Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

El primer ministro italiano acude a la demolición del puente Morandi en Italia

El primer ministro italiano acude a la demolición del puente Morandi en Italia
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Comienza el derrumbe del puente Morandi en Génova. Un escándalo a los ojos del mundo, según primer ministro italiano, Giuseppe Conte. El mandatario ha acudido a las obras de demolición que han comenzado este viernes.

"Confiamos en que el puente se construya a finales de año", espera el primer ministro italiano, Giuseppe Conte.

La demolición ha comenzado por uno de los dos lados en pie, el oeste. Ya han cortado una sección. Pesa más de 800 toneladas, se irá bajando poco a poco hasta alcanzar el suelo este sábado. La operación se repetirá en cada tramo del viaducto.

"El desmontaje de este puente es excepcional ya que su estructura ha sufrido un impacto significativo", apunta el ingeniero, Paolo Cremonini.

En el otro lado, en el este, se usarán explosivos. Aquí las casas afectadas por el derrumbe también se demolerán. Lo que preocupa a los que seguirán viviendo cerca, son los desprendimientos que quedaron tras el desplome.

"El amianto será muy difícil de extraerlo. Si tienen que quitarlo de todos los materiales, creo que llevará años si no hacen las cosas bien cuando los derriben, no lo sé", señala Mustafa, residente de la zona “naranja”

Pero no todos los habitantes de las zonas cercanas se verán beneficiados por las ayudas, los habitantes de la calle Porro, zona naranja, un poco más alejada del epicentro, han resultado "invisibles" y excluidos de cualquier compensación. Tendrán que vivir en un barrio que ahora está desierto.

"Uno de nosotros quiso vender su apartamento a una agencia inmobiliaria y le respondieron: no, no, en este momento la calle Porro está fuera del mercado. Estos edificios no valen nada", lamenta Mauro Gaffuri, residente de la zona naranja.

"Este edificio es emblemático, la mitad pertenece a la zona roja y la otra mitad a la naranja. Los antiguos vecinos, estando a la misma distancia del puente están sujetos a diferentes destinos".