Última hora

Última hora

Batalla en California para conservar las playas públicas

Leyendo ahora:

Batalla en California para conservar las playas públicas

Batalla en California para conservar las playas públicas
Tamaño de texto Aa Aa

En California se libra una batalla para que las playas sigan abiertas a todo el mundo. Según la ley, los 2.000 kilómetros de litoral californiano son de acceso público, pero en la práctica algunos se empeñan en poner puertas al mar.

Es lo que ocurre en la cala Opal Cliffs de Santa Cruz, al sur de San Francisco, que ha cerrado su acceso al público con una imponente puerta con rejas y un vigilante. Si queremos disfrutarla, deberemos pagar una cuota anual de 100 dólares.

La Comisión del Litoral de California intenta detener los abusos.

"El litoral y la costa californiana pertenecen al público, sí", afirma Linda Locklin, miembro de la Comisión del Litoral de California.

"El parque que gestiona esta playa hace pagar 100 dólares de entrada para poder acceder a la playa. Lo hacen sin permiso. Han puesto una valla y una puerta sin permiso y tienen un guardia, todo ello sin ninguna autorización. Esa entrada excluye a parte del público que no puede permitirse pagar 100 dólares", explica Patrick Veesart, miembro de la Comisión del Litoral de California.

Quienes la utilizan, defienden su privacidad.

"Si viene muy a menudo a la playa, como yo, que vengo unas 80 veces al año, 100 dólares es muy razonable. Y, repito, hay muchas otras playas a las que la gente puede ir", dice Geff, miembro de la playa privada de Opal Cliffs.

¿Pública o privada? La batalla se libra en los tribunales

No es un caso aislado. A una hora en coche, en Martin's Beach, surfistas y miembros de la Comisión del Litoral luchan desde hace una década para preservar un acceso público a la playa, frente a la negativa de un millonario a que se pase por su propiedad. Este magnate de la informática ha llevado el caso ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos.