Última hora

Última hora

Las claves de las elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos

Leyendo ahora:

Las claves de las elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos

Las claves de las elecciones de mitad de mandato en Estados Unidos
Tamaño de texto Aa Aa

Los estadounidenses se dispone a votar en una de las elecciones legislativas de mitad de mandato más polarizadas de las últimas décadas.

El 6 de noviembre, los demócratas esperan cambiar el impulso republicano en Washington tras la amarga derrota de la confirmación del juez del Tribunal Supremo Brett Kavanaugh, que integró el Tribunal, un puesto vitalicio, con la mayoría más estrecha de la historia de Estados Unidos, en medio de un sonado escándalo sexual.

La confirmación se suma a la actual ventaja republicana en los tres poderes del Estado, controlando la Casa Blanca, ambas cámaras del Congreso y ahora el tribunal más alto del país con una mayoría de 5 a 4.

Reuters/Jim Bourg
El senador Mike Lee, el senador Lindsey Graham, el senador Jeff Flake, el senador Ted Cruz y el senador Ben Sasse abandonan la cámara del comité después de que el comité votara a favor de que la nominación del candidato a la Corte Suprema de los Estados Unidos Brett Kavanaugh sea sometida a votación en el Senado durante una sesión en el Capitolio en Washington, el 28 de septiembre de 2018.Reuters/Jim Bourg

En Estados Unidos, los jueces de la Corte Suprema son nombrados por el presidente, quien casi siempre nombra a un magistrado cuyo historial coincide con la postura de su propio partido.

El principal grito de guerra de los demócratas tras la derrota en la nominación de Kavanaugh para el Supremo fue que los estadounidenses salieran a votar el 6 de noviembre.

¿Qué está en juego?

Las elecciones legislativas y locales de Estados Unidos se celebran a mitad del mandato presidencial. Un factor importante en cualquier elección de mitad de mandato es la escasa participación debido a la falta de entusiasmo. Tras la elección del presidente Donald Trump en 2016, los estadounidenses se han visto más involucrados que nunca con el actual clima político polarizado.

Sólo el 36,4% de los estadounidenses acudieron a las urnas durante las legislativas de 2014, lo que le costó al entonces presidente Barack Obama la mayoría en el Congreso. Los analistas dijeron que no había un "tema nacional dominante" para reunir a los votantes de ambos lados.

Ahora, en 2018, no faltan los temas controvertidos sobre la mesa para movilizar el voto de los electores tanto demócratas como republicanos. Más de 800.000 personas se inscribieron para votar en el Día Nacional de Registro de Votantes en septiembre de este año, frente a sólo 154.500 en 2014.

Para los demócratas, las legislativas parciales son la primera oportunidad concreta de cambiar el poder en Washington desde las elecciones presidenciales de 2016. Los demócratas también tienen que defender 10 escaños en el Senado en los estados en los que ganó Trump.

También se celebrarán elecciones a gobernador en 36 estados y tres territorios de Estados Unidos, así como la alcaldía del Distrito de Columbia.

¿Qué dicen las encuestas?

El Senado de los Estados Unidos está compuesto por 100 senadores, dos por cada uno de los 50 estados de los Estados Unidos. Actualmente, hay 51 republicanos, 47 demócratas y dos independientes que están del lado de los demócratas. Si el Senado está estancado en un tema, el vicepresidente Mike Pence, republicano, sirve como voto de desempate.

Según el último sondeo del sitio web FiveThirtyEight los republicanos tienen un 81% de posibilidades de mantener el control del Senado.

El pronóstico también calcula que los demócratas tienen un 77,5% de posibilidades de ganar la mayoría en la Cámara de Representantes, actualmente compuesta por 235 republicanos, 193 demócratas y siete puestos vacantes.

La Cámara está compuesta por representantes de los distintos distritos en los que se reparten cada uno de los 50 estados en función de su de la población. Cada distrito tiene derecho a al menos un representante, sea cual sea el tamaño de su población.

Entre los candidatos que se presentan a la reelección están el senador republicano Ted Cruz, que se enfrenta al demócrata Beto O'Rourke. O'Rourke espera convertirse en el primer senador demócrata de Texas en 25 años. El promedio de las encuestas de Real Clear Politics mantiene a Cruz por delante de O'Rourke por +6.6 puntos.

Reuters/ Sergio Flores
Seguidores del senador Ted Cruz escuchan un discuros en Gonzales, TexasReuters/ Sergio Flores

Por el lado demócrata, la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren y la neoyorquina Kristen Gillibrand compiten por ocupar sus escaños en el Senado. Ambas mujeres están cómodamente por delante, según las encuestas, y se ha especulado con que podrían ser candidatas presidenciales en 2020.

Se están formando otras carreras ajustadas en estados como Nevada, Illinois, Nueva Jersey, Carolina del Norte y California.

¿Cuáles son los temas?

Inmigración

La llamada Caravana de Migrantes, que se dirige a la frontera mexicana desde Centroamérica le ha venido como anillo al dedo a Donald Trump durante la campaña electoral. En su cuenta de Twitter no deja de utilizar este caso como argumento contra los republicanos.

Cuando Trump anunció por primera vez que se postulaba a la presidencia, prometió que la piedra angular de su campaña sería detener la inmigración ilegal que llega a través de México.

Esta política ha llevado a un aumento del poder del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE), lo que se ha traducido en una seguridad fronteriza más estricta, pero también en casos como la polémica separación de las familias que intentan entrar en los Estados Unidos a través de la frontera sur.

La administración Trump también ha propuesto cambios en las reglas para aquellos que intentan obtener tarjetas de residencia, asistencia social y cupones de alimentos, entre otros beneficios gubernamentales. Muchos demócratas han aprovechado esta oportunidad para hacer campaña en defensa de las personas afectadas por estos cambios, uniendo a los liberales en torno a una propuesta de reforma migratoria menos restrictiva.

Economía

Con la tasa de desempleo cayendo al 3,7% el mes pasado, la más baja en casi 50 años, la campaña republicana está constantemente reivindicando el mérito de la tendencia positiva de la economía estadounidense.

Sin embargo, muchos economistas señalan que la mayor parte del auge económico visto desde los recortes de impuestos y la desregulación ha beneficiado más a las grandes empresas que a las familias de clase media.

Aún así, según un estudio de Pew Research, los republicanos tienen una ventaja de nueve puntos sobre los demócratas cuando se pregunta a los votantes quién gestiona mejor la economía.

Reuters/Mike Blake
El ex presidente de Estados Unidos Barack Obama participa en un mitin político a favor de los candidatos demócratas de California durante un evento en Anaheim, California, Estados Unidos, el 8 de septiembre de 2018.Reuters/Mike Blake

Sanidad

Los servicios de salud siguen siendo uno de los temas más controvertidos de la política estadounidense. Si los republicanos mantienen la mayoría en el Congreso, podría ser el fin oficial de la Ley de Protección al Paciente y Cuidados Asequibles, también conocida como "Obamacare".

Aunque los republicanos todavía tienen que encontrar una manera de revocar y reemplazar la ley de sanidad, sin una mayoría demócrata en el Congreso, es probable que la ley no llegue más allá de 2020.

Sin embargo, las encuestas sugieren que el público estadounidense confía más en los demócratas en el cuidado de la salud, que buscan unificar el país en torno a una sanidad obligatoria e universal.

¿Cuál sería el impacto de los diferentes resultados?

Los demócratas necesitan ganar 23 escaños para ganar el control de la Cámara. Si lo consiguen los demócratas podrían iniciar los procedimientos para activar la destitución de Trump. Algunos demócratas también han advertido que, si logran hacerse con el control, iniciarán la destitución del recién nombrado juez del Tribunal Supremo, Brett Kavanagh.

Si los republicanos mantienen el control de las dos cámaras la próxima oportunidad para que los demócratas muevan la balanza en Washington será la elección presidencial de 2020. Actualmente, ningún candidato demócrata serio ha anunciado su intención de desafiar a Trump, que buscará renovar su mandato.

Estados Unidos no ha tenido un presidente de un solo mandato desde que George H.W. Bush (padre) perdió contra Bill Clinton en 1992.