Última hora

Última hora

Ola de calor, también en los océanos

Leyendo ahora:

Ola de calor, también en los océanos

Anomalía de temperaturas el 21/07/2018
@ Copyright :
NASA / JPL / PO.DAAC
Tamaño de texto Aa Aa

Calor asfixiante, también en los océanos. Las "olas de calor marinas" son un fenómeno devastador para la fauna que está íntimamente ligado con el clima y la meteorología.

La imagen que ilustra el artículo muestra la anomalía de las temperaturas oceánicas el pasado día 21 de julio. Se puede observar claramente cómo en las zonas donde se están produciendo olas de calor más intensas como los países nórdicos o Japón, la temperatura del mar también está disparada respecto a la media habitual.

En el vídeo de más arriba hemos utilizado la misma aplicación del Jet Propulsion Laboratory de la NASA para ver la evolución de las temperaturas el 21 de julio desde el año 2002, tanto la absoluta como la "anomalía de temperaturas".

El último mapa, elaborado con datos del Instituto para el Cambio Climático de la Universidad de Maine muestra la anomalía de temperaturas respecto a la media en Europa durante el mes de julio.

Climate Reanalyzer
Anomalía de temperaturas el 21 de julio de 2018Climate Reanalyzer

La animación no tiene un valor científico, pero sí ilustra bien el extremo al que han llegado las temperaturas -también en el mar- en estas primeras semanas del verano 2018.

El color rojo oscuro, significa que la temperatura es superior en 3 grados a la media de ese periodo.

El mar Báltico, se ha calentado con una extrema rapidez durante el mes de julio, tras un periodo enfriamiento a finales de junio.Y precisamente esta zona sufre una ola de calor sin precedentes, que ha provocado excepcionales incendios en las inmediaciones del Círculo Polar Ártico.

NASA/JPL/PO.DAAC
Anomalía de temperaturas en Europa, 21 de julio de 2018NASA/JPL/PO.DAAC

Las corrientes cálidas golpean con claridad japón en estos días, en los que ya hay varias víctimas mortales por una ola de calor histórica que deja ya más de 30 víctimas mortales.

NASA/JPL/PO.DAAC
Anomalía de temperaturas en el Pacífico, Japón, Corea y ChinaNASA/JPL/PO.DAAC

Las fluctuaciones en la temperatura del Océano son absolutamente normales, como las de la temperatura en superficie.

Consecuencias directas e inmediatas para la vida marina

Hans-Martin Fussel, experto en Cambio Climático de la Agencia Medioambiental Europea EEA explica a euronews que estas subidas de las temperaturas de los océanos son peligrosas porque incrementan el riesgo de enfermedades relacionadas con la calidad de agua y las llamadas "zonas muertas" donde las altas temperaturas provocan que el agua contenga menos oxígeno. "Pero los efectos más preocupantes del aumento de la temperatura marina están en las zonas tropicales y subtropicales" comenta el doctor Fussel. "En particular para los arrecifes de coral, la perspectiva a largo plazo es extremadamente mala"

Creo que durante las últimas olas de calor marinas en Australia, por ejemplo, creo que murió un tercio de la Gran Barrera de Coral". Comenta. "Corremos un gran riesgo de perder la mayoría de los arrecifes de coral del mundo en este siglo".

Recientemente un estudio publicado en la revista Nature, advertía de que las "olas de calor marinas" son cada vez más frecuentes (un 34%) y duran más tiempo (un 18% más). Los autores no dudan en afirmar que esta evolución se debe al cambio climático y advierten que esta tendencia seguirá, con consecuencias devastadoras.

El científico australiano Alistair Hobday propone a la comunidad científica que se comiencen a evalar las olas de calor marinas como los huracanes, con una escala de categorías del 1 al 5 que ilustre su gravedad.

Migraciones marinas y proliferación de bacterias

Fussel comenta que en Europa las altas temperaturas oceánicas se están produciendo fenómenos algo menos "espectaculares" que la desaparición masiva del coral, pero igualmente importantes. "Hemos observado migraciones a gran escala de peces y otras especies hacia el norte según aumentaban las temperaturas, lo que se ha traducido en un aumento de la aparición de especies subtropicales en aguas europeas".

Según el científico de la Agencia Europea del Medioambiente las capturas de pescado de aguas frías como el bacalao y el arenque se han reducido a la mitad en algunas zonas desde los años '80 y las de pescados de aguas más templadas como el salmonete y la merluza han aumentado un 250%.

"La gente que depende de la pesca local lo notará pero obviamente hay mucho comercio internacional lo que equilibra estos efectos. Son más los productores, pescadores y comunidades locales los que experimentan estos cambios, no tanto los consumidores" dice Fussel.

Otro efecto es que la calidad del agua en el Báltico ha empeorado hasta el límite de que las autoridades alemanas han llegado a desaconsejar el baño a las personas más frágiles. El calor hace proliferar las algas y microorganismos patógenos.

"La principal causa, sin duda, es la emisión de gases de efecto invernadero, el principal el dióxido de carbono que se emite al quemar combustibles fósiles. La mayoría de las actividades humanas contribuyen de alguna manera al cambio climático, ya sea consumo energético y producción, transporte y agricultura y en particular la producción de carne" comenta Fuss.

Las temperaturas marinas han experimentado un aumento drástico en los últimos 30 años según muestran los datos de la Agencia Europea del Medioambiente.