Urge limitar el calentamiento global a 1,5ºC

Urge limitar el calentamiento global a 1,5ºC
Derechos de autor REUTERS/Hannibal Hanschke
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Un informe de IPCC revela los daños catastróficos para el planeta de seguir al ritmo actual con el que superaríamos en dos grados el aumento de la temperatura del globo

PUBLICIDAD

El cambio climático amenaza con causar daños irreversibles. Pérdida de hábitats naturales y especies, disminución de los casquetes polares o aumento del nivel del mar.

El Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático ha publicado un estudio que avisa de que se debe limitar el calentamiento del planeta a 1,5ºC para evitar olas de calor extremas, lluvias torrenciales o la desaparición de los arrecifes de coral.

Para lograr este objetivo, una tarea urgente, se requieren cambios rápidos y sin precendentes a nivel social y global. "Tenemos muchas tecnologías que podríamos implementar mucho más rápido ahora, para intentar avanzar hacia los 1.5 grados", ha explicado el director del centro de estudios ambientales E3G Nick Mabey. "También necesitamos hacer mucha innovación para llegar al cero absoluto, pero la cuestión es fijarse en el coste de no hacerlo, en los enormes riesgos que corre el planeta y nuestros propios medios de vida. Es algo que debemos intentar hacer, incluso si nadie pretende que vaya a ser fácil, va a requerir un esfuerzo sin precedentes. "

Al ritmo actual podemos alcanzar un calentamiento de 3 grados a final de siglo. Por lo que el informe señala que necesitamos una transición global con respecto a cómo nos desplazamos, producimos, consumimos y comemos. Desde la energía a la planificación urbana y agrícola para reducir las emisiones.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Varias manifestaciones piden en Europa más compromiso contra el cambio climático

El 'champán' inglés sube como la espuma

Cerezos en flor: Un tardío sakura llega a Japón