que se negociara su salida de prisión con la policía que rodeaba el edificio.

"No había amor ni atracción física por mi parte. Él [Olofsson] era mi oportunidad de sobrevivir y me protegía de Janne", relató en sus memorias de 2020 "Jag blev Stockholmssyndromet" ("Me convertí en el síndrome de Estocolmo").

Para saber más sobre esta historia, vea el vídeo en el reproductor multimedia de arriba.

Editor de vídeo • Roselyne Min

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

El éxito de la fecundación in vitro desciende un 38% con la exposición a la contaminación atmosférica, según un estudio

Una agencia francesa pide donaciones de esperma y óvulos ante la creciente demanda

La OMS clasifica el talco como "probablemente cancerígeno" para el ser humano