Última hora
euronews_icons_loading
Un coleccionista francés comparte su casa con más de 400 reptiles

Si para algunos es difícil educar a un perro, imagínense a un caimán de dos metros. A Philippe Gillet, un francés de 67 años, no parece preocuparle el tamaño de sus reptiles. Este coleccionista de animales comparte su casa día a día con más de 400 animales entre los que hay dos caimanes llamados Ali y Gator, una cobra, y una tortuga de 50 kilos. Convencido de que la opinión pública tiene una imagen equivocada de estos animales, el francés organiza espectáculos durante el año junto a su organización Inf-Faune para reeducar a su público y concienciarlo para luchar por la defensa de los animales.