Última hora

Última hora

¿Por qué Chile y Bolivia se disputan el acceso al mar desde el siglo XIX?

Leyendo ahora:

¿Por qué Chile y Bolivia se disputan el acceso al mar desde el siglo XIX?

¿Por qué Chile y Bolivia se disputan el acceso al mar desde el siglo XIX?
@ Copyright :
REUTERS/Rodrigo Urzagasti
Tamaño de texto Aa Aa

La Corte Internacional de Justicia de La Haya se posicionó ayer sobre una de las disputas diplomáticas más antiguas de América Latina. Decidió por 12 votos a favor y tres en contra que Chile no tiene obligación jurídica de entablar negociaciones con Bolivia para concederle el acceso soberano al océano Pacífico que el país andino demanda como legítimo.

Se trata de una discordia que lleva enturbiando las relaciones entre ambos países fronterizos desde el siglo XIX. Aquí te explicamos cómo comenzó todo y por qué es tan polémico.

El territorio disputado

Se trata del Corredor del Atacama, un territorio de 120.000 kilómetros cuadrados y que significa 400 kilómetros de costa y una de las principales ciudades portuarias del norte y capital de la región minera de Chile, Antofagasta.

La historia del conflicto

La disputa territorial se remonta a la Guerra del Pacífico (1879-1883), en la que Chile combatió contra la alianza de Bolivia y Perú. Por la victoria chilena, el país ocupó militarmente el Corredor del Atacama de Bolivia, y con él su única salida al mar, de acuerdo con el Pacto de Tregua firmado en 1884. En 1904, un nuevo tratado oficializó la anexión. Cada choque diplomático entre ambos países abre la vieja herida.

¿Por qué sí? Los argumentos de Bolivia

Bolivia considera que Chile aprovechó de una posición de ventaja como vencedora de la guerra para invadir sus territorios y que, al haberle privado del litoral que disfrutaba cuando se formó como Estado, está socavando su economía.

Al respecto, el gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, citó un estudio realizado por el gremio industrial de Santa Cruz, la región más próspera de Bolivia, que detectó que entre 2013 y 2017 Bolivia sufrió un daño económico por más de 300 millones de dólares como consecuencia de las más de 60 veces que se interrumpió el comercio por puertos chilenos por diversas causas.

¿Por qué no? Los argumentos de Chile

Chile sostiene que sus asuntos fronterizos con Bolivia fueron resueltos en un tratado suscrito en 1904, veinticinco años después del conflicto y durante todo el proceso defendió la validez de dicho acuerdo.

Además considera que el documento no desfavorece el desarrollo económico de Bolivia, puesto que le otorga derecho al libre tránsito comercial por los puertos del Pacífico, en particular por la ciudad de Arica.

¿Qué significa la decisión de la Haya para la disputa?

El Gobierno boliviano asegura que ofreció varias veces negociar un acceso marítimo pero Chile no cumplió, por lo que en 2013 decidió elevar el diálogo infructuoso a La Haya.

La Corte concluyó que las notas, actas y diferentes declaraciones entre ambos países a lo largo del siglo XX y principios del XXI implican que ha existido una intención de negociar por parte de Chile, pero ello no significa que este país haya adquirido una obligación jurídica.

El excanciller boliviano Javier Murillo calificó de "escenario complejo" el futuro de Bolivia sobre la disputa tras esta decisión. "Esto en modo alguno elimina las posibilidades que tiene Bolivia de seguir planteando en el plano político, ya no en el jurídico, la necesidad de que se resuelva su problema, cosa que hemos venido haciendo en los últimos 139 años", manifestó.

Caballo de batalla de Evo Morales

La reclamación histórica de la salida al mar ha formado siempre parte del programa del presidente de Bolivia, Evo Morales.

"Sabe el pueblo boliviano y los pueblos del mundo" que Bolivia perdió el acceso soberano al Pacífico "mediante una invasión", dijo Morales en una corta comparecencia en las escalinatas de la CIJ, en la que aseguró no darse por vencido en la reivindicación marítima.

Todavía no está claro como la decepción con el fallo de la Haya puede afectarle en las urnas en las próximas elecciones generales que se celebrarán en 2019 y en las que aspira a conservar la Presidencia del país, pero algunos observadores apuntan que le puede desgastar.

Sin embargo, para José Manuel Ormachea, politólogo boliviano, el fallo de La Haya podría también restar votos a la oposición.

“Yo creo que, al contrario de lo que varios analistas especulan, este revés para todo el equipo de la demanda marítima no solo va a afectar en cuanto a preferencia electoral a Evo Morales, sino a también el expresidente Carlos Mesa o eventualmente a Tuto Quiroga si deciden presentarse”.