Última hora

Última hora

Masaya se manifiesta nuevamente contra el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega

Leyendo ahora:

Masaya se manifiesta nuevamente contra el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega

Masaya se manifiesta nuevamente contra el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega
@ Copyright :
REUTERS/Oswaldo Rivas
Tamaño de texto Aa Aa

La población de Masaya realizó hoy una nueva manifestación contra el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, a quien exigen su renuncia por actos de represión que han resultado en la muerte de al menos 310 personas en el país.

Cientos de pobladores se reunieron hoy en las calles del barrio indígena de Monimbó para mostrar su rechazo al Gobierno de Ortega y a su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

"Tenemos que estar unidos más que nunca, aunque nos maten, aunque nos quemen nuestras casas, hoy más que nunca el pueblo grita justicia", dijo el líder de los manifestantes de Masaya, Yubrank Suazo, a periodistas.

Los manifestantes, en su mayoría pobladores de Monimbó, dedicaron a las autoridades gubernamentales consignas como "¡Asesinos!", "¡De que se van, se van!", o "¡El pueblo unido jamás será vencido!", y gritaron los nombres de cada vecino fallecido a manos de las "fuerzas combinadas" del Gobierno.

El ambiente en Monimbó es especialmente tenso, debido a que su población impidió esta semana que el oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) celebrara el aniversario número 39 del "repliegue", una de las fiestas más importantes del sandinismo, que cada año presidía Ortega en el barrio indígena, sin interrupción.

"El pueblo decretó que Ortega no entraba a Masaya y se cumplió", afirmó Suazo.

Mientras la marcha se desarrollaba, vecinos de Masaya reportaron el despliegue de grupos policiales y parapoliciales alrededor de la ciudad, ubicada 29 kilómetros al sureste de Managua.

"Dicen que dan paz, pero lo que nos dan son balas", se quejó el líder de los manifestantes de Masaya.

Los organizadores de la marcha no registraron incidentes durante la misma.

Nicaragua lleva más de dos meses envuelta en la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de los años de 1980, también con Ortega como presidente.

Después de Managua, que cuenta al menos 153 víctimas mortales a causa de la crisis, Masaya es la más afectada, con 35 decesos.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

Iglesia consagra diácono a religioso amenazado de muerte en Nicaragua

La iglesia católica consagró hoy como diácono al religioso Sadiel Eugarrios, una semana después de que recibió amenazas de muerte por grupos afines al Gobierno de Nicaragua, en medio de una crisis sociopolítica que ha dejado más de 310 muertos.

Eugarrios fue consagrado diácono en la ciudad de Matagalpa, en el norte de Nicaragua, en un templo atiborrado de pobladores, que irrumpieron en aplausos para mostrar su apoyo al religioso.

REUTERS/Andres Martinez Casares
Un grupo de religiosos camina por la Universidad Nacional de NicaraguaREUTERS/Andres Martinez Casares

El nuevo diácono fue consagrado por el obispo de la diócesis de Matagalpa, Rolando Álvarez, uno de los personajes más notables de la crisis, debido a sus recurrentes intervenciones ante las "fuerzas combinadas" del Gobierno, para evitar la muerte de manifestantes en el norte de Nicaragua, y por dirigir el diálogo nacional entre el Gobierno y la Alianza Cívica para superar la crisis.

La iglesia Católica es una de las organizaciones más atacadas por los grupos afines al Gobierno de Daniel Ortega, que le quitaron la vida a un monaguillo, arrestaron a varios colaboradores religiosos, y han amenazado de muerte a varios de sus obispos y sacerdotes, además de destruir parcialmente algunos de sus templos.

Mientras Eugarrios era consagrado, las "fuerzas combinadas" del Gobierno atacaron la comunidad de Matiguás, vecina de Matagalpa, en medio de la llamada "Operación Limpieza", que consiste en desmontar con armas de guerra cualquier manifestación contra Ortega.

Los manifestantes de Magituás abandonaron sus puestos para evitar derramamiento de sangre, informaron los "autoconvocados" de Matagalpa.

Organizaciones humanitarias nacionales e internacionales han acusado al Gobierno de Nicaragua de cometer "asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias cometidos en contra de la población mayoritariamente joven del país", lo cual rechaza.

Nicaragua, un país de mayoría católica, atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, con Ortega también como presidente.

Las protestas contra el Gobierno comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

Agencia EFE