Última hora

Última hora

Conmoción por la muerte de Forges, dibujante de varias generaciones

Leyendo ahora:

Conmoción por la muerte de Forges, dibujante de varias generaciones

Conmoción por la muerte de Forges, dibujante de varias generaciones
@ Copyright :
Teo Ruiz, Flickr
Tamaño de texto Aa Aa

Hizo reír, y sobre todo pensar a varias generaciones. Los dibujos de Forges forman parte del paisaje español del último medio siglo. El genial dibujante ha muerto hoy por un cáncer que ha dejado huérfanos a millones de españoles que acudían a diario a las páginas de El País para reírse de las penas y las miserias políticas y sociales.

Esta ha sido la última viñeta publicada por el diario.

Cortesía diario El País
La última viñeta de Forges para El País.Cortesía diario El País

El directivo del grupo Prisa y periodista Álex Grijelmo describe en El País cómo Forges inventó un lenguaje que hoy pertenece a todos. "Sactamente". Aparte de un estilo de dibujo único e intransferible, con sus personajes tiernos, Forges sabía como nadie inventar el lenguaje.

El "bocata" para referirse al bocadillo, el "tocata", al tocadiscos nacieron de la pluma de Fraguas.Su sensibilidad para plasmar los cambios que ha vivido la sociedad española desde el final del franquismo le convierten en una de las personalidades culturales más importantes de la historia reciente.

Dibujante de chistes en serio, desde joven

Antonio Fraguas De Pablo había nacido en Madrid, el 17 de enero de 1942, en una familia numerosa -era el segundo de 9 hermanos- de madre catalana y padre gallego, el también humorista y periodista, Antonio Fraguas Saavedra, a quién le planteó que quería ser "dibujante de chistes en serio".

Su padre, que no puso objeciones a su vocación, solo le pidió que fuera original. "Que se reconozca un dibujo tuyo a quince metros", le dijo. Prueba superada, con creces.

Basta una milésima de segundo para reconocer a Forges en esos bocadillos de perfiles negros muy gruesos de sus viñetas, o sus "forgendros", llenos de palabras imposibles e inventadas como "gensanta", "stupendo", "recognes"... Que forman parte del lenguaje de todos.

Antonio Fraguas adoptó "Forges" como seudónimo porque es la traducción al catalán de su primer apellido.

Tradujo su apellido al catalán, Forges, porque durante el franquismo, no se veía bien ser funcionario y humorista. Su primera viñeta la publicó el diario Pueblo en mayo de 1964, pero no empezó a ser conocido hasta su llegada al diario Informaciones (1967-79).

Comenzó la carrera de Telecomunicaciones, pero lo dejó porque ya trabajaba desde los 14 años en TVE, donde fue técnico, mezclador de imagen y coordinador, hasta que en 1973 pidió una excedencia para dedicarse de lleno al humor gráfico.

Ha colaborado para las principales revistas de humor, desde Hermano Lobo, La Codorniz, o El jueves, y en diarios de información general como Pueblo, Informaciones, Diario 16, El Mundo o El País, con unas personales viñetas sobre la vida cotidiana, en clave de crítica social.

Estas le valieron galardones como el Premio Nacional de Periodismo Pedro Antonio de Alarcón (2013) o las Medallas de Oro al Mérito del Trabajo (2007) y al Mérito de las Bellas Artes (2011).

Cortesía de El País
Tres viñetas del maestroCortesía de El País

Compromiso con lo humano

Su humor inciso e inteligente recoge lo absurdo y contradictorio en la sociedad española y sus originales personajes derrochan la misma humanidad y talento que su autor, comprometido en la defensa de la dignidad del ser humano.

Sus 'blasillos', 'marianos' y 'conchas', funcionarios profundos, beatas o náufragos perdidos son reconocidos por varias generaciones de lectores después de que haya publicado sus viñetas diarias, e ininterrumpidamente, durante 50 años.

En 1970 comenzó a colaborar en Diez Minutos y durante la Transición y en la democracia trabajó en las revistas de humor Hermano Lobo, Por Favor y El Jueves, y en semanarios como Interviú o "Sábado Gráfico".

Pasó después a Diario 16 (1981-1989) y a El Mundo (1989-1995), diario que abandonó por desavenencias con su director, Pedro J. Ramírez. Comenzó entonces sus colaboraciones diarias con El País, un chiste diario en la sección de Opinión mientras mantenía sus colaboraciones en "Interviú", "El Jueves" o "Lecturas".

En 1984, volvió a colaborar con TVE en "Y sin embargo te quiero", dirigido por Guillermo Summers; en 1989, con Canal Sur en el espacio de Andrés Aberasturi y en 1990 en el informativo humorístico "Deforme Semanal" de Telemadrid.

En la radio participó en programas como Protagonistas, de Luis del Olmo, y La ventana de Javier Sardá y Gemma Nierga, y una de sus últimas colaboraciones con RNE fue en '?No es un día cualquiera'? de Pepa Fernández.

Forges dirigió además dos películas: "País, S.A."(1975) y "El bengador gusticiero y su pastelera madre"(1977) y cuatro series humorísticas de televisión, la última, Deformesemanal (1991), en Telemadrid.

En El País se pueden consultar todas sus viñetas publicadas en el diario.

Avalancha de homenajes

Desde que se ha conocido la noticia se han sucedido las reacciones y homenajes. El denominador común: intentar explicar hasta qué punto Forges formaba parte del paisaje, por un lado... Y hasta qué punto le echaremos de menos.

Twitter ha recolectado 14 de sus vi´ñetas para rendir homenaje al genial dibujante.