Última hora
This content is not available in your region

Davutoğlu: No podemos quedarnos esperando "a ver qué pasa" en Siria

Davutoğlu: No podemos quedarnos esperando "a ver qué pasa" en Siria
Tamaño de texto Aa Aa

Ahmet Davutoğlu está considerado por muchos diplomáticos occidentales como el arquitecto de la política exterior de su país en la última década, el Henry Kissinger turco. Su estrategia es convertirse en un actor fundamental en una región a menudo convulsa. En esta entrevista, concedida a euronews, analiza la situación en Siria, y sus relaciones con la Unión Europea.

Bora Bayraktar, euronews:

De entrada, gracias por acompañarnos en estos días tan intensos. Siria está en el centro de la actuaidad y la crisis continúa. El plan Annan ha dado más tiempo al régimen y la oposición aun no ha logrado ponerse de acuerdo. Si la situación persiste, ¿puede Turquía tener problemas? ¿Está sobre la mesa establecer una zona de protección?

Ahmet Davutoğlu, ministro turco de Asuntos Exteriores:

“Por supuesto, si la crisis se mantiene no solo Turquía tendrá problemas sino el conjunto de la región. Porque el contexto geopolítico de Siria es muy delicado, dadas sus conexiones con todos los países de su entorno. Y es un vecino de Turquía muy importante. Cualquier escalada de la tensión en Siria tiene un efecto potencial en los países vecinos. Por eso dejar que pase el tiempo, ver qué pasa y cómo evoluciona no es la opción correcta. La comunidad internacional debe actuar para evitar que todo se convierta en fuente de una gran inestabilidad”.

euronews:

¿Ve usted riesgos de un conflicto armado?

Ahmet Davutoğlu:

“Ya hay grandes enfrentamientos en Siria”.

euronews:

Me refiero si esto puede tener consecuencias fuera de Siria.

Ahmet Davutoğlu:

“Depende de la evolución de los acontecimientos en el país. Pero siempre existen este tipo de riesgos. Todos los conflictos internos al final terminan por afectar a los países vecinos y al resto de la región. Es obvio. Por eso estamos decididos a asumir nuestra responsabilidad, por razones humanitarias e históricas, hacia el pueblo sirio. Y estamos también decididos a hacer esto con la comunidad internacional. Si la crisis amenaza los intereses y la seguridad nacional de Turquía, entonces Turquía tiene el derecho a adoptar las medidas necesarias de protección para su seguridad nacional”.

euronews:

Recientemente ha visitado Irán. Siria, es un tema importante en las relaciones entre Turquía e Irán. Estos dos países están divididos ante lo que podemos denominar diferentes enfoques respecto a la suerte del líder sirio. Realmente ¿puede este tema tensar las relaciones entre Turquía e Irán?¿Cómo les afecta?

Ahmet Davutoğlu:

“Realmente, no. La relaciones entre Turquía e Irán son profundas, relaciones de vecindad. Cuando tenemos discrepancias en determinados temas, las compartimos, como siempre. Nuestro primer ministro explicó cláramente nuestras preocupaciones a las autoridades iraníes cuando estuvimos allí.

Por supuesto que tenemos algunos desacuerdos sobre la posición del Gobierno sirio y su futuro. Y estamos en contacto permanente con Irán para superar estos problemas. Siria es un país fronterizo con Turquía. Y Turquía es la primera que está preocupada por cuanto sucede en Siria. Es importane que la comunidad internacional conozca nuestra postura”.

euronews:

Parece que la adhesión a la Unión Europea ha quedado relegada en la agenda turca. Por supuesto que es consecuencia de múltiples factores. Parece que las relaciones vayan a caer en punto muerto cuando Chipre tenga la presidencia de la Unión. ¿Cuál es la perspectiva de futuro entre Turquía y la Unión Europea?

Ahmet Davutoğlu:

“No creo que sea correcto decir que nuestras relaciones con la Unión Europea hayan quedado relegadas. Por primera vez en la historia, estuve en el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, en Bruselas. Pronuncié un discurso. Son relaciones que avanzan, pero hay problemas con las negociaciones de adhesión. La integración del sur de Chipre en la Unión Europea provocó una anomalía, pero ahora esta anomalía ha pasado a un segundo plano.

De hecho, de acuerdo con la legislación (Acquis Communautaire), el conjunto de la isla se convirtió en miembro de la Unión Europea. Ahora un país, la parte grecochipriota que no representa al conjunto de Chipre, va a asumir la presidencia de la Unión. Y aquí radica la anomalía, y este es el punto de flaqueza de la Unión Europea.

Si la Unión Europea no muestra su capacidad para superar este punto de debilidad, las negociaciones no pueden avanzar fácilmente, al margen de que Turquía haga sus deberes con éxito. Antes que nada, la Unión Europea tiene que hacerse la pregunta y tomar una decisión. La Unión Europea tiene que mostrar que quiere retirar todos los obstáculos que bloquean el acceso de Turquía como miembro de pleno derecho.

Si la Unión Europea quiere llegar a ser un poder global, tanto a nivel geográfico como cultural, con una base geopolítica, económicamente dinámica e integradora, entonces la adhesión de Turquía es una obligación.

Turquía tiene una economía muy fuerte y dinámica. Y esto demuestra que tiene un valor estratégico para la Unión Europea. Pero necesitamos líderes europeos que sean capaces de entender esto. Hace falta un liderazgo con visión de futuro. Y desafortunadamente, sin esa visión, es duro que las relaciones entre Turquía y la Unión Europea, alcancen una nueva dimensión”.

euronews:

Permítame una última pregunta sobre los visados. Turquía ha solicitado la libre circulación de personas en la Unión Europea. pero, por alguna razón, esta petición no se ha atendido. En su opinión ¿quién bloquea la libre circulación de los turcos en la Unión?

Ahmet Davutoğlu:

“Bien, se trata de un asunto vital para nosotros. Es tan importante que no se debería ver como un favor. Déjeme hablar claro, es un derecho de los ciudadanos turcos.Es algo que debería ser obligatorio desde que en 1996 entró en vigor el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros. Hay diversos precedentes judiciales, sentencias que señalan que la exigencia de visado va en contra de las leyes europeas.

La lógica del acuerdo aduanero y estas decisiones judiciales demuestran que el visado es un requisito ilegal. Además, estar sujetos a las restricciones de visado es algo políticamente difícil de entender, máxime si tenemos en cuenta que algunos países de América Latina están exentos, y no son ni candidatos (a la adhesión). No es una actitud legítima.

Pese a las promesas para suavizar las exigencias del visado, algunos países europeos anuncian sus objecciones. Pero tenemos reuniones bilaterales con estos países que se oponer a levantar la obligatoriedad del visado y dicen que no están en contra de la libre circulación de los turcos. En la próxima reunión (26 de abril) de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos Internos esperamos que pueda haber algún avance.

Como conclusión, le diré que la Unión Europea debe entender que la libre circulación es un derecho para los ciudadanos turcos y que haremos todo lo posible para que este derecho sea reconocido.”

euronews:

Muchas gracias.