El huracán Nate desciende a categoría de tormenta tropical en su paso por Misisipi

El huracán Nate desciende a categoría de tormenta tropical en su paso por Misisipi
Derechos de autor 
Por Yaiza Martín-Fradejas
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Después de dejar 32 víctimas mortales en América Central, por el momento, Nate no ha provocado muertos ni daños catastróficos en Estados Unidos.

PUBLICIDAD

El huracán Nate descendió a la categoría de tormenta tropical este domingo en el estado de Misisipi, en Estados Unidos. En el momento de tocar tierra, Nate llegó a los 140 km/h. Sin embargo, la velocidad del ciclón se redujo a 55km/h en su paso por la ciudad costera de Biloxi.

Debilitada a depresión tropical, Nate deja inundaciones y daños menores en EEUU #AFPhttps://t.co/eJoHJIe6EFpic.twitter.com/GE3Kpo6Uk8

— Agence France-Presse (@AFPespanol) 8 de octubre de 2017

Aún así, Nate ha provocado cortes de energía y graves inundaciones en carreteras y edificios. En Biloxi, el agua sobrepasó el nivel de las carreteras, dejando varios barcos encallados en la ciudad.

Muchos residentes han esperado el paso de la tormenta y ahora vuelven a la normalidad. El Gobernador de Misisipi aifrmó que han sido muy afortunados ya que, por el momento, no ha habido víctimas mortales ni daños catatróficos en el estado.

La amenaza de Nate en Estados Unidos ya ha pasado. Antes, en América Central Nate dejó 32 fallecidos, la mitad de ellos en Nicaragua, donde hubo más de 30.000 afectados y cerca de 6.000 viviendas dañadas.

#Nicaragua | 16 fallecidos tras paso de la tormenta #Natehttps://t.co/iYw8gjFfPipic.twitter.com/J9RiyIVaGj

— teleSUR TV (@teleSURtv) 8 de octubre de 2017

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Biden firma la nueva ayuda para Ucrania y destaca que la enviará en cuestión de "horas"

EE.UU.: Las protestas de universitarios contra la guerra en Gaza se expanden a otros Estados

Estudiantes propalestinos provocan el caos en las universidades de EE.UU. tras detenciones masivas