Última hora

Última hora

Divisiones políticas en Hungría

Divisiones políticas en Hungría
Tamaño de texto Aa Aa

En Hungría, las protestas por la polémica ley laboral, aprobada recientemente, ponen de manifiesto las tensiones entre el Gobierno húngaro y la oposición.

La denominada "ley de esclavos" que aumenta a 400 el número máximo de horas extras anuales, podría llevar a algunos empleados a trabajar seis días por semana. Y a no poder cobrar las horas extra hasta 3 años después.

La televisión estatal es uno de los focos de la batalla política.

"La televisión estatal húngara es el principal canal de información para la gente que vive en pueblo y ciudades de provincia. Y como no hay forma de transmitir nuestro mensaje por la televisión pública estamos protestando porque en Hungría no hay libertad prensa, ni pluralismo en los medios de comunicación", explica el Eurodiputado socialista, Péter Niedermülle.

El Gobierno de Viktor Orbán rechaza la protesta como no representativa, asegurando que se trata de una campaña financiada desde el exterior.

"En vez de dar las enormes cifras, que publican los medios de comunicación occidentales, que afortunadamente, no son tan altas. Nosotros mostramos a los activistas políticos que han sido financiados por el señor Soros y que en los últimos años han protagonizado violentos ataques contra la policía. Además, hay que decir que si viene de la policía es una respuesta. No es algo que empiece la policía, sino una respuesta a la turba violenta que ataca a las fuerzas del orden", explica Zoltan Kovacs, portavoz gubernamental.

La confrontación expone las profundas divisiones por las que pasa Hungría. A medida que continúan las protestas, parece que hay pocas posibilidades de llegar a un compromiso entre en partido conservador Fidesz y los partidos de oposición.