Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

El sistema sanitario público de Venezuela al borde del abismo

El sistema sanitario público de Venezuela al borde del abismo
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

En Venezuela, la crisis política y económica está empeorando una situación ya devastadora. El sistema sanitario público se ha derrumbado. Los hospitales venezolanos sufren de escasez de sumnistros básicos -desde guantes y medicina hasta electricidad y agua corriente-.

La periodista de Euronews, Anelise Borges, accedió a un centro médico de Caracas, algo muy poco frecuente en estos días.

Los enfermos en Venezuela soportan un dolor aberrante.

Nadie aprecia la salud hasta que desaparece. Pero aquí, ponerse enfermo es casi seguro una pena de muerte.

"José", un médico de este centro, aceptó mostrarnos lo mucho que está sufriendo el sistema de salud público venezolano, una vez referencia en América Latina.

Le preguntamos qué tipo de productos les falta y nos responde que "desde lo más básico, que serían gasas, guantes, suero... y hasta otros artículos más grandes... Por ejemplo, antibióticos, no siempre hay". José nos describe cómo si a un paciente hay que darle tal medicamento y no lo hay, se le manda a comprarlo y de que "hay posibilidades de que si no lo consigue se le da otro medicamento que no es el adecuado. Ese medicamento también se acaba y hay que darle otro. Eso de las cosas más sencillas. De lo más grande por ejemplo, un dispositivo que yo necesite para hacer una cirujía de corazón".

No podemos mostrar la cara de este médico, y le hemos dado un nombre falso para proteger su identidad ya que se está arriesgando mucho al mostrarnos todo esto.

Cucarachas recorriendo los bordillos del centro, estas son las urgencias que el gobierno venezolano no quiere que veamos.

José nos cuenta que “murieron unos 35 niños entre noviembre y diciembre porque no había medicamentos para atenderlos. El hospital no tiene leche de fórmula para darle a los niños. La fórmula la donan algunas ONGs. No hay biberones y la misma tetina que usa un niño la utilizan otros 30. “

Hay carteles por todas partes que indican de qué carece el hospital... por lo que los pacientes saben lo que tienen que traer. No hay pañales, desinfectante ni toallas.

La farmacia del hospital está cerrada, y casi vacía según los médicos.

Los cuidados intensivos del departamento de neurocirugía solo tienen una cama, y sin ventilador.

El tío de Nataly Castro fue ingresado la semana pasada. Para Nataly cuando uno se encuentra en este tipo de situaciones médicas "ves que la crisis que tenemos es más fuerte". Algunos enfermeros se han llegado a acercar a ella para ofrecérle un antibiótico a cambio de una botella de leche. "Ahí ves lo complicado que llega a ser la situación en Venezuela. Te cambian un medicamento por una comida porque no la tienen. Tú mismo a veces lo haces, yo he cambiado comida por algún que otro antibiótico".

Los hospitales venezolanos son un buen reflejo de la vida en el país. Donde quiera que miremos, es una imagen perfecta de la negligencia.

José nos muestra que algunas camas no tienen colchón... "los baños no tienen lavabos, ni luces...”.

Rafael, uno de los pacientes del hospital nos relata cómo tienen que alumbrarle “por la noche para ponerme la vía".

Rafael tenía cáncer. Le operaron, pero ha vuelto a ponerse enfermo. Se presentan tiempos difíciles para él y su familia.

Su madre, Carmen, nos enseñó los exámenes a los que tendrá que someterse Rafael y los precios que tienen en los laboratorios.

Anelis Borges: ¿Pero ustedes tienen cómo pagar todo eso?

Carmen: "No, no tenemos".

Anelis Borges: "¿Su pensión es de cuánto?"

Carmen: "18.000 bolívares".

Algunos de las pruebas que Rafael necesita cuestan el doble.

Anelis Borges: "¿Y cómo lo van a hacer?"

Carmen: "No sé".

La salud de los venezolanos se ha convertido en política. Nicolás Maduro niega que haya una crisis y dice que es parte del plan de la oposición para desmoralizar a su administración.

La oposición dice que el país necesita desesperadamente ayuda y ha pedido, y obtenido, toneladas de comida y medicinas que están bloqueadas cerca, en la frontera colombiana.

Este cargamento fuertemente custodiado es ahora tema de debate en los pasillos de este hospital.

Una enfermera afirma que no pueden seguir así, que necesitan las medicinas. "Los pacientes están padeciendo porque no tienen medicinas y hacen faltan". Pregunta a sus compañeros si se van a manifestar al día siguiente para que logren pasar las medicinas, que están bloqueadas en Cúcuta. "Tenemos que apoyarlo" afirma "es para los pacientes y hasta para las mismas familias de uno".

A medida que la agitación política de Venezuela se intensifica, el sistema sanitario del país, como muchas de sus instituciones parecen estar al borde del abismo.

No está claro cuánto pueden empeorar las cosas. Ni cuantas vidas más se perderán. Pero lo que es seguro es que el tiempo está en contra de los enfermos venezolanos.