De la pesadilla de Alepo al infierno de Idomeni

De la pesadilla de Alepo al infierno de Idomeni
Por Ana Buil Demur con REUTERS, AFP
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Se llama Nisrine Shiko. Es siria, viuda y madre de cinco niños. Lleva diez días malviviendo en el paso fronterizo greco-macedonio de Idomeni, tras

PUBLICIDAD

Se llama Nisrine Shiko. Es siria, viuda y madre de cinco niños. Lleva diez días malviviendo en el paso fronterizo greco-macedonio de Idomeni, tras huir de las bombas de Alepo, donde perdió a su marido hace tres años durante un bombardeo. Desde que llegó a Idomeni no ha podido pegar ojo y ya no puede más.

“Es difícil. Antes era ama de casa y mi marido lo era todo para mí. Ahora soy la madre y el padre al mismo tiempo. Es muy difícil”, dice Nisrine Shiko, refugiada siria.

Su situación no es un caso aislado. La mayoría de los refugiados en Idomeni son mujeres (22%) y niños (40%).

“Es difícil con cinco hijos. Ayer, cuando llovió, mis hijos estaban empapados, las mantas estaban empapadas. Sequé a mis hijos, los acosté. Y no he dormido desde entonces”, cuenta Nisrine Shiko, refugiada siria.

Algunas mujeres han parido en Idomeni, entre el barro y la desesperanza, otras han perdido los bebés que esperaban.

Hay decenas de pequeños gravemente enfermos, con problemas respiratorios, fiebre, tos, diarrea, vómitos y eritema.

Médicos del Mundo ha alertado de la aparición de enfermedades que no se veían desde la I Guerra Mundial, como el síndrome del ‘pie de trinchera’. Algunos refugiados sufren graves infecciones o gangrena tras pasar días con los pies hundidos en el barro y ya han tenido que llevarse a cabo amputaciones.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Grecia | Al menos seis victimas mortales y cientos de atrapados por la tormenta Daniel

Al menos seis muertos y seis desaparecidos tras el paso de la tormenta Daniel en Grecia

El trabajo de toda una vida, hecho cenizas: las trágicas consecuencias de los incendios en Grecia