Última hora

Última hora

Barbara Hannigan triunfa en el estreno de "Berenice" en París

Leyendo ahora:

Barbara Hannigan triunfa en el estreno de "Berenice" en París

Barbara Hannigan triunfa en el estreno de "Berenice" en París
Tamaño de texto Aa Aa

Estreno mundial en el Palais Garnier: La ópera de París presenta "Bérénice", la nueva ópera del compositor suizo Michael Jarrell. En el corazón de la trama: La tragedia de Tito y su amor por la reina Bérénice.

Estreno mundial en el Palais Garnier: La ópera de París celebra el 350 aniversario de su fundación con una nueva obra maestra: "Bérénice" de Michael Jarrell. El compositor suizo adaptó su libreto de la obra de Jean Racine, escrita en el siglo XVIII. El complejo papel principal es interpretado por "la" soprano de la música contemporánea: Barbara Hannigan. Hannigan destaca que esta oportunidad es "muy interesante porque Bérénice es una obra de teatro muy importante en la cultura francesa. La protagonista tiene muchísimo carácter".

La partitura está hecha a medida para la artista canadiense y ella lo corrobora: "Cuando miré la partitura por primera vez, pensé que sí, en algunas cosas me pareció claramente que estaba escrita par mí. Tiene todo ese virtuosismo que tanto me gusta, Mis notas altas, mis notas bajas, y lleva la huella del compositor, lo cual es super fuerte, y con todo eso tengo que convertirme en el personaje que él ha creado".

Cuando miré la partitura por primera vez, pensé que sí, en algunas cosas me pareció claramente que estaba escrita par mí. Tiene todo ese virtuosismo que tanto me gusta, Mis notas altas, mis notas bajas, y lleva la huella del compositor, lo cual es super fuerte, y con todo eso tengo que convertirme en el personaje que él ha creado

BARBARA HANNIGAN Soprano

Michel Jarrell se ha dado a fondo con este personaje: "Al principio es bastante tranquilo pero muy rapidamente aparece esta otra manera de cantar, que es muy "nerviosa", con figuras pequeñas que se repiten y crean una especie de angustia. Ella comprende que está empezando a perder el control".

El meollo de esta ópera es el amor trágico entre la reina de Judéa, Berenice y Tito, que la deja porque decide volver a Roma a ejercer su cometido. El director de escena Claus Guth subraya la profundidad de los personajes : "He intentado mostrar los conflictos internos de los protagonistas y volcarme al máximo en la profundidad de sus almas... Por eso quería mostrar que Bérénice sabe, intuitivamente y desde el principio, que va a caer, que va a perder, y por eso he integrado en la pieza una especie de flashes cortos que muestran que en el fondo sabe que está condenada", explica.

Como con cada uno de los papeles que interpreta, el proceso de intros`pección de Hannigan es intenso: "Estoy en una búsqueda constante sobre ¿quién es esta Bérénice? ¿cómo es su relación con Tito, a quien ama? y también: ¿cómo es su alma?."

La cuidada puesta en escena refleja el espíritu de la obra. Jarrel explica que "al final la música desaparece, se va desvaneciendo, resuena. Es la música de una despedida". E insiste: "El hecho de que no haya ninguna posibilidad aporta una cierta poesía bastante rotunda sobre el amor... es algo muy puro, sobrenatural".

"Ella decide que tiene que dejar a Tito y por eso me gusta que la música se vaya apagando porque el amor no muere. El ser humano no muere. La relación no muere. Y sin embargo algo se desvanece y eso me parece muy poético".

Las representaciones de Berenice terminarán en el Palais Garnier de París el 17 de octubre

Más de musica