Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Meses después del incendio en Grecia, las heridas siguen abiertas

Meses después del incendio en Grecia, las heridas siguen abiertas
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

El 23 de julio de 2018 cambió la vida de muchas personas en Grecia. Las imágenes del terrible incendio en Atenas quedarán grabadas en su memoria. Sobre todo, en la de aquellos que sobrevivieron a la tragedia. El enorme incendio arrasó las localidades de Neos Voutyzas y Mati, y dejó a su paso dolor y destrucción. Noventa y nueve personas murieron y hubo cientos de heridos.

Kalli Anagnostou y su hijo acudieron a Mati desde Dubai para pasar sus vacaciones. Los dos escaparon de las llamas literalmente en el último minuto: "Ví por la ventana que las llamas estaban llegando a nuestra casa. Salimos muy asustados y corrimos a través de un humo muy espeso. No veíamos nada. Lo siguiente que recuerdo es que estábamos en las rocas, todos gritábamos y llorábamos, algunos saltaban al mar a pesar de las enormes rocas que había, otros describían cómo habían salido, había niños, todos estábamos en muy malas condiciones y no sabíamos que iba a ocurrir después"

Anagnostou todavía está muy enfadada. Lo que quiere es dejar el país lo antes posible: "Estoy muy decepcionada por el hecho de que tengo que permanecer en el país al menos un par de años para mi rehabilitación. Este país, al final, me está haciendo mucho daño. Si la gente aquí va a vivir así sin cambiar su mentalidad, no quiero a este país. Ha pasado mucho tiempo y aún nadie me han pedido perdón".

Meses después de la tragedia, las casas quemadas siguen ahí. También los árboles carbonizados en la carretera. Pero el gobierno aún no ha clarificado los términos en los que la gente puede empezar a construir. Después de un largo tiempo de espera, las últimas semanas las autoridades han empezado a demoler las casas en las que no se puede habitar.

Vasilis Kanellopoulos mira junto a su familia cómo las máquinas tiran la casa donde pasó su infancia. Sus padres han vivido aquí los últimos 15 años: "Lo que los vecinos quieren es conseguir la autorización para empezar a reparar las casas o construirlas de nuevo. Ahora mismo no vemos ningún movimiento del Estado. La geste solo espera y espera e intenta seguir adelante cada día. Algunos en los campamentos, otros en casas de amigos. Muchos de ellos ni siquiera viven en condiciones muy humanas. No sentimos que el Estado esté preocupándose. Es un desastre natural en el que el estado estaba ausente”.

Muchas de las familias afectadas, esperan justicia y que se busquen responsabilidades penales. Lo explica Fay Doulgkeri, corresponsal en Atenas: "Para los supervivientes de Mati, el tiempo se congeló el 23 de julio. Aquel día todo el mundo aquí perdió algo o a alguien. Cuatro meses después dicen que están superados porque escucharon muchas promesas, pero no han visto suficientes acciones. Y advierten de que no permanecerán en silencio para siempre".