Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Belgrado exige esclarecer el crimen de Ivanovic en otra jornada de protestas

Belgrado exige esclarecer el crimen de Ivanovic en otra jornada de protestas
Derechos de autor
REUTERS/Kevin Coombs
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Miles de manifestantes han recorrido el centro de Belgrado para conmemorar el primer aniversario del asesinato del político kosovar Oliver Ivanovic, cuyo crimen nunca se ha resuelto.

El asesinato de Ivanovic se ha convertido en parte de un llamamiento general de los serbios que reclaman la libertad de los medios y el final de la violencia política en las protestas antigubernamentales que se celebran desde diciembre.

Acusan a las autoridades en Pristina y Belgrado de un encubrimiento. Aleksandar Dikic, político del Partido Demócrata en la oposición, asegura que "no sabemos lo que pasó y no sabemos quién será el siguiente. Tememos que cualquiera pueda ser el siguiente en Kosovo, Belgrado o Serbia. Esta no es una sociedad libre, ya no podemos vivir con miedo".

"Este es un momento crucial para Serbia porque si no combatimos este mal encarnado en nuestro gobierno no quedará Serbia", dice la manifestante Olivera Miladinovic.

Ivanovic fue asesinado a tiros el 16 de enero de 2018 cuando llegaba a la oficina de su partido en Mitrovica. A pesar de su propio pasado violento, predicó la reconciliación entre la mayoría de albaneses en Kosovo y la minoría nacionalista serbia. Tres serbios fueron arrestados tras su asesinato, pero nunca fueron acusados.

La investigación del crimen es sólo una de las demandas de los manifestantes, que denuncian un "clima de miedo" creado por un presidente cada vez más autocrático y con más poder.

Serbia no reconoce la independencia de la antigua provincia de Kosovo, proclamada en 2008.

El presidente ruso, Vladímir Putin, viaja este jueves a Serbia para abordar las actuales tensiones en Kosovo. Rusia, que nunca ha reconocido la independencia kosovar, apoyará cualquier arreglo al problema que sea "mutuamente aceptable" para Belgrado y para Pristina. Quiere sentar las bases para una cooperación con un país candidato a entrar en la UE.