Última hora

Última hora

Intersticio: el nuevo órgano que puede ayudar a entender la propagación del cáncer

Leyendo ahora:

Intersticio: el nuevo órgano que puede ayudar a entender la propagación del cáncer

Intersticio: el nuevo órgano que puede ayudar a entender la propagación del cáncer
Tamaño de texto Aa Aa

El intersticio ha estado escondido bajo las narices de los científicos todo este tiempo, pero fue necesario un accidente para descubrir lo que realmente es.

Un estudio, publicado el martes, señala que los investigadores podrían haber encontrado uno de los órganos más grandes del cuerpo humano desconocido hasta el momento. Su hallazgo podría avanzar significativamente la comprensión científica del cáncer y muchas otras enfermedades.

La investigación, publicada en la revista Scientific Reports, sugiere que una red de tejidos densamente conectados y compartimentos llenos de líquido es un órgano completo, es decir, un grupo de tejidos con una estructura única que realiza una tarea especializada, como el corazón o el hígado.

Más de dos tercios del cuerpo humano es agua, la mayor parte de la cual se encuentra dentro de las células. Gran parte del resto, alrededor del 20 por ciento del fluido en el cuerpo, es "intersticial", una palabra latina que combina "inter", o "entre" y "sistere", o "colocar" - literalmente, "entre los otros lugares".

Entender el intersticio podría ser particularmente significativo en el diagnóstico y seguimiento de la propagación de los cánceres y otras enfermedades que se propagan por todo el cuerpo. El líquido intersticial es la fuente de la linfa, que envía los glóbulos blancos, los combatientes de la infección del sistema inmunológico del cuerpo.

El órgano invisible

"No hay fotos de él (intersticio). No hay ilustraciones de la construcción", dijo uno de los autores principales de la investigación, Neil D. Theise, profesor de patología del Centro Médico Langone de la Universidad de Nueva York. "Está justo ahí".

Nadie había visto antes los espacios "intermedios" porque la forma en que los científicos examinan tradicionalmente el tejido humano (cortándolo y tratándolo con productos químicos) drena sus fluidos.

En 2015, los endoscopistas, médicos que miran dentro del cuerpo usando tubos largos y flexibles con cámaras, encontraron algo extraño cuando estaban usando una nueva tecnología que agrega un láser y un microscopio diminuto para iluminar los tejidos vivos dentro del conducto biliar del paciente.

Si el intersticio es realmente un órgano separado queda por determinar en investigaciones adicionales. De cualquier manera, su comprensión significa "una reevaluación significativa de la anatomía que afecta a todos los órganos del cuerpo", dijo Theise.

"La microanatomía de todo el cuerpo necesitaba ser reexaminada".