Última hora

Última hora

Cómo ve Bruselas su futura relación con Reino Unido

Leyendo ahora:

Cómo ve Bruselas su futura relación con Reino Unido

Cómo ve Bruselas su futura relación con Reino Unido
@ Copyright :
REUTERS/Francois Lenoir
Tamaño de texto Aa Aa

Frontera irlandesa

El texto de la UE pide una "zona reguladora común" entre Irlanda del Norte y sus vecinos meridionales para evitar una frontera dura entre ambas jurisdicciones.

Sin embargo, esto mantendría efectivamente a Irlanda del Norte en la unión aduanera sin eliminar la libre circulación de mercancías y servicios entre el norte y el sur.

Bruselas reconoce que aún hay otras posibilidades sobre la mesa y dice que disponer de un espacio regulador común sería una opción alternativa si no se encuentra nada mejor.

La primera ministra británica Theresa May siempre ha insistido en que el Reino Unido abandonaría la unión aduanera y dijo que la propuesta de la UE amenazaría la integridad constitucional del país.

El Partido Unionista Democrático (DUP) de Irlanda del Norte -que tradicionalmente es leal a Londres- se opone firmemente al alineamiento reglamentario entre el norte y el sur si esto significa controles fronterizos en el Mar de Irlanda. El DUP es un grupo poderoso - su pequeña banda de diputados le da al gobierno de May una mayoría en el parlamento.

El texto sobre la frontera irlandesa ha recibido el mayor revés, ya que algunos argumentaron que la UE estaba socavando la soberanía de Reino Unido.

El líder laborista de la oposición Jeremy Corbyn también expuso la propuesta de su partido para una nueva unión aduanera entre Reino Unido y la UE durante un discurso en Coventry a principios de la semana, lo que llevó a sus oponentes a devolver el golpe.

Sin embargo, otros, entre ellos el Ministro de Asuntos Exteriores irlandés Simon Coveney, escribieron en Twitter que el proyecto jurídico se ajustaba al acuerdo alcanzado entre Bruselas y Reino Unido en diciembre. En ese momento, ambas partes firmaron un texto en el que se establecía una "alineación normativa" continua entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda. Pero también decía que Reino Unido tendría un mercado interior coherente, lo que significa que no habría frontera aduanera en el Mar de Irlanda, después de que el DUP amenazara con cerrar el trato.

Período transitorio

El proyecto de acuerdo dice que el período de transición -que fue solicitado por Reino Unido para dar tiempo a las empresas para adaptarse a estar fuera de la Unión Europea- expirará el 31 de diciembre de 2020.

Bruselas dice que esta fecha satisface a Londres, porque quiere un período de ajuste de dos años tras la salida, y coincide perfectamente con el final del actual período presupuestario de la UE, que va de 2014 a 2020.

Añade, sin embargo, que todavía no se ha tomado una decisión definitiva sobre la existencia de una fase transitoria.

Derechos de los ciudadanos

Los ciudadanos británicos o los de los otros 27 países del bloque tendrán derecho a permanecer donde estén después de la salida.

Así, los ciudadanos británicos que viven en España podrán seguir residiendo allí, al igual que los ciudadanos de la UE27 que ya viven en Reino Unido.

Ambos grupos también tendrán derecho a la residencia permanente si han vivido en ese país durante al menos cinco años.

Sin embargo, el texto no hace nada por disipar los temores de los ciudadanos británicos que viven actualmente en otros lugares de la UE, que temen perder su libertad de circulación.

El Tribunal de Justicia Europeo

El texto de la UE dice que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea seguiría siendo el árbitro de los litigios que afectan a Reino Unido durante el período transitorio.

Esto significa que podría pronunciarse sobre desacuerdos relativos a las condiciones de retirada o a los derechos de los ciudadanos de la UE después de la salida.

Presupuesto comunitario

Bruselas dice que Reino Unido tendrá que seguir pagando al presupuesto de la UE durante el período transitorio.

También tendrá que pagar por su parte en responsabilidades que Bruselas tiene como las "pensiones y beneficios" de los empleados de la UE contratados mientras el Reino Unido seguía siendo miembro del bloque. Esta factura será pagable cuando Reino Unido deje finalmente la Unión.